La naturaleza deformante del caos económico e institucional en Venezuela.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La asfixia regulatoria da lugar a mercados paralelos, también llamados mercados negros. En esa situación se presentan las asimetrías de información que originan la extracción de rentas por parte de quienes poseen privilegios de información y de acceso, en relación con quienes son discriminados por razones ideológicas o políticas. Toda la trama de privilegios y preferencias, a su vez tiene grados de exclusividad, a lo largo de la cadena de aprovisionamiento logístico del mercado negro.

En esos mercados negros, se hace presente la deformación de los procesos de compra y venta de los bienes y servicios, producto de los cambios en los precios o en forma en que se realizan las transacciones, introduciendo costos adicionales. Confluyen pujas, con diversos actores, cada uno con su modo propio y poder, con impactos diferentes sobre los precios y sobre los procesos adicionales que condicionan las compras. Es un desorden donde la peor parte recae sobre el consumidor final, cuya intención es la de satisfacer sus necesidades y no la de una transacción para lucrar.

En diferentes regiones, ciudades, localidades el precio de la harina pre-cocida de maíz puede cambiar en rangos superiores a 560%, igual con cualquier otro producto de consumo masivo. En esos mercados negros, los oferentes que controlan la cadena de suministro, conocen de antemano, cuando van a ser surtidos, dejan correr información falsa anunciando precios y abastecimiento del producto, de esta forma por el tamaño de la movilización y las colas provocadas, fijan el máximo precio, extrayendo cruelmente todo lo que pueden del indefenso consumidor. La deformación no tiene límites, es una extracción generalizada y amplia del bolsillo del consumidor, con el sufrimiento de estar a la intemperie, inseguros ante el hampa, con el mal comer, sin la adecuada hidratación, sin un sitio para realizar sus necesidades fisiológicas, humillados y asoleados.

La energía no se pierde se transforma, dicen los principios de la física, pero en cada transición, la que se consume no puede revertirse en sus condiciones iniciales, la expoliación generada en ese caos, hace a un país tremendamente improductivo, basta preguntarse: ¿Cuántas horas productivas se pierden en búsqueda y colas con el resultado de una posible e incierta compra?¿Cómo puede un cuerpo mal alimentado laborar?¿Aún alimentándose y con la sensación de la escasez tallada en la frente, cómo estar motivados para producir o crear?¿Cómo disfrutar de la recreación, si le alcanza algún dinero, teniendo que estar en alerta permanente ante la inseguridad?. Todos estos eventos dan lugar a una cultura en el individuo, que promueve la patología ancestral venezolana de la “viveza criolla” ahora con su verdadera faz perversa “el lumpen” que paradójicamente Marx endosó a la burguesía y que ahora los hechos lo desmienten en un país, de los mejor dotados en el mundo por la naturaleza o por Dios.

Con ese cuadro: ¿Será posible que todavía haya ilusos o “interesados” que de verdad crean que con tan solo atender los desajustes macroeconómicos habrá solución?. No hay otra: solo un plan de reformas institucionales y económicas que concluya en la autonomía, independencia y legitimidad de los poderes públicos, podrá asegurar normas y regulaciones no sujetas al aprovechamiento interesado por parte de los grupos de poder, es decir normas sujetas a evaluación de impacto regulatorio. Serán tiempos de la economía de las instituciones y del comportamiento humano,…será.


Archivo de audio para descarga o escucha.

Ir a descargar



Categorías:Economía, Política, Sociología

Etiquetas:, , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: