Gobernanza empresarial en pequeñas y medianas empresas de países con fragilidad institucional (primera parte)

Hacia una gobernanza antifrágil de las pequeñas y medianas empresas

En materia de asistencia a Juntas Directivas de Pequeñas y Medianas Empresas en Venezuela, hemos podido identificar como un componente del éxito en pequeñas y medianas empresas lo que actualmente se denomina con la expresión “Gobernanza”[1]. Esa gobernanza requiere de una estructura  organizativa interna que pueda ser capaz de lograr armonía entre las partes interesadas con mayor influencia y urgencia en la toma de decisiones y su ejecución. También es un tema ético y moral decisivo en el futuro de las empresas de países con debilidad institucional sujetos a un marco regulatorio intenso y asfixiante.

Hoy en día, el ejercicio de poder en las empresas se ha hecho difuso e incierto, en otros tiempos, se podía desde una configuración jerárquica vertical con sus normas y procedimientos, formular mandatos con características de disciplina, obediencia y subordinación conforme al arquetipo militar. Hoy en día cada actor dentro y fuera de la organización posee atributos que le permiten actuar en función de sus propios intereses, y estos últimos, no necesariamente podrían estar alineados con los de la organización.

Es vital para las organizaciones sacar de la opacidad la trama del poder para hacerlo transparente y funcional de manera que los intereses de las partes involucradas [2] y los de la organización alcancen un nivel de armonía que permita la sostenibilidad de la empresa en el tiempo. Esta es la motivación esencial de esta investigación.

Las PYMES y la asfixia regulatoria en países con debilidad institucional.

La asfixia regulatoria se caracteriza por la existencia de regulaciones que dan lugar a asimetrías perversas, a información privilegiada en un contexto de ejercicio de poder discrecional en la administración pública. Tiene grados de intensidad en sus impactos en función de la autonomía, independencia y legitimidad de los poderes públicos, cuando estas condiciones dejan de existir asumimos que el país sufre de debilidad institucional y la democracia opera con dificultad o simplemente evoluciona hacia formas autoritarias de poder.

De este modo un gobierno puede mostrar una imagen de aparente formalidad democrática cuando no lo es. Se recrea una cultura de banalización de la arbitrariedad pues no existe manera de decidir de manera consistente cuando las normas se contradicen unas con otras. La administración de la justicia deja de estar sujeta a la razón jurídica y pasa a ser un asunto de imposición por la fuerza a través del sometimiento de los poderes públicos. No obstante, el costo en gobernanza de este modelo puede ser alto: los extractores de renta pueden terminar como los verdaderos regentes del poder. Un eficiente sistema de asfixia regulatoria deja al ciudadano, en una condición técnicamente inevitable al margen de la ley, prácticamente todo está sumido a normas contradictorias y de imposible cumplimiento. El estadio superior de un sistema de asfixia regulatoria se alcanza cuando los poderes públicos pierden su autonomía e independencia.

El excesivo intervencionismo en la economía perpetúa los sesgos anti productivos, un igualitarismo más allá de los principios de justicia y equidad social impide retribuir en valor a quien lo agrega con su actividad y lo desvía hacia quienes se aprovechan de la norma para conseguir lo mismo haciendo lo menos que puedan. Los buenos trabajadores, empleados, aliados, familiares y funcionarios tienen que cargar con el peso del trabajo que no hacen los aprovechadores de oficio, llamados es este trabajo “extractores de renta”.

A nivel de las pequeñas y medianas empresas el problema se extiende por contagio, de manera que las partes interesadas con poder e influencia pueden asumir un comportamiento estratégico en su favor no alineado con los de la organización. De allí que sea crucial tener en consideración la formulación de normas y principios al interior de las empresas que eviten esos incentivos perversos y haya armonía entre los intereses particulares y los de la organización.

Las decisiones rutinarias y no rutinarias de una organización y el análisis de impacto regulatorio

La gobernanza pública se asienta en la creación de un conjunto de leyes, reglas formales e informales y de normas secundarias derivadas de la acción de los entes gubernamentales o de los autorizados para ello. El marco regulatorio puede tener efectos anticipados o no sobre:

  • Las decisiones del mercado tales como los precios, la competencia y las barreras de entrada y salida de mercados.
  • La salud, la seguridad, el medio ambiente y la cohesión social.
  • Los requisitos administrativos mediante los cuales los gobiernos se hacen de información e intervienen en las decisiones económicas individuales.

La empresas en sus actividades cotidianas toman decisiones rutinarias y no rutinarias. Las rutinarias son aquellas que se efectúan de manera recurrente y son susceptibles de medición en su desempeño mediante la recolección cíclica de indicadores, por ejemplo, la política de cobranzas, de pagos a proveedores, de producción mensual. Las no rutinarias surgen que surgen ante eventos de entorno o como resultado de una decisión estratégica no recurrente y exigen una respuesta de la organización, por ejemplo, la decisión de comprar en el país o importar luego de una regulación gubernamental, la de acometer o no un proyecto único y no repetitivo. El control de gestión de las decisiones rutinarias se efectúa a través de indicadores de eficiencia, eficacia y efectividad con tomas periódicas. El control de las decisiones no rutinarias, se efectúa a través de indicadores de ejecución temporal y de ejecución presupuestaria.

El análisis de impacto se refiere al establecimiento de pautas para la evaluación de las decisiones rutinarias y no rutinarias de la organización, en términos de efectos secundarios y colaterales, de costos-beneficios y de costos de transacción, sujetas a un marco regulatorio gubernamental. Abarca los derivados del cumplimiento de las regulaciones y aquellos que inciden en la manera como las partes interesadas podrían modificar su comportamiento ante la norma.


[1] Brito, Morelba. Gobernanza empresarial: Ética, Responsabilidad Social y Rentabilidad en la “Era Pos-Enrom”Revista Venezolana de Gerencia [en linea] 2007, 12 (Abril-Junio) : [Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2014] Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29014472003, ISSN 1315-9984

[2] Grupos de interés o partes interesadas (stakeholders). Se refiere a los grupos que tienen influencia, urgencia, poder, o legitimación y sus actuaciones  pueden tener efectos sobre la organización.



Categorías:Pensamiento Estratégico, Prospectiva y Previsión

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: