Las familias frente a un entorno económico extremo

Introducción

El tema del desorden económico venezolano ha sido tratado en sus diferentes manifestaciones: como estallido depresivo, hiperinflacionario, “hiperestanflacionario”, con pérdida del capital social y debilidad institucional.

No obstante, lo más importante es que se está en presencia de un nuevo modo de vivir para para lo cual el conocimiento sobre el pasado, referido al presente como si fuera lo mismo, está retrasando la superación de la crisis global producto de la bifurcación sociopolítica del poder, de la disrupción tecnológica y del ambiente. No se avizora una nueva manera de actuar frente a ese contexto.

La actualización y revisión manera de pensar y sentir son los factores clave de éxito. Es necesario tener una aproximación sobre el cómo se logra mejorar desde la propia adversidad sobreviviendo a las turbulencias del corto plazo para crear valor sustentable en el largo plazo. Es el momento prospectivo para preparar el qué hacer y cómo hacer en una realidad diferente.

La consecuencia perversa mayor de este nuevo modo de vivir impuesto es que su costo está recae sobre los más pobres y desvalidos del planeta, hasta las guerras convencionales están dejando de causar daños a quienes se enfrentan, daños que recaen sobre los sufridos del mundo.

Una narrativa equivocada

De manera convencional se ha hecho reiterativa una narrativa incierta para las familias con el propósito de hacer frente a la actual crisis económica que vive el país. La bondad de esas indicaciones depende del contexto en el cual se desenvuelve una familia, por eso cada estrategia debe ajustarse a las condiciones particulares de cada una. De lo contrario el comportamiento insinuado, en lugar de mejorar su condición podría empeorar más su situación. Hay riesgos cuando se sugiere a la gente, acciones como:

  • Prepárese y adquiera bienes duraderos de crucial importancia pues lo que viene es de pronóstico reservado.
  • Tome deuda para que compre hoy con mayor poder adquisitivo lo que mañana no podrá adquirir o simplemente no encuentre. 

Basta con imaginar lo que podría acontecer si todos los venezolanos se lanzan a la calle a ejecutar las acciones recomendadas de manera genérica, como si se tratara de una receta única. Sobre este importante tema, se presentan argumentos y evidencias que puedan significar una propuesta de valor.

Una muestra de propuestas consideradas riesgosas se menciona a continuación:

Así que los expertos, con muy buenas intenciones, promueven conductas que de ser seguidas por la gente comprometerían más la precaria existencia en la que se desenvuelven.

La descapitalización extensa

En presencia de una descapitalización se da un proceso de pérdida de valor de los recursos patrimoniales tangibles: infraestructura, vivienda, equipos y maquinarias. De manera menos visible también se hace presente una descapitalización por pérdida de capital moral y social de los individuos o de las organizaciones. El problema mayor de estos eventos es que solo se hacen visibles cuando el agotamiento es terminal. Un hogar en condiciones de estabilidad económica, en un país con instituciones que faciliten que las personas puedan valerse por sí mismas para decidir su existencia, es la aspiración de una nación con ciudadanos. Los sufrimientos del presente se subestiman porque el ser disfruta tanto de lo que produce en el presente como de lo que acumuló en el pasado. Vive de lo acaecido pues su vivienda, su vehículo, sus equipos, enseres, prendas de vestir, su salud, los cuales usufructúa en el presente, se produjeron con esfuerzos del pasado.

Degradación moral

La situación de extrema precariedad en la cual vive la gente hace que ellos pierdan confianza en los demás y reduzcan su sentido de pertenencia social. Donde hay responsabilidad social y sanciones ante lo mal hecho, existe confianza. Cuando prevalece el “sálvese quien pueda” estamos ante otra forma de descapitalización por pérdida de cultura cívica.

La degradación moral de la gente se hace presente cuando el individuo asume que su existencia es un favor concedido por otro, que forma parte de un colectivo dependiente de alguien con poder de decidir sobre sus derechos. Esto es la antítesis de lo que es ser ciudadano que se vale por sí mismo y que agradece al estado la sujeción a la ley y la justicia.

La fuerza del autoritarismo se apoya en el adormecimiento de las masas, haciéndoles sentir tan incompetentes que asumen como eventos milagrosos, las dadivas que los gobernantes les proporcionan. Esta forma de gobernanza aplica la estrategia de que el fin justifica los medios, es la promesa de una sociedad igualitaria que puede dar origen a arbitrariedades.

El rescate de la armonía

Una existencia responsable exige de la gente guardar un equilibrio entre el gasto, la adquisición de bienes duraderos y la disposición de un excedente para enfrentar las vicisitudes que con el tiempo llegan, cuando en lugar de producir sólo se consume. Bajo la crisis actual se ha perdido bienestar, porque el trabajo lo desvanece la inflación y la escasez. También, hay una descapitalización porque lo acumulado en el pasado se pierde por desgaste, por obsolescencia, sin recursos para la reposición ni para el mantenimiento.

La vida social en estabilidad, exalta las virtudes. Cuando las condiciones se hacen extremas, toman protagonismo: el crimen, la degradación, el envilecimiento y la violencia. Es así como también se pierden valores que se acumularon en el pasado y que nos hacen mejores personas. Hay descapitalización espiritual y moralmente, al perder los valores, las tradiciones y hasta las creencias.

De allí la importancia del rescate de las virtudes que dan valor a la dignidad humana y propician el encuentro para una vida en convivencia, favorable para desarrollar, crear y aportar.

Una nueva narrativa económico-financiera. 

Cuando se recomienda a las familias “comprar activos”, previamente hay que evaluar dos aspectos: 

  • Primero, si se trata de un bien productivo, es decir, como emprendimiento, o con otro objetivo, como lo es desde un equipo para el hogar hasta un vehículo para uso personal.
  • Segundo, si se dispone de recursos financieros para considerar la adquisición del bien duradero.

En el primer caso, cuando se trata de la adquisición de un activo con fines de lucro, para producir un bien o un servicio y ofrecerlos en venta a terceros, es una inversión productiva. Este tipo de decisión escapa al análisis realizado, porque requiere de otra herramienta financiera: el estudio de factibilidad.

En el segundo caso, cuando se considera el escenario de grupos familiares cuyos ingresos no generan suficiente excedente para iniciar negocios formales o realizar inversiones financieras.

Un enfoque diferente en el manejo del dinero.

Un grupo familiar necesita reflexionar en la administración de sus recursos financieros, para atender a los siguientes requerimientos:

  • Transacciones corrientes: efectuar las compras corrientes sin incurrir en dificultades por falta de dinero. Estos pagos son los que corresponden a las erogaciones mensuales en: bebidas y alimentos, restaurantes y hoteles, educación, salud, equipamiento del hogar, transporte, alquiler de vivienda, servicios de vivienda, comunicaciones, prendas de vestir, esparcimiento, cultura y servicios diversos.
  • Fondos para precaución: corresponden al dinero retenido por las personas para hacer frente a imprevistos, es un fondo para precaución ante eventos inesperados (es el llamado “por si acaso”).
  • Excedente o fondos disponibles para inversión: cuando los ingresos del grupo familiar superan los necesarios para cubrir las transacciones corrientes y los fondos para precaución, ese excedente es el disponible para inversión en bienes duraderos no productivos.

Fases de una estrategia frente a una condición extrema de incertidumbre

En condiciones de extrema incertidumbre y entornos cambiantes caracterizados por una elevada volatilidad, surgen ideas para la discusión, aprovechamiento y capitalización de los recursos disponibles. Se trata de pensar en nuevas formas de generar valor y mirar desde una perspectiva creadora, valiéndose de estrategias innovadoras y significativas. En este sentido, se establecen algunas reflexiones que pueden ser valoradas como propuestas de acción en el presente o en el corto plazo, las cuales se comparten en el próximo apartado:

Las familias frente al desorden económico

Algunas de las orientaciones estratégicas en situaciones de incertidumbre se describen a partir de enunciados, tal como se aprecia a continuación:

Con respecto al uso de los recursos destinados a satisfacer las necesidades básicas y de previsión:

  • Eliminar transitoriamente lo no imprescindible, los gastos suntuarios y aquellos destinados al reconocimiento de estatus. En caso extremo, el cambio de automóvil, de las prendas de vestir, el celular y similares deberán ceder su lugar ante el pago de deudas, de la hipoteca, de la educación y de la adquisición de bienes y servicios de primera necesidad.
    • Describir cuáles son las necesidades básicas y los productos que se acostumbran a comprar con regularidad cada mes.
    • No gastar en cosas que no sean de primera necesidad.
    • Promover la moderación en los gastos.
    • Jerarquizar los gastos a ejecutar durante el periodo que comprende el presupuesto familiar.
    • Los ingresos extraordinarios por concepto de aguinaldos, bonos y otros hay que resguardarlos para hacer frente a imprevistos y urgencias.
    • Ser disciplinado, esto es, no gastar más de lo debido, respetar el presupuesto mensual.
    • Analizar si el gasto que se realizó se adecuó al presupuesto con el que se contaba.
    • Planificar la recreación familiar en conjunto y no un plan para cada miembro.
    • Hay que prepararse para sobrevivir lo más posible como si no se tuviera trabajo.
    • No ceder ante la tentación de ofertas, reducen los ingresos y generan pagos de interés.
    • Pague todas las deudas que pueda, por el contrario, mantenga los créditos hipotecarios a tasa fija, en este momento es mejor no adelantar pagos. No dejen de pagar a tiempo sus casas. Es su patrimonio más importante.
    • Evite realizar compras compulsivas como forma de entretenimiento, distinga entre necesidad y deseo.
    • Transforme el uso de las redes sociales en una herramienta de reducción de gastos, de generación de información sobre el mercado y de reglas simples de intercambio de valor frente a los mercados negros.
    • Mantenga una vida sana, la salud es costosa en tiempos de crisis.
    • Contribuya con el rescate del capital social a través de la creación y participación en redes sociales donde se comparta información y se puedan establecer reglas recíprocas de trueque solidarios.
    • Capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza.

La innovación, la sustentabilidad y la creación de valor en un horizonte de mediano y largo plazo

En esta nueva forma de pensar lo económico y lo social, se debe tener en cuenta una evolución de paradigma que conduzca al cambio “de la extracción de renta a la creación de valor”.

La historia permite constatar que luego de crisis terminales y de situaciones de desorden económico extremo, el ecosistema social comienza a operar con nuevas reglas de funcionamiento, pues los condicionamientos son otros. En el caso específico de Venezuela, la insuficiencia estructural de divisas no podrá ser compensada por la renta petrolera, el estado solo podrá cumplir con sus funciones si la economía prospera de manera que asegure los tributos necesarios para proveer los bienes y servicios públicos. De un Gobierno Patrimonial, tal como lo refiere Fukuyama (2016), fundado en el clientelismo y el enriquecimiento personal o grupal por la vía de la captura de poder político, se pasa a un Gobierno Impersonal donde se trata a su gente como ciudadanos con igualdad, justicia y respeto, donde no se necesita ser pariente, amigo de quienes detentan el poder, ni militante del partido político, de los gobernantes de turno. Es la transición hacia la eliminación de los males públicos.

Es el momento, en todas las esferas del acontecer económico, de la innovación para el rescate del afecto, de la confianza mutua, de las normas efectivas y las redes sociales. Es la recreación y rescate del llamado capital social y del empoderamiento como bien lo señala Siisiäinen (2000). No es una cuestión de elección, es que no existe alternativa en la vía hacia la prosperidad.

La prosperidad necesita de unas formas de organización y de relaciones productivas diferentes a las del pasado, es la única forma de crecer económicamente de manera equilibrada y sin desigualdades. Se requiere una aproximación de bien común e interés público, si se quiere asegurar la cobertura del costo de oportunidad de capital para los emprendedores (expectativa de ganancias) y el valor creado para toda la sociedad (distribución equitativa de ingresos).

La innovación social conduce hacia la creación mecanismos de autorregulación. La renta petrolera permitió olvidar en Venezuela que los equilibrios económicos y sociales son dinámicos, precarios, inestables, inciertos, complejos y ambiguos.

Sin embargo, la vida en sociedad ha permitido a los seres humanos, desde el comienzo de la historia, irse sobreponiendo a esas dificultades por la vía de normas que, a través del mercado, permiten la creación de mecanismos de autorregulación, en lugar de las reglas discrecionales, directas e interesadas de las variables resultado (precios, costos, salarios, ganancias, tasa de interés, tipo de cambio) que conducen a la pobreza y a la involución.

Es la creación en democracia, por sucesivas aproximaciones de ensayo y error, la que permite el establecimiento de un marco institucional, a través del cual fluye información que hace cambiar la conducta o comportamiento social e individual, al reaccionar frente a la nueva información (control ex ante) o ante las consecuencias derivadas de la misma (control ex post), en favor de la prosperidad. Es la acción pública por la vía de la anticipación del impacto regulatorio sobre el mercado y no sobre el control de las variables resultado.

Hay que prepararse para una era de austeridad, el mundo ya lo hace desde hace tiempo, es una conceptualización de largo plazo, pues es necesario vencer una resistencia al cambio cuando se tiene haciendo algo repetidamente desde hace mucho tiempo. Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios más pertinentes en términos de uso, más baratos, más durables, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales.

Esta aproximación no es nueva tiene sus antecedentes en el pasado en los enfoques “ecodesarrollo”, “tecnologías apropiadas o alternativas”, “economía humanista”, “economía compartida” y otras tantas variantes heterodoxas de la economía.

La innovación frugal, tal como lo señala Radjou (2015), es un enfoque surgido en economías frágiles con severas limitaciones de recursos como la de los países asiáticos (China e India) que ahora ha sido adoptado como práctica estratégica por las organizaciones de mayor éxito en el presente.

En este sentido, es propicio hacer mención a los principios que caracterizan este nuevo planteamiento, inspirado en condiciones no solo de limitaciones sino de una visión en la que prevalece la productividad y sostenibilidad. De allí que el autor toma como referentes en su libro, propuestas desarrolladas en ecosistemas con particularidades socio económicas de países como la India y que posteriormente fueron adoptadas por países de Europa y Norte América. 

Por lo que vale la pena destacar los Principios que caracterizan la innovación frugal, tal como se mencionan a en las siguientes líneas:

Buscar oportunidades en la adversidad. Esto implica las siguientes consideraciones y acciones:

  • Trabajar con socios innovadores.
    • Fortalecer la confianza.
    • Actuar con sentimiento y entusiasmo.
    • Desplegar el espíritu de trabajo en equipo “team work”.
    • Pensar diferente y mejor.

Hacer más con menos. Este postulado ratifica la esencia de la eficiencia, eficacia y productividad, dando origen a una especie de efectividad creativa. Teniendo en cuenta las siguientes actividades:   

  • Añadir más valor para los emprendedores, los consumidores y la empresa con menos recursos económicos, naturales y tiempo. Acerque demanda y oferta (comunidad, proveedores y clientes).
    • Simplificar los procesos de creación: acortar las actividades centrándose en aquellas que generan valor.
    • Crear externalidades positivas (acercamientos entre consumidores, proveedores, comunidad y entorno que crean valor sin añadir costos).
    • Promover la ingeniosidad: imaginar soluciones sostenibles e incluir el excedente en el valor de la producción.

Hacer bienes de mayor duración. Este principio se vincula con el propósito de calidad y sostenibilidad, el cual integra las siguientes consideraciones:

  • Actuar con agilidad y pensar con flexibilidad mediante la interacción entre usuarios y diseñadores.
    • Modelar el comportamiento en compañía de los clientes: resolver problemas reales en lugar de crear una demanda inexistente, pensar las necesidades más que en deseos.
    • Generar espacios para la “co-creación” de valor con “consumidores actores” (economía compartida).
    • Orientar las actividades hacia la inclusión: hacer que el producto o servicio, incluya los márgenes, sea accesible al consumidor y sostenible.
    • Pensar de manera inclusiva en el consumidor desde la fase de diseño.

Reflexiones finales

Es posible dentro del protocolo de la economía encontrar vías de fortalecimiento a partir de la adversidad tanto en el corto como en el mediano y largo plazo con soluciones ajustadas a las particularidades de cada familia.

Primero, en tiempo real es necesaria la correcta evaluación  del modo de vida a nivel de ingresos y gastos, debe haber un plan de vida pues no existen prescripciones genéricas que sirvan a todos por igual, cada familia es un mundo similar pero diferente, antes de hacer algo la familia debe conocerse a si misma.

Segundo, el grupo familiar tiene que formular un relato estratégico compartido para crear sostenibilidad y valor con menos recursos materiales y financieros y hacerlo mejor, es la propuesta de la innovación frugal.

Es un factor crítico el conocimiento de cada miembro del grupo familiar su condición moral, física y espiritual. Una vida buena es aquella que busca, a través del conocimiento interior, ayudar a su propio grupo en la consolidación del sistema de autorregulación y de la capacidad de respuesta ante cualquier amenaza interna o externa. Se trata de guardar el debido equilibrio emocional de modo que las decisiones se funden más en la calidad de vida que en apegos materiales o dominación del otro.

Referencias

Fukuyama, Francis (2016).  Political Order and Political Decay: From the Industrial Revolution to the Globalization of Democracy. Stanford.edu. Recuperado en iBooks: https://itun.es/us/d9iOX.l.

Radjou Navi., Prabhu Jaideep. y Ahuja Simone (2012). Jugaad Innovation: think frugal Think Frugal, Be Flexible, Generate Breakthrough Growth. John Wiley & sons, inc. New York, EEUU.

Siisiäinen, Martti (2000). Two Concepts of Social Capital: Bourdieu vs. Putnam Recuperado en: https://www.suz.uzh.ch/dam/jcr:ffffffff-df42-7cac-ffff-ffffbdccdaaa/siisiainen.pdf

Autores:

Francisco José Contreras Márquez

Universidad de Carabobo, Venezuela

fjcontre35@gmail.com

María Consuelo Díaz Martínez

mariaconsuelodiaz@hotmail.com

Universidad de Carabobo, Venezuela



Categorías:Prospectiva y Previsión, Venezuela

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: