Populismo

La exploración del futuro: entropía, medio ambiente, individuo y sociedad

Lo que era una conjetura para los años 70 es hoy una realidad que ha resultado validada con la emergencia de tres eventos interrelacionados entre si desde el 2020:
La disrupción tecnológica.
La crisis de la democracia occidental.
El reajuste ambiental.
El entendimiento de ese nuevo contexto exige una aproximación explicativa entre las fronteras de la biología ambiental, la economía de la conducta y la física termodinámica.

La “dolarización perversa” y las posibilidades de superación de la debacle socioecómica del país

Igualmente ocurre con las posibilidades de mejorar el contexto monetario-cambiario de Venezuela, siempre está presente el argumento de que el costo político y social impide hacer algo mejor, por ejemplo, la tesis de que el estado venezolano “tendría que recortar brutalmente su gasto, lo que representaría una verdadera debacle política y social”, y uno se pregunta: ¿Será posible sostener o aumentar el gasto público manteniendo el esquema actual de emisión inorgánica e irresponsable de dinero? Es posible hacerlo nominalmente pero imposible en términos reales, en tanto no aumente la oferta de bienes y servicios (producción interna e importaciones) cualquier aumento del gasto público o su sostenimiento se diluye en inflación con efectos reales sobre la actividad económica del país.

La cultura populista-iliberal se extiende como quiebra de la confianza hacia las redes sociales

Uno de los males globales del populismo-iliberal lo constituye la distorsión deliberada de la realidad y la relativización de la verdad, ejemplo, se puede incitar a los electores a actos violentos difundiendo sin pruebas ni evidencias un fraude y en cuestión de horas llamar a la paz porque están supuestamente infiltrados. Se hace difusa la responsabilidad en los hechos y se bloquea la posibilidad de alcanzar una verdad incontrovertible, es la trama de la erosión de la democracia.

Culpable hasta que no demuestres tu inocencia

Tendremos respuesta al dilema de cuánta deliberada tergiversación de la realidad hubo en ese proceso político y cuánto daño irreversible le ha hecho a la democracia más importante del mundo con la siembra de dudas sobre sus instituciones, recordemos que el rasgo más importante del populismo-iliberal contra la democracia es la erosión de su institución invisible más importante: la confianza.

Ordenanzas confiscatorias y la anti economía en Venezuela

Venezuela es un país con una severa crisis económica que también afecta a las alcaldías, la respuesta más fácil es modificar las ordenanzas municipales, subiendo las alícuotas de patente y comercio en niveles confiscatorios, sin darse cuenta se están dañando la base productiva local. Es usual que las alícuotas se presenten en tantos por mil, ya algunas alcaldías han rebasado los niveles de tantos por cien, con aumentos de mas de 700 %. Otra opción es la de la fiscalización intensa de manera de ajustar la alícuota modificando el objeto de la actividad económica hacia aquellas con mayor tributo.