perspectivas económicas para el 2021 en Venezuela

Economía de la felicidad: amar con esperanza y vivir en la bondad

La “esperanza objetiva” es la espera activa, paciente y perseverante fundada en la acción y la consciencia de una actuación benevolente hacia lo que uno encuentra a su alrededor. Las acciones corresponden al momento y a la consciencia de una visión positiva, retadora y posible de un futuro con sentido de propósito.

La esperanza objetiva más allá de los eventos globales

La superación de la amenaza del populismo-iliberal y de sus fundamentos: la distorsión deliberada de la realidad, La relativización de la verdad, la erosión de la democracia liberal, destrucción del lenguaje, la quiebra de la confianza, la tergiversación de la historia y el ascenso de formas neo-nacionalistas de gobernanza.

La esperanza objetiva para Venezuela 2021 como dispositivo anti frágil frente al populismo iliberal

Nos encontramos en una bifurcación presente en todos los planos existenciales del futuro de la democracia y de la ciudadanía. Uno de los grandes logros de la amenaza populista-iliberal es la confusión y reducción de la condición humana en su capacidad para el discernimiento de la verdad, de su juicio para enfrentar la deliberada distorsión de la realidad y de su libertad para evitar la destrucción del lenguaje con el cual logra acuerdos para enaltecer su trascendencia cívica.

Senderos prospectivos del 2021 para Venezuela – informe final

Hay que explorar posibles cursos de decisiones estratégicas de manera no convencional con pocas variables macroeconómicas y con escasez de información referencial certera.

Los rumores e informaciones que se muestran en las redes no deben ser tomadas como ciertas si no proceden de organismos certificados para ello. Hay que navegar en las redes sociales con la intención de auscultar la intencionalidad del replicador de mensajes pues con una alta probabilidad es una falacia, algo tendencioso y no un dato veraz por sí mismo.

Los senderos prospectivos del 2021 en Venezuela (sexta parte)

Es conveniente una práctica asentada en la conversión de la adversidad en fuente de éxito (anti fragilidad) y no a partir de la aprehensión de la realidad desde una posición de fortaleza o robustez que por definición no existe (resiliencia). Hay que actuar en la búsqueda de hacer más con menos, diferente y mejor con el menor desgaste de energético, pocos recursos financieros y sin errores de conversión de materia (innovación frugal). Es clave encontrar espacios en los cuales la rivalidad pierde sentido como estrategia competitiva.