La precedencia de la economía institucional en el discurso de la Asamblea Nacional

an3El tema.

Dos factores son consustanciales en la definición económica del momento como institucional normativo, no como un momento ejecutivo y de Gobierno. Primero, las competencias de una Asamblea Nacional no son las de ejecución de política económica, en nuestro escrito sobre las funciones de la Asamblea Nacional lo tratamos anteriormente (hacer click en: Funciones y alcance de la Asamblea Nacional). Segundo, la economía como disciplina es mucho más vasta y compleja de lo que se cree en nuestro país. Las instituciones son los mecanismos de carácter social, a través de los cuales se organiza y normaliza el comportamiento de los ciudadanos en función del bienestar social. La economía no es solo variables resultado, es también el análisis económico del marco regulatorio.

Impacto regulatorio.

A nivel de impacto regulatorio, no se distingue si la referencia es una institución como el BCV o un actor individual frente a la norma. El impacto regulatorio es la consideración conjetural del cómo las partes interesadas reaccionan ante la regla, sin que existan asimetrías de información e incentivos perversos que afecten la eficiencia del mercado.

Autonomía, legitimidad e independencia de los poderes públicos.

El otro aspecto de la economía institucional es la observancia de la autonomía, la legitimidad e independencia de los poderes públicos, de modo que el riesgo del abuso de poder se diluya en la medida que no exista posibilidad de que una hegemonía se aproveche del poder para corromperse y corromper.

La precedencia de lo institucional y lo conjetural.

La acepción de macrocroeconomía en nuestro discurso se refiere a los equilibrios reguladores de las variables resultado: nivel de precios, tasa de interés, tipo de cambio, tasa de desocupación involuntaria. La macro es sustancial en la formulación de política económica, es condición necesaria, pero no lo es todo, sobre ella tiene precedencia lo institucional y lo conjetural, es la crítica constructiva a la desviación “economicista” de nuestra disciplina.

Si hay responsabilidad a nivel de Asamblea Nacional en tener una propuesta económica de orden institucional y si existe:

  • La del análisis de impacto regulatorio
  • La del logro de la debida autonomía, legitimidad e independencia de los poderes públicos.

Ocurre que el pensamiento económico dominante en Venezuela es macroeconómico, de allí la dificultad para plantear a nivel mediático un discurso desde la perspectiva de la economía institucional o desde las conjeturas propias de la microeconomía que es el terreno de las reformas.

El momento es institucional, no desde ahora, lo es desde el momento que el actual Gobierno destruyó la base institucional del país. En el debate económico se perdió el foco y se centró todo el arsenal cognitivo en la dimensión macro y cuando el problema con precedencia era la asfixia regulatoria y los incentivos perversos, recreados desde la hegemonía de un partido en todos los poderes públicos. El sesgo macroeconómico tomó cuerpo porque también resulta más mediático hablar de variables resultado, opinar en función de lo que el público quiere escuchar y no de las verdades amargas de la realidad.

Las pócimas y panaceas funcionan si y solo si, existe un mínimo de fortaleza institucional. De paso no es tarea de un órgano legislativo ejecutar política económica esa es una función del poder ejecutivo.



Categorías:Política

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: