Colombia y Venezuela: dos realidades diferentes

Colombia y Venezuela: dos realidades diferentes

¿Son democracias similares?

Poderes regulados vs economía regulada

La democracia en Venezuela a lo largo de los últimos cincuenta años ha sido presidencialista, pero desde hace varios lustros prácticamente todos los poderes públicos están bajo control del Gobierno e igualmente las variables resultado: precios, costos y tasa de cambio sufren los impactos de la tutela del Estado.

Por el contrario, en Colombia los últimos veintitrés años se han caracterizado por una profundización de la democracia, con poderes públicos independientes y autónomos, se puede afirmar que el modelo de Colombia es de poderes regulados y el de Venezuela es de economía regulada. Son países vecinos con una institucionalidad diferente.

Francisco José Contreras Márquez

Inestabilidad

Venezuela es un país con el mayor índice de inflación en el mundo, en América Latina es el indiscutible líder. Durante los últimos veintitrés años, el Gobierno ha manejado una cuantiosa renta derivada del negocio petrolero, equivalente a cinco veces y medio el costo de la reconstrucción de Europa luego de la segunda guerra mundial. En nuestro país desde hace unos setenta y siete años sus gobiernos no se han visto obligados a efectuar ningún esfuerzo de productividad fiscal, pues no requirieron una economía eficiente y pujante para extraer renta tributaria, incluso han podido promover un empresariado y una economía informal parasitarios que les sirvan como medio propagandístico. La casi totalidad de los países del mundo están obligados a incentivar la eficiencia y productividad del sector privado de modo que el gobierno pueda obtener por la vía tributaria los recursos necesarios para financiar el gasto público. La historia económica de Colombia y Venezuela van por distintos caminos.

Fuente: https://www.bcv.org.ve, https://www.banrep.gov.co/es

El populismo que se gestó en Venezuela privilegió un perfil esencialmente político en los funcionarios públicos venezolanos: desde las más altas esferas del poder hasta el más modesto funcionario conocen de maniobras políticas, pero prácticamente nada en lo técnico y profesional, de las competencias necesarias para el ejercicio de su cargo público. Mal gasto público, controles, escasez e inflación, en un país que lo importa casi todo, hacen que la imposibilidad del crédito internacional sea una realidad. Por lo tanto, prestarle a Venezuela requiere un mayor costo de deuda y de allí un mayor riesgo soberano (34.691 puntos). El riesgo soberano de Venezuela siempre ha estado por encima del de Colombia (394 puntos), es más durante los últimos años, la brecha entre ambos países se amplió. Definitivamente, Colombia no es Venezuela.

Incertidumbre

Es conveniente que precisar dos categorías económicas, ellas son riesgo e incertidumbre. Cuando una determinada acción puede conducir a varios resultados con una determinada probabilidad, estamos en presencia de un riesgo.

Cuando los posibles resultados de una determinada acción son completamente desconocidos, lo que existe es incertidumbre. Cuando una situación está bajo incertidumbre los valores históricos registrados muestran una variabilidad mayor, cuando estamos bajo incertidumbre un producto puede tener precios diferentes en una misma localidad, cuando hay mayor incertidumbre los precios son inestables, suben y bajan desordenadamente. Desde el punto de vista estadístico a mayor incertidumbre, mayor error de predicción. De modo que Venezuela, no solo, es un país de mayor riesgo, es también un país con mayor incertidumbre. La variación estándar del riesgo soberano de Venezuela es 6.372 veces mayor que el de Colombia. El emprendedor en Venezuela no solo enfrenta un mayor riesgo soberano y una mayor incertidumbre, también debe hacer frente a la erosión monetaria y a la asfixia regulatoria. Igualmente, el panorama inflacionario es lúgubre, la brecha es grande y se amplía en el tiempo. Hasta ahora Colombia solo enfrenta riesgos, Venezuela riesgo e incertidumbre.

Fuente: https://www.jpmorganchase.com/

El comercio binacional

Difícilmente una complementariedad económica, social, cultural y tecnológica pueda ser desplazada por cualquier otra relación, sea con el Caribe, Ecuador, Argentina o Brasil, quienes se suponen podrían llenar el vacío comercial de comercio entre Venezuela y Colombia. Sin embargo, el comercio internacional entre ambas naciones es volátil, es la muestra de la ausencia de coordinación entre sus gobiernos desde hace bastante tiempo.

Semejanzas y diferencias

El único patrón cultural en la gobernanza sudamericana, plena de retórica populista, ha sido el olvido de la pobreza y de la inamovilidad social de la clase media, problemas claves a resolver para el logro del buen emprendimiento y de la justicia social. El éxito económico de nuestros países, cuando se ha hecho presente, siguió abultando la iniquidad y la exclusión, esta es la explicación del arraigo e intensificación del populismo en nuestros pueblos.

No existe evidencia concluyente de que exista el riesgo de la repetición en Colombia de las historias de Cuba, Nicaragua o Venezuela, es más probable que la cultura cívica y política de los colombianos y la superioridad de sus instituciones favorezcan la alternabilidad y transitoriedad de la gobernanza como en el resto de los otros países latinoamericanos.

La regularización de las relaciones comerciales entre Venezuela y Colombia es una obligación moral de quienes poseen poder para restablecerlas. Bloqueos, sanciones y represalias solo han favorecido a traficantes, a lo escondido, a la falta de transparencia y a la perpetuación en el poder de quienes lo ejercen. Las reparaciones de guerra del Tratado de Versalles a Alemania, la asfixia energética de Japón de preguerra, bloqueos y sanciones a Cuba, invasiones, … han precipitado estados de mayor sufrimiento de los más vulnerables y quizás han impactado poco sobre la existencia de los autócratas, dictadores y tiranos.

Autor: Francisco J Contreras M

https://www.linkedin.com/in/franciscojcontrerasm/

http://franciscojcontrerasm.blogspot.com

http://www.prosprev.com/

¿Qué está pasando con el mercado de divisas?

El tema cambiario es de gran complejidad producto de la interrelación entre la emisión irresponsable de dinero para el financiamiento del mal gasto público y la mala práctica de la asfixia regulatoria – ejercicio arbitrario de poder discrecional, manejo interesado de información privilegiada e incentivos perversos -. El contexto de incertidumbre se amplifica en un ambiente dominado por la inmediatez y la desconfianza entre todos y hacia todo. •Un somero análisis del comportamiento de las variables macroeconómicas valida nuestro planteamiento: la inflación es un fenómeno monetario cuyos efectos se propagan y amplifican como consecuencia de la asfixia regulatoria y del mal gasto público.

Anti fragilidad e innovación frugal en el desarrollo local

Una gobernanza transparente fundada en la confianza

Evento: Antifragilidad e innovación frugal en el desarrollo local desde la perspectiva de la gobernabilidad transparente

A nivel local y regional  es condición necesaria la difusión de cultura fundada en la confianza del “poder de la asociatividad”, de la creación de espacios de poder público con participación de la academia, de los gremios profesionales, de las cámaras empresariales, de la gente todos juntos para generar capital social, es decir, empoderamiento.

La superación de la crisis estructural-cultural que sufre el país llevará tiempo y será posible en el momento de que un relato diferente de la manera de vivir con sentido de propósito esté claro para un número suficiente de venezolanos con capacidad de alinear y movilizar la sociedad hacia una auténtica democracia deliberativa.

El factor clave lo constituye la confianza, en un medio de extrema escasez e incertidumbre solo la esperanza de poder delegar, de creer en el otro, con una actitud prospectiva, es la forma de lograr el éxito en los emprendimientos. El futuro de cada uno dependerá de la acción de otro, habrá que abandonar la tentación totalitaria del control de los demás y de su tiempo. Hay que creer que los otros serán capaces de actuar de manera consensual frente a cualquier situación y hay que pensar en la creación de capacidades para que la gente pueda resolver los problemas en el mismo lugar donde se presentan.

Es condición necesaria:

Primero, superar la arraigada cultura bajo la cual se supone que cualquier cosa puede ser considerada como verdad sin necesidad de consistencia argumentativa, ni de evidencias que las sustenten,

Segundo, asumir que existen unas condiciones materiales que solo permiten logros bajo la liberación del mercado de los incentivos perversos que promueven en las acciones individuales intereses contrarios al interés general, es un asunto de estado, pero es también un asunto de cultura cívica,

Tercero, la necesaria consciencia de que la actividad humana consiste en una adecuada armonía con el medio ambiente en el uso del dinero, la energía, la materia y la información con el más bajo desorden posible.

Para el despliegue de una gobernanza local transparente exige:

  1. Contar con estrategias heurísticas “rápidas y frugales” para tomar buenas decisiones, aunque el tiempo, el conocimiento y la capacidad de cálculo sean limitados. Es el hacer más (cantidad), mejor (cualidad) con menos (entropía). Es un enfoque asentado en el “Small is beautiful”.
  2. Crear alternativas, poseer variadas opciones es una forma diferente de hacer cosas con sentido de oportunidad con asimetrías con gran creación de valor y con ligeros daños. Es un modo de domesticar azar, de actuar de una manera racional sin necesidad de entender (o “adivinar”) el futuro sino de explorar sus rastros que uno piensa no tiene lugar en el presente.

Gobernanza empresarial en pequeñas y medianas empresas de países con fragilidad institucional (primera parte)

Hacia una gobernanza antifrágil de las pequeñas y medianas empresas

En la gestión de Pequeñas y Medianas Empresas en Venezuela, hemos podido identificar como un componente del éxito en pequeñas y medianas empresas lo que actualmente se denomina con la expresión “Gobernanza”[1].

El análisis se circunscribe en empresas cuyo entorno responde parcialmente a una subordinación jerárquica entre propietarios, junta directiva, cuadros gerenciales, empleados y trabajadores. Nos referiremos a casos cuya gestión se manifiesta como una relación compleja entre individualidades, grupos y entidades (públicas o privadas) que poseen urgencia de acción, poder e influencia en las mismas. En relación con la actuación empresarial se dará importancia a su integración en la red público-privado-civil con un sentido local-nacional-global.

Este marco analítico condiciona la sostenibilidad competitiva a la existencia de una estructura organizativa interna que pueda ser capaz de lograr armonía entre las partes interesadas con mayor influencia y urgencia en la toma de decisiones y su ejecución. También es un tema ético y moral decisivo para el futuro de las empresas de países con fragilidad institucional, déficits de ciudadanía y sujetos a un marco regulatorio intenso y asfixiante.

Es vital para las organizaciones asumir la trama del poder de manera transparente y funcional para lograr que los intereses de las partes involucradas [2] y los de la organización alcancen un nivel de armonía de forma que promuevan la sostenibilidad de la empresa en el tiempo.

Las PYMES y la asfixia regulatoria en países con debilidad institucional.

La asfixia regulatoria se caracteriza por la existencia de regulaciones públicas, en un contexto de ejercicio de poder discrecional y de apropiación de información privilegiada que alejan a las organizaciones de su razón social. En la medida que este signo se hace presente asumimos que el país sufre debilidad institucional. La administración de la justicia deja de estar sujeta a la razón jurídica y pasa a ser un asunto de imposición por la fuerza a través del sometimiento de los poderes públicos. El costo en gobernanza de este modelo puede ser alto: los extractores de renta pueden terminar como los verdaderos regentes del poder. Un eficiente sistema de asfixia regulatoria deja al ciudadano, de manera inevitable, al margen de la ley pues prácticamente todo está sujeto a normas ambiguas, contradictorias y de difícil cumplimiento. El excesivo intervencionismo en la economía perpetúa los sesgos anti productivos, un igualitarismo más allá de los principios de justicia y equidad social impide retribuir en valor a quien lo agrega con su trabajo, valor que es apropiado por quienes se aprovechan de la norma con el menor esfuerzo posible. Los buenos trabajadores, empleados, aliados, familiares y funcionarios tienen que cargar con el peso del trabajo que no hacen los aprovechadores de oficio, los “extractores de renta”. Es una cultura que se extiende por contagio en forma tal que las partes interesadas con poder e influencia pueden asumir un comportamiento estratégico en su favor no alineado con los de la organización ni con los de la sociedad, en ese momento la demolición institucional se transforma en la ruina moral de un país. La inversión en valores y principios es clave en el fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas frente a la adversidad.

Las decisiones rutinarias y no rutinarias de una organización y el análisis de impacto regulatorio

Las regulaciones gubernamentales pueden tienen efectos sobre:

  • Los precios, la competencia y las barreras de entrada y salida del mercado.
  • La salud, la seguridad, el medio ambiente y la cohesión social.
  • Los gastos de gestión de las regulaciones mediante las cuales los gobiernos se hacen de información e intervienen en las decisiones económicas..

Las empresas en sus actividades toman decisiones rutinarias y no rutinarias. Las rutinarias son las que se efectúan de manera recurrente y son susceptibles de medición en su desempeño mediante la recolección cíclica de indicadores, por ejemplo, el período de cobro, de pagos a proveedores, de producción mensual, …, las no rutinarias son las que tienen lugar ante eventos críticos de entorno o como resultado de una decisión estratégica y exigen una respuesta de la organización, por ejemplo, la decisión de comprar en el país o importar luego de una regulación gubernamental, la de acometer o no un proyecto único y no repetitivo. El control de gestión de las decisiones rutinarias se efectúa a través de indicadores de eficiencia, eficacia y efectividad con tomas periódicas. El control de las decisiones no rutinarias, se efectúa a través de indicadores de ejecución temporal y de ejecución presupuestaria.

El análisis de impacto se refiere al establecimiento de pautas para la evaluación de las decisiones rutinarias y no rutinarias de la organización, en términos de efectos secundarios y colaterales, de costos-beneficios y de costos de transacción, sujetas a un marco regulatorio gubernamental. Abarca los derivados del cumplimiento de las regulaciones y aquellos que inciden en la manera como las partes interesadas podrían modificar su comportamiento ante la norma.

Enlace para descarga de la actualización del tema:

Gobernanza en PYMES de países institucionalmente frágiles


[1] Brito, Morelba. Gobernanza empresarial: Ética, Responsabilidad Social y Rentabilidad en la «Era Pos-Enrom»Revista Venezolana de Gerencia [en linea] 2007, 12 (Abril-Junio) : [Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2014] Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29014472003, ISSN 1315-9984

[2] Grupos de interés o partes interesadas (stakeholders). Se refiere a los grupos que tienen influencia, urgencia, poder, o legitimación y sus actuaciones  pueden tener efectos sobre la organización.

Entre ilusiones y relatos