La fragmentación de las cadenas de valor industrial y el desorden económico: la importancia de la asociatividad

la importancia de la “asociatividad” y de la “coopetencia” en un gobierno para Carabobo

Es necesario crear una instancia que sirva como consejo de coordinación para la gobernanza  en Carabobo que promueva la “asociatividad” y la “coopetencia” en un entorno de asfixia regulatoria y de extrema escasez de recursos materiales y financieros.

La importancia de la confianza y la ingeniosidad social

El desorden económico de Venezuela, producto de la escasez, los costos de búsqueda y la espera en colas para aprovisionarse de:

  • Materias primas.
  • Insumos.
  • Partes.
  • Piezas de recambio.
  • Equipos y maquinarias.

Ha generado una fragmentación de la actividad productiva del país, con una caída brutal de la producción de bienes y servicios. La ruptura de las cadenas de valor tiene un efecto multiplicador recesivo por la disminución simultánea de la producción de sectores industriales interrelacionados y por la reducción de la eficiencia. El sistema productivo se hace ineficiente por las pérdidas de las economías de escala, al distribuir una mayoría de costos y gastos fijos de hacer y vender entre una producción disminuida.

Las empresas en Venezuela, no tienen opción, no pueden permitirse paradas no planificadas, pues tienen un enorme riesgo operacional, ya que los únicos costos variables son las materias primas y algunos que otros servicios; la inamovilidad laboral y el conjunto de gastos laborales conexos tienen que ser asumidos así la planta esté en una situación de paro.

Igualmente, es difícil realizar actividades comerciales, sin apalancamiento financiero de corto plazo, es decir, sin deuda. Alcanzar un retorno que pueda compensar el costo de recursos propios (aportes propios) solo es posible con deuda bancaria a tasa negativa de interés (tasa nominal inferior a la tasa de inflación). Pero, el endeudamiento, en el caso de paradas de planta, tiene un riesgo idéntico al costo laboral: debe honrarse el servicio de deuda así no se produzca nada.

La escasez de divisas, en un país con elevado componente importado en todas las cadenas de producción y con una contención de capital de trabajo en moneda nacional, somete a las empresas a una erosión monetaria de su capital de trabajo por inflación.

Las empresas no pueden permitirse paradas de planta o fallos en la prestación de servicios; mientras dura el estallido “hiperestanflacionario”, el estado financiero más importante, es el flujo de efectivo. Hay que planificar para asegurar las operaciones corrientes de las organizaciones.

¿Qué hacer frente a la fragmentación de las cadenas de valor?

Cuando las cadenas de valor quedan hechas pedazos en una empresa, puede ocurrir que se superpongan cadenas fragmentadas de otras empresas que podrían activarse parcialmente, si las roturas de unas se compensan con puntos activos en otras cadenas de valor, donde el faltante es otro, de manera que puede haber intercambios o fusiones a nivel de operaciones que aseguren la continuidad. También es posible que los equipos y maquinarias de empresas que están en situación de parada no planificada, puedan con arreglos de ingeniería servir a la producción o prestación de bienes y servicios alternos.

Son las oportunidades que existen para líneas de producción que compiten entre sí y que ahora con arreglos estratégicos pueden generar importantes externalidades con reducción de costo y disminución de riesgos de apalancamiento operativo y financiero. Se requiere pasar de la rivalidad competitiva, a la creación de competitividad[1] por generación de externalidades.

Con respecto a los fondos monetarios de capital se puede transformar esos fondos ociosos en activos tangibles, en inversión en organización de nuevos proyectos, esta solución es una alternativa al resguardo del dinero en forma de capital en proceso, en proyectos de éxito futuro toda vez que la crisis “hiperestanflacionaria” pase.

La fragmentación de las cadenas logísticas y de manufactura en el país ha dado lugar a diversas situaciones donde:

  • Hay quienes poseen mercados cautivos pero no disponen de suficientes recursos de capital para aumentar su capacidad de producción y suministro.
  • Hay quienes poseen capital de trabajo financiero, pero no identifican una colocación suficientemente atractiva para esos recursos.
  • Hay quienes disponen de activos tangibles susceptibles de ser transformados para otros usos, pero sus clientes están disminuidos o cerrados y no poseen recursos financieros para alinear la producción de bienes y servicios.
  • Hay quienes tan solo tienen una idea brillante pero ningún otro recurso.

Estas situaciones necesitan de una estrategia que sirva de plataforma para que esas condiciones de insuficiencias parciales se encuentren y se pueda superar las contingencias de los estallidos hiperestanflacionarios. En nuestro artículo “Emprendedores y Familias frente al desorden Socioeconómico[2] , sugerimos como aproximación estratégica los postulados de la innovación frugal:

  • Buscar oportunidades en la adversidad.
  • Hacer más con menos.
  • Actuar con agilidad y pensar con flexibilidad.

Estas líneas están referidas a iniciativas individuales, hace falta también una estrategia social con base en la generación de externalidades y de creación de capital social.

La estrategia de generación de externalidades y de capital social frente a la fragmentación.

La clave de éxito se encuentra en la generación de espacios donde los costos de transacción[3], las asimetrías de información y el riesgo moral[4] , la extracción de rentas[5], la tragedia de los comunes[6] se reducen por la vía de generación acordada de externalidades y de capital social empresarial.

Los gremios empresariales, las asociaciones profesionales, las universidades deben aunar esfuerzos para:

  • Reducir los gastos de búsqueda de información sobre los mercados, precios, rendimientos.
  • Restablecer los niveles de confianza necesarios que disminuyan los costos de los acuerdos, su seguimiento y ejecución.
  • Compartir información crucial que bajo la rivalidad competitiva no es posible, pero si bajo un enfoque de competitividad a través del intercambio de información crítica.
  • Reforzar los lazos que privilegien la correcta actuación cívica frente a la extracción de rentas, que surge cuando las regulaciones gubernamentales se han formulado sin la evaluación previa de impacto y florecen “gestores” que distraen recursos productivos y los esterilizan, al ser apropiados de manera indebida por ellos mismos y por los funcionarios públicos.
  • Crear una conciencia cívica que permita superar situaciones en las cuales varios individuos, motivados únicamente por el interés propio, actuando independiente, y racionalmente terminan destruyendo recurso compartido limitado, aunque ninguno de ellos, ya sea individualmente o como conjunto, se haya propuesto o le convenga la destrucción del recurso.
  • Promover la sinergia de actividades comunes para cada sector que pueden simplificar gastos y mejorar la eficiencia social.

Externalidades esperadas

  • Reducción de costos por escala, productividad e innovación.
    • Permite la transferencia y apropiación de tecnología.
    • Favorece la capacitación de recursos humanos.
    • Aumenta la disponibilidad de información.
    • Permite la optimización de los estándares de calidad.
  • Despliegue competitivo
    • Mejora el posicionamiento en los mercados.
    • Facilita el acceso a mercados de mayor envergadura.
    • Facilita el acceso a recursos materiales y humanos especializados.
    • Permite la captación de recursos financieros.
    • Promueve el desarrollo de nuevos productos.
    • Mejora de las posibilidades de negociación con clientes y proveedores.

Francisco J Contreras M

http://www.prosprev.com


[1] Esta sería una variante del término “coopetencia” referido a formas de integración entre empresas que compiten entre sí para aprovechar oportunidades que por separado no podrían. Adam M. Brandenburger, Barry J. Nalebuff, Co-Opetition: A revolution mindset that combines competition and cooperation, Crown Publishing Group (2011), 304 págs, ISBN 0385479506 y 9780385479509 (summarie: https://web.archive.org/web/20120417123034/http://www.uni-potsdam.de/db/jpcg/Lehre/SS_04/HS_Gesch_ftskonzepte/coopet.pdf).

[2] https://prosprev.com/2015/07/02/los-emprendedores-y-las-familias-frente-al-caos-economico/

[3] Williamson, Oliver E. (1989). Las instituciones económicas del capitalismo. Fondo de Cultura Económica.

[4] http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/economic-sciences/laureates/2001/akerlof-lecture.pdf

[5] Krueger, Anne O. The Political Economy of the Rent-Seeking Society The American Economic Review. Vol. 64, No. 3 (Jun., 1974), pp. 291-303

[6] http://www.sciencemag.org/content/162/3859/1243.full.pdf


Audio sobre el tema:

Ir a descargar


Anuncios


Categorías:Análisis de Entorno, Control de Gestión, Economía, Pensamiento Estratégico, Procesos

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: