Fragilidad deliberativa de los factores democráticos en Venezuela (IV parte)

Los escenarios: lo que vendrá está con nosotros

Si se impone la relativización de la verdad

Si no escuchamos la voz interior lo más apegada a la exploración certera de la realidad, con tanteos y evidencias sobre su falibilidad, ensayos interminables como la vida misma, unas veces acertados y otras no, asentados en una mejor «razonabilidad» de las decisiones, estaremos en las fronteras de la involución, los signos de una escena como esa se expresan de la siguiente manera:

  1. Pérdida de confianza mundial con la imposibilidad de acuerdos globales que obliguen a un emparejamiento de la globalización económica y tecnológica con la vida en sociedad.
  2. Regreso del espíritu nacionalista y a sus secuelas como el apartheid, la segregación, la xenofobia y otras pestilencias sociales.
  3. Retroceso de las reglas de deliberación para delimitar el alcance de las hipótesis de verdades no sujetas a experimentación y en aumento del sesgo inducido por poder de pocos sobre la ciencia en el caso de las verdades sujetas a experimentación.
  4. Repliegue de la transparencia en la generación de información útil y pertinente para la vida ciudadana.

Si esos cuatro signos se asientan y se aceptan como parte inevitable de la existencia nos esperan tiempos de barbarie y autoritarismo extremos. Es una escena con serias dificultades para que el individuo pueda formarse juicios certeros sobre la cotidianidad de la vida, en ese mundo “iliberal” cualquier cosa que pase por el imaginario de los autócratas será la verdad por imposición o por aceptación emocional de la gente.

Si se impone un escenario de cultura deliberativa sobre la realidad

Lo que vendrá está entre nosotros al escuchar la voz interior más apegada a la exploración certera de la realidad, con tanteos y evidencias sobre su falibilidad, ensayos interminables como la vida misma, unas veces acertados y otras no, asentados en una mejor «razonabilidad» de las decisiones. Estaremos en las fronteras de un mundo mejor, con el menor desorden de los inevitables desajustes ambientales que recrea la actividad humana y una gobernanza global más respetuosa y en armonía con la diversidad cultural humana. 

Los signos de una escena como esa se expresan de la siguiente manera:

  1. Recuperación de la confianza mundial con acuerdos en la comunidad internacional que obliguen a un emparejamiento de la globalización económica y tecnológica con la vida en una sociedad comunidad internacional justa.
  2. Impulso de las reglas de deliberación democrática para limitar el alcance de la manipulación, para la contención de la relativización de la verdad, para promover el control del sesgo inducido por poder de pocos sobre el saber.
  3. El seguimiento abierto y global de los riesgos ambientales, sanitarios y alimentarios de manera que los eventos amenazantes extremos producto de la actividad humana no se repitan.
  4. Propulsión de la transparencia en la generación de información útil y pertinente para la vida ciudadana, compromiso político para la suspensión de la manipulación de los impulsos humanos y acuerdos para la creación de una cultura de tolerancia y respeto al otro.

Si esos tres signos se asientan y se aceptan como parte inevitable de la existencia, nos esperan tiempos de un desarrollo humano jamás imaginado. Es una escena con todas las facilidades para que la gente pueda formarse juicios certeros sobre la cotidianidad de la vida, en ese mundo ninguna cosa que pase por el imaginario será la verdad por imposición o por sometimiento emocional de la gente.

Las demandas sociales insatisfechas de la gente sin distingos de clase, posición, riqueza e ideología como condición de origen del populismo-iliberal

La amenaza que se cierne sobre la democracia occidental no procede de su exterior como producto de una ideología nacionalsocialista, marxista o fascista. La parte visible de esa conflictividad en el mundo solo muestra como singularidad un descontento local y socializado presente en diversos lugares sin una coordinación entre si, en principio sin aspiraciones de poder, son descontentos cuyas demandas de trato igual han sido desatendidas en la evolución de la democracia occidental.

En la actualidad, se hace muy difícil para los factores democráticos auténticos deshacerse de los contenidos populistas-iliberales, pero hacerlo es su obligación cívica si los acompaña un deseo sincero de búsqueda prospectiva de una democracia diferente y mejor. Es una situación compleja de bajo desgaste reflexivo que favorece al simplismo lógico fundamentado en referentes atávicos de las amenazas fallidas del pasado a la democracia, tomados ahora como argumentación falaz caracterizada por ataques a la persona: “eres comunista”, “eres socialista”, “eres fascista”, “eres populista”, “eres cualquier cosa”, “eres globalista”, “eres imperialista”, eres poco menos que gente: eres merecedor de la exclusión política y de la destrucción moral.

Es una nueva cultura cuyo contagio se muestra como distorsión deliberada de la realidad desde el resentimiento y la ira de modo que resulta fácil el desacomodo consciente del contexto y transformar lo que se debe validar o refutar como verdad en si misma.

Los signos principales de la presencia populista-iliberal son los siguientes:
1 La erosión de la confianza institucional en todo y hacia todo: detrás de todo hay un complot y unas elites que manejan el mundo desde la obscuridad.2 La relativización de la verdad: está ausente la más mínima presentación de evidencia concluyente o terminal, lo importante es la denuncia mediáticamente atractiva para las masas.
3 La destrucción de los criterios de demarcación del lenguaje: no existe espacio para la búsqueda del consenso y su debida consideración dialógica, gente que no piense igual no existe.

En resumen, la amenaza a la democracia occidental proviene de su interior por las demandas sociales insatisfechas de la gente, no importando su condición ideológica, de clase o posición económico social. El populismo-iliberal no es producto de una mente trastornada que llega al poder, de la simple demagogia, de un complot, de una conspiración, es un proceso que la disrupción tecnológica comunicacional ha facilitado.

Gobernanza empresarial en pequeñas y medianas empresas de países con fragilidad institucional (primera parte)

Hacia una gobernanza antifrágil de las pequeñas y medianas empresas

En la gestión de Pequeñas y Medianas Empresas en Venezuela, hemos podido identificar como un componente del éxito en pequeñas y medianas empresas lo que actualmente se denomina con la expresión “Gobernanza”[1].

El análisis se circunscribe en empresas cuyo entorno responde parcialmente a una subordinación jerárquica entre propietarios, junta directiva, cuadros gerenciales, empleados y trabajadores. Nos referiremos a casos cuya gestión se manifiesta como una relación compleja entre individualidades, grupos y entidades (públicas o privadas) que poseen urgencia de acción, poder e influencia en las mismas. En relación con la actuación empresarial se dará importancia a su integración en la red público-privado-civil con un sentido local-nacional-global.

Este marco analítico condiciona la sostenibilidad competitiva a la existencia de una estructura organizativa interna que pueda ser capaz de lograr armonía entre las partes interesadas con mayor influencia y urgencia en la toma de decisiones y su ejecución. También es un tema ético y moral decisivo para el futuro de las empresas de países con fragilidad institucional, déficits de ciudadanía y sujetos a un marco regulatorio intenso y asfixiante.

Es vital para las organizaciones asumir la trama del poder de manera transparente y funcional para lograr que los intereses de las partes involucradas [2] y los de la organización alcancen un nivel de armonía de forma que promuevan la sostenibilidad de la empresa en el tiempo.

Las PYMES y la asfixia regulatoria en países con debilidad institucional.

La asfixia regulatoria se caracteriza por la existencia de regulaciones públicas, en un contexto de ejercicio de poder discrecional y de apropiación de información privilegiada que alejan a las organizaciones de su razón social. En la medida que este signo se hace presente asumimos que el país sufre debilidad institucional. La administración de la justicia deja de estar sujeta a la razón jurídica y pasa a ser un asunto de imposición por la fuerza a través del sometimiento de los poderes públicos. El costo en gobernanza de este modelo puede ser alto: los extractores de renta pueden terminar como los verdaderos regentes del poder. Un eficiente sistema de asfixia regulatoria deja al ciudadano, de manera inevitable, al margen de la ley pues prácticamente todo está sujeto a normas ambiguas, contradictorias y de difícil cumplimiento. El excesivo intervencionismo en la economía perpetúa los sesgos anti productivos, un igualitarismo más allá de los principios de justicia y equidad social impide retribuir en valor a quien lo agrega con su trabajo, valor que es apropiado por quienes se aprovechan de la norma con el menor esfuerzo posible. Los buenos trabajadores, empleados, aliados, familiares y funcionarios tienen que cargar con el peso del trabajo que no hacen los aprovechadores de oficio, los “extractores de renta”. Es una cultura que se extiende por contagio en forma tal que las partes interesadas con poder e influencia pueden asumir un comportamiento estratégico en su favor no alineado con los de la organización ni con los de la sociedad, en ese momento la demolición institucional se transforma en la ruina moral de un país. La inversión en valores y principios es clave en el fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas frente a la adversidad.

Las decisiones rutinarias y no rutinarias de una organización y el análisis de impacto regulatorio

Las regulaciones gubernamentales pueden tienen efectos sobre:

  • Los precios, la competencia y las barreras de entrada y salida del mercado.
  • La salud, la seguridad, el medio ambiente y la cohesión social.
  • Los gastos de gestión de las regulaciones mediante las cuales los gobiernos se hacen de información e intervienen en las decisiones económicas..

Las empresas en sus actividades toman decisiones rutinarias y no rutinarias. Las rutinarias son las que se efectúan de manera recurrente y son susceptibles de medición en su desempeño mediante la recolección cíclica de indicadores, por ejemplo, el período de cobro, de pagos a proveedores, de producción mensual, …, las no rutinarias son las que tienen lugar ante eventos críticos de entorno o como resultado de una decisión estratégica y exigen una respuesta de la organización, por ejemplo, la decisión de comprar en el país o importar luego de una regulación gubernamental, la de acometer o no un proyecto único y no repetitivo. El control de gestión de las decisiones rutinarias se efectúa a través de indicadores de eficiencia, eficacia y efectividad con tomas periódicas. El control de las decisiones no rutinarias, se efectúa a través de indicadores de ejecución temporal y de ejecución presupuestaria.

El análisis de impacto se refiere al establecimiento de pautas para la evaluación de las decisiones rutinarias y no rutinarias de la organización, en términos de efectos secundarios y colaterales, de costos-beneficios y de costos de transacción, sujetas a un marco regulatorio gubernamental. Abarca los derivados del cumplimiento de las regulaciones y aquellos que inciden en la manera como las partes interesadas podrían modificar su comportamiento ante la norma.

Enlace para descarga de la actualización del tema:

Gobernanza en PYMES de países institucionalmente frágiles


[1] Brito, Morelba. Gobernanza empresarial: Ética, Responsabilidad Social y Rentabilidad en la «Era Pos-Enrom»Revista Venezolana de Gerencia [en linea] 2007, 12 (Abril-Junio) : [Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2014] Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29014472003, ISSN 1315-9984

[2] Grupos de interés o partes interesadas (stakeholders). Se refiere a los grupos que tienen influencia, urgencia, poder, o legitimación y sus actuaciones  pueden tener efectos sobre la organización.

Entre ilusiones y relatos

La urgencia de un discurso sobre los procesos esenciales de la crisis venezolana y de los acontecimientos inevitables que vendrán

Desde las emociones a la sensatez

En Venezuela, el tiempo se consume en debates con una carga emocional que reduce lo crucial, a un mundo de representaciones mentales totalmente infundadas. Ha sido un mal que ha hecho un daño muy grande a los factores democráticos. Es el hábitat de la anti fragilidad del populismo y la anarquía, de los tiempos de la posverdad y la posfactualidad, es esa desconfianza que confunde la crítica constructiva con un discurso de aparente radicalidad, mordaz, pero sin contenido ni propuesta.
El populismo y la anarquía son aparentes máquinas de movimiento perpetuo que se alimentan las facilidades de la pereza social, de las pulsiones emotivas y del inmediatismo, hay que develar ese morbo social para su desarticulación antes de que sea tarde. Es propio de este mal social, el uso de una retórica estridente e incendiaria que ya no es atribuible solo al régimen sino a quienes bajo contagio la practican sin tener conciencia. La perpetuidad de esos males sociales es la contracara de la ruina total de un país. Sus rasgos son:

  1. La preeminencia de la acción, sujeta a un imaginario especulativo de lo que acontece y de lo que puede ocurrir, donde se propaga el contagio social de la demagogia y la manipulación.
  2. El abandono de la reflexión sobre los asuntos con evidente certeza e impactos sobre el futuro próximo.
  3. La ausencia de un actuar sosegado frente a los acontecimientos. Se posesiona una aproximación supuestamente práctica y utilitaria, aparentemente cargada de crítica, pero definitivamente trágica y violenta.
  4. La gente vive en un imaginario que se toma como real, llenando su pensamiento de una cotidianidad común, totalmente alejada de la sensatez.
  5. La prevalencia del mundo de lo aparente, sujeto a la manipulación, al reforzamiento deseos mediáticos de lo que se quiere escuchar, de prejuicios de lo que sucede.
  6. El discurso que, a fuerza de repetición, da al imaginario de lo aparente, una condición natural, fuera del alcance de la evidencia y de la consistencia teórica, como verdades en sí mismas.
  7. El uso de información tendenciosa, especulativa, no certificada, de naturaleza anónima, abundante en calificativos y carente de contenido y evidencias.

En esa trama el tiempo pasa y las acciones quedan supeditadas a la hoja de ruta de los adversarios de la democracia. Es el mejor terreno para el cultivo de escenarios de desorden y descomposición social como los de Siria, los de Libia.

Se necesita un nuevo relato, un programa, un mito compartido, un civismo imbuido en virtudes, denle en nombre que quieran, eso lo hemos trabajado y existe.

En lo político es urgente asumir la necesidad de:

Todo evento posee dos caras una buena y otra mala, toda acción da lugar a una reacción. Los gobiernos autoritarios se apoyan la fuerza, la robustez, los recursos, el sometimiento y el control de casi todo, hasta del contexto donde se dan los acontecimientos. El autoritarismo depende absolutamente de que todos los procesos estratégicos operen como un mecanismo de relojería, es su debilidad.

Los defensores de una democracia aparentemente frágil tendrán éxito si:

  1. Tienen la flexibilidad de cambio, la diversidad, la consistencia en términos de valores y principios.
  2. Se organizan con sentido de propósito sin perder el foco de su hoja de ruta.
  3. Una acción no impide otras, las otras acciones deben ser asumidas como complementos, pero jamás como distracciones de lo fundamental, de la propia agenda,de nuestra guía: la reconciliación, la unidad y el cambio.
  4. Asumen a todos los frentes como importantes y todas las tareas como necesarias. Hay que copar las redes, las calles, las aulas, todos los espacios con los recursos que les son inherentes. El discurso debe ser coherente, consistente y con evidencias, de modo que lo circunstancial, la disidencia, el desacuerdo den lugar a una aproximación de orden superior y no a una erosión de la confianza en los factores democráticos. Si lidiar con la verdad es difícil, las tiene peor quien vive de la falacia, la manipulación y la perversidad. Admitamos nuestras diferencias como una fortaleza y no como fuente de desavenencia y desunión.

En lo económico es urgente asumir la necesidad de:

  1. En tiempo real, cerrar la brecha de la insuficiencia estructural de divisas, con un financiamiento equivalente a 12.000 millones de $USD de capacidad para importar alimentos y medicinas y otros 20.000 millones de $USD para reactivar la base productiva del país (los números son referenciales, el contenido importante y crucial).
  2. En corto plazo (seis a doce meses), el consenso para asegurar la estabilización por la vía de un acuerdo de Reformas Económicas e Institucionales como lo son: la legitimidad, autonomía e independencia de los poderes públicos, el marco regulatorio libre de incentivos perversos y la lucha contra la pobreza a través del empoderamiento. Estos son los componentes esenciales para el restablecimiento de los mecanismos autoreguladores del mercado. Un entorno libre de la asfixia regulatoria y del aprovechamiento interesado de quienes tienen poder económico o político.
  3. En el largo plazo (cinco a quince años), ejecución del programa de despegue económico, fundado en la innovación frugal, la cooperación, la creación de un mecanismo auto regulador de las contingencias económicas, políticas y sociales. Todo orientado hacia la liberación de las potencialidades de lo local y lo regional, mediante el empoderamiento.

El análisis de impacto regulatorio como condición necesaria para la superación de asfixia regulatoria en Venezuela

La hipótesis

Iniciaremos con unos fragmentos de un escrito nuestro anterior: «Un fallo supremo en el Socialismo del Siglo XXI: la destrucción de la confianza«, nuestra apuesta de lo que vendrá, después del colapso del socialismo del siglo XXI, en la esperanza de que lo «mejor está por venir«

Los sistemas sociales son por naturaleza dinámicos, no es la permanencia en el equilibrio, ni la suspensión de su inestabilidad los que garantizan su supervivencia. La democracia y las libertades constituyen los mecanismos auto reguladores de la sociedad y de la economía que en sucesivos ensayos corrigen sus errores y se fortalecen con sus aciertos, de manera que ante la crisis podrán superar los elementos afectados y fortalecerán los restantes al hacerlos más resistentes ente cualquier crisis. No es posible controlar ningún ecosistema natural o social desde sus resultados sino desde la mejora de sus procesos.

La confianza nos hace independientes del entorno, el confiar en si mismo es la forma ideal de relacionarnos con los demás, al alcanzar la comunicación confiada podremos sentirnos mejor valorados y lograremos un conocimiento más consciente de nosotros mismos, hay que dar antes de comenzar a recibir, solo se cosechan los frutos arando primero.

Se debe actuar con generosidad y tener fe en que lo mejor está por venir, llegará con el tiempo. Como dijo el clérigo Frank Crane:

“Usted puede ser engañado si confía demasiado pero vivirá en el tormento sino confía lo suficiente”

El enfoque del análisis de impacto regulatorio

La tarea fundamental de asegurar la gobernanza democrática del país está condicionada por dos aspectos cruciales institucionales:

Primero: La restitución de la legitimidad, autonomía e independencia de los poderes públicos.
Segundo: La simplificación y optimización del marco regulatorio de Venezuela y su sometimiento al análisis de impacto, regulando a través del mercado y no de los controles sobre las variables resultado: precios, costos, tasa de interés, tasa de empleo y tasa de cambio.

El propósito es subordinar la acción pública al bien común, evitar la discrecionalidad de los administradores del estado, eliminar la apropiación privilegiada de información y los incentivos perversos, de modo que sea imposible que ningún agente, sean funcionarios, grupos de interés o particulares, desvíen a su favor a la acción pública de sus propósitos.

La metodología del análisis de impacto regulatorio.

Todo decreto, norma, providencia, reglamente o ley debe someterse a las interrogantes siguientes :

  • ¿Está definido correctamente el problema que se pretende corregir mediante regulación?
  • ¿Está justificada esa acción del gobierno?
  • ¿Es la regulación la mejor forma de acción del gobierno?
  • ¿Existe una base legal para la regulación?
  • ¿Cuál es el nivel apropiado de gobierno para esta acción?
  • ¿Los beneficios de la regulación justifican los costos?
  • ¿Es transparente la distribución de los efectos para toda la sociedad?
  • ¿Es la regulación clara, coherente, comprensible y accesible a los usuarios?
  • ¿Las partes interesadas tuvieron la oportunidad de presentar sus puntos de vista?
  • ¿Cómo se logrará el cumplimiento?
  • ¿Está libre del aprovechamiento interesado de quien administra, de quien ejecuta, de los grupos de interés y de los particulares?

Los principios.

  • Desregular donde los mercados funcionan mejor que los gobiernos.
  • Regular donde los mercados no pueden funcionar sin la acción de gobierno (resolver los fallos del mercado).
  • Establecer sistemas para asegurar que las leyes sean coherentes y bien administradas.
  • Asegurar que las regulaciones se hacen garantizando los principios democráticos.
  • Someter las regulaciones a prueba de estar libres de asimetrías de información e incentivos perversos.
  • Formular regulaciones libres del posible aprovechamiento de poder discrecional por funcionarios públicos, grupos o particulares.

La reforma regulatoria y el buen gobierno.

Se fundamenta en los siguientes roles:

  • Del gobierno: poseer la capacidad de ejecución y seguimiento del marco regulatorio.
  • Del Parlamento: ser principales productores de leyes y guardianes de la gestión de gobierno.
  • Papel de la Judicatura: tener el control jurisdiccional de las apelaciones y sus mecanismos de acción.
  • Del gobierno a nivel regional y local: ser responsables de las acciones directas favorables a los ciudadanos y a las organizaciones.
  • De los reguladores: estar sujetos a la eficiencia, la transparencia, la responsabilidad y el marco legal.

La sostenibilidad y la coherencia de la reforma dependen de su aceptación por parte de los ciudadanos. Se necesitan medidas concretas y creíbles para demostrar a los ciudadanos que los bienes públicos como la seguridad y la equidad serán salvaguardados dentro de los mercados dinámicos y globales. Esas disposiciones deben:

  • Generar confianza pública.
  • Reducir las restricciones políticas y los riesgos de una excesiva regulación.
  • Acelerar, profundizar, y sustentar las reformas del mercado.

La asfixia regulatoria es una de las principales causas de la falta de confianza. Con una acción eficaz gobierno se restituye la confianza en los mercados y en el estado, perfeccionando el rendimiento de ambos.

Gobernanza y gobierno.

Según las Naciones Unidas se asume que la gobernanza es un proceso mediante el cual las instituciones, corporaciones y grupos de ciudadanos organizan sus intereses, ejercen sus derechos, obligaciones y resuelven sus diferencias .
Los principios de la gobernanza son:

  • Legalidad constitucional.
  • Elecciones democráticas.
  • Respeto de los derechos humanos.
  • Estado de Derecho.
  • Actividad política libre.
  • Previsibilidad y estabilidad de la acción de gobierno.
  • Igualdad ante la ley.
  • Gasto público en correspondencia con los objetivos públicos.
  • Independencia de la justicia
  • Ausencia de corrupción.
  • Medios de comunicación de masas libres e independientes.
  • Información gratuita.
  • Capacidad administrativa y fiel cumplimiento de preceptos constitucionales.
  • Neutralidad administrativa basada en la meritocracia.
  • Rendición de cuentas en la administración de bienes públicos y en materia de intereses públicos.

Las ventajas del análisis de impacto regulatorio.

Las ventajas que ofrece el análisis de impacto regulatorio, en la gobernanza de un país, son las siguientes:

  • Aumenta beneficios para el consumidor, al liberar al mercado de sus propios fallos y de los fallos inducidos por la mala política pública.
  • Es compatible con el crecimiento sostenible no inflacionario.
  • Incentiva la mejora los servicios públicos e infraestructura física, la competitividad en los mercados regionales y globales por lo tanto reduce los costos de los sectores exportadores aguas arriba, es decir, de las líneas de manufactura desde su origen.
  • Fomenta la flexibilidad y la innovación: las empresas liberan recursos materiales e intangibles disponibles para la actividad realmente creadora de valor.
  • Aumenta la creación de empleo mediante la generación de nuevas oportunidades de trabajo. A su vez, la creación de empleo reduce la demanda fiscal en materia de seguridad social, especialmente importante en las poblaciones que envejecen, o también en poblaciones muy jóvenes.

La evaluación de impacto regulatorio tiene importantes efectos en toda la economía:

  • Una mayor competencia aumenta la producción, la entrada de nuevas empresas al mercado y el empleo, este último ha aumentado en un máximo de 2,5 puntos porcentuales en los países reformadores .
  • Reduce el riesgo de crisis debido a los choques externos: normas más flexibles significan una mayor capacidad de respuesta rápidamente a los acontecimientos externos imprevistos.
  • Con la introducción de instrumentos regulatorios y no regulatorios más flexibles y eficientes, a través del mercado, se mantiene y mejora la calidad de vida del consumidor, su seguridad y se preserva el medio ambiente .
  • Evita soluciones de renuncia al ejercicio autónomo de gobernanza como los son la cesión temporal de control de sectores estratégicos o del manejo de la política de ajuste de pagos internacionales (por ejemplo, la adopción de moneda extranjera como signo monetario).

Principios que se aplican a la política fiscal y monetaria, a las regulaciones y a la administración gubernamental.

  • La transparencia: no puede haber agendas ocultas.
  • La rendición de cuentas: los administradores, los gobernantes son servidores públicos no propietarios de la cosa pública, al contrario, actúan en nombre de una comunidad; no es la comunidad la obligada, es al revés, los gobernantes son quienes tienen que servir y rendir cuentas sin distinción. La cuestión es cómo ofrecer el mayor número de opciones de calidad a los ciudadanos dentro de los límites de la legalidad.
  • La orientación de la política económica debe impedir el aprovechamiento particular de las regulaciones por parte de los grupos de interés.
  • La eficiencia: toda acción de gobierno debe crear más valor del que consume.
  • Participación inclusiva en la toma de decisiones.
  • La gestión del cambio: las reglas deben privilegiar la flexibilidad y capacidad de respuesta en un ambiente incierto y dinámico.
  • La coherencia: no se puede permitir reglas de interpretación ambiguas y contradictorias.

El estado no controla el mercado, actúa a través de este. Las discusiones actuales de gobierno reflejan la necesidad de avanzar hacia una visión más positiva y proactiva del Estado en cooperación con la sociedad civil. La mejora de la gobernanza regulatoria no es un objetivo en sí mismo, siempre es un medio para un fin. De hecho, el análisis de impacto regulatorio es subsidiario del logro eficiente de los muchos objetivos, es una herramienta al servicio de una variedad de políticas. Los gobiernos con normalidad no definen muy claramente sus objetivos para la reforma regulatoria, pero las justificaciones dadas por los programas de reforma sugieren tres objetivos básicos:

  • Mejorar los resultados económicos.
  • Lograr la eficacia y la eficiencia del gobierno.
  • Promover los valores democráticos como la transparencia, la autosuficiencia, la participación pública y la capacidad de respuesta.

Enlaces de sitios con información y documentación sobre el análisis de impacto regulatorio.

CONFEMER: Comisión federal de mejora regulatoria  de México (http://www.cofemer.gob.mx/)

OECD: Regulatory Policy (en: https://www.oecd.org/gov/regulatory-policy/)

Audio del tema.

Ir a descargar

Enlace para descarga del documento:

El análisis de impacto regulatorio como condición necesaria para la superación de asfixia regulatoria en Venezuela


Notas.

[1] OECD: Recomendación del Consejo sobre Política y Gobernanza Regulatoria (en:http://www.oecd.org/gov/regulatory-policy/Recommendation%20with%20cover%20SP.pdf)

Ministerio de Administraciones Públicas. Gobierno de España. Qué es y para qué sirve la evaluación de impacto normativo (en: http://presidencia.gencat.cat/web/.content/ambits_actuacio/millora_regulacio_normativa/avaluacio_impacte_normatiu/castella_que_es_y_para_que_sirve.pdf)

Ministerio de Turismo y Comercio Exterior. Perú. Evaluación de Impactos Regulatorios (en: http://ww2.mincetur.gob.pe/wp-content/uploads/documentos/comercio_exterior/ReglamentosTecnicos/documentos/eventos/Taller_4_Eval_impactos_regulatorios.pdf)

[2] «En la comunidad de naciones, la gobernanza se considera «buena» y «democrática» en la medida en que las instituciones y procesos de cada país sean transparentes. Las instituciones hacen referencia a órganos tales como el parlamento y sus diversos ministros. Los procesos incluyen actividades fundamentales como elecciones y procesos legales, los cuales deben estar exentos de corrupción y deben ser responsables ante el pueblo.» (en: Gobernanza, sitio internet: http://www.un.org/es/globalissues/governance/).

«Democracia y la gobernanza democrática en particular, significan que los derechos humanos y las libertades fundamentales son respetadas, promovidas y se cumplen, permitiendo que las personas vivan con dignidad»(en: La democracia y las naciones Unidas, sitio internet: http://www.un.org/es/globalissues/democracy/democracy_and_un.shtml ).

Documentos de las Naciones Unidas sobre la Gobernanza y la Democracia (en: Documentos, sitio internet: http://www.un.org/es/globalissues/democracy/documents.shtml

[3] OEC D. Prácticas y Políticas Exitosas para Promover la Mejora Regulatoria y el Emprendimiento a Nivel Subnacional (en: http://www.oecd.org/gov/regulatory-policy/46003827.pdf)