Colombia y Venezuela: dos realidades diferentes

Colombia y Venezuela: dos realidades diferentes

¿Son democracias similares?

Poderes regulados vs economía regulada

La democracia en Venezuela a lo largo de los últimos cincuenta años ha sido presidencialista, pero desde hace varios lustros prácticamente todos los poderes públicos están bajo control del Gobierno e igualmente las variables resultado: precios, costos y tasa de cambio sufren los impactos de la tutela del Estado.

Por el contrario, en Colombia los últimos veintitrés años se han caracterizado por una profundización de la democracia, con poderes públicos independientes y autónomos, se puede afirmar que el modelo de Colombia es de poderes regulados y el de Venezuela es de economía regulada. Son países vecinos con una institucionalidad diferente.

Francisco José Contreras Márquez

Inestabilidad

Venezuela es un país con el mayor índice de inflación en el mundo, en América Latina es el indiscutible líder. Durante los últimos veintitrés años, el Gobierno ha manejado una cuantiosa renta derivada del negocio petrolero, equivalente a cinco veces y medio el costo de la reconstrucción de Europa luego de la segunda guerra mundial. En nuestro país desde hace unos setenta y siete años sus gobiernos no se han visto obligados a efectuar ningún esfuerzo de productividad fiscal, pues no requirieron una economía eficiente y pujante para extraer renta tributaria, incluso han podido promover un empresariado y una economía informal parasitarios que les sirvan como medio propagandístico. La casi totalidad de los países del mundo están obligados a incentivar la eficiencia y productividad del sector privado de modo que el gobierno pueda obtener por la vía tributaria los recursos necesarios para financiar el gasto público. La historia económica de Colombia y Venezuela van por distintos caminos.

Fuente: https://www.bcv.org.ve, https://www.banrep.gov.co/es

El populismo que se gestó en Venezuela privilegió un perfil esencialmente político en los funcionarios públicos venezolanos: desde las más altas esferas del poder hasta el más modesto funcionario conocen de maniobras políticas, pero prácticamente nada en lo técnico y profesional, de las competencias necesarias para el ejercicio de su cargo público. Mal gasto público, controles, escasez e inflación, en un país que lo importa casi todo, hacen que la imposibilidad del crédito internacional sea una realidad. Por lo tanto, prestarle a Venezuela requiere un mayor costo de deuda y de allí un mayor riesgo soberano (34.691 puntos). El riesgo soberano de Venezuela siempre ha estado por encima del de Colombia (394 puntos), es más durante los últimos años, la brecha entre ambos países se amplió. Definitivamente, Colombia no es Venezuela.

Incertidumbre

Es conveniente que precisar dos categorías económicas, ellas son riesgo e incertidumbre. Cuando una determinada acción puede conducir a varios resultados con una determinada probabilidad, estamos en presencia de un riesgo.

Cuando los posibles resultados de una determinada acción son completamente desconocidos, lo que existe es incertidumbre. Cuando una situación está bajo incertidumbre los valores históricos registrados muestran una variabilidad mayor, cuando estamos bajo incertidumbre un producto puede tener precios diferentes en una misma localidad, cuando hay mayor incertidumbre los precios son inestables, suben y bajan desordenadamente. Desde el punto de vista estadístico a mayor incertidumbre, mayor error de predicción. De modo que Venezuela, no solo, es un país de mayor riesgo, es también un país con mayor incertidumbre. La variación estándar del riesgo soberano de Venezuela es 6.372 veces mayor que el de Colombia. El emprendedor en Venezuela no solo enfrenta un mayor riesgo soberano y una mayor incertidumbre, también debe hacer frente a la erosión monetaria y a la asfixia regulatoria. Igualmente, el panorama inflacionario es lúgubre, la brecha es grande y se amplía en el tiempo. Hasta ahora Colombia solo enfrenta riesgos, Venezuela riesgo e incertidumbre.

Fuente: https://www.jpmorganchase.com/

El comercio binacional

Difícilmente una complementariedad económica, social, cultural y tecnológica pueda ser desplazada por cualquier otra relación, sea con el Caribe, Ecuador, Argentina o Brasil, quienes se suponen podrían llenar el vacío comercial de comercio entre Venezuela y Colombia. Sin embargo, el comercio internacional entre ambas naciones es volátil, es la muestra de la ausencia de coordinación entre sus gobiernos desde hace bastante tiempo.

Semejanzas y diferencias

El único patrón cultural en la gobernanza sudamericana, plena de retórica populista, ha sido el olvido de la pobreza y de la inamovilidad social de la clase media, problemas claves a resolver para el logro del buen emprendimiento y de la justicia social. El éxito económico de nuestros países, cuando se ha hecho presente, siguió abultando la iniquidad y la exclusión, esta es la explicación del arraigo e intensificación del populismo en nuestros pueblos.

No existe evidencia concluyente de que exista el riesgo de la repetición en Colombia de las historias de Cuba, Nicaragua o Venezuela, es más probable que la cultura cívica y política de los colombianos y la superioridad de sus instituciones favorezcan la alternabilidad y transitoriedad de la gobernanza como en el resto de los otros países latinoamericanos.

La regularización de las relaciones comerciales entre Venezuela y Colombia es una obligación moral de quienes poseen poder para restablecerlas. Bloqueos, sanciones y represalias solo han favorecido a traficantes, a lo escondido, a la falta de transparencia y a la perpetuación en el poder de quienes lo ejercen. Las reparaciones de guerra del Tratado de Versalles a Alemania, la asfixia energética de Japón de preguerra, bloqueos y sanciones a Cuba, invasiones, … han precipitado estados de mayor sufrimiento de los más vulnerables y quizás han impactado poco sobre la existencia de los autócratas, dictadores y tiranos.

Autor: Francisco J Contreras M

https://www.linkedin.com/in/franciscojcontrerasm/

http://franciscojcontrerasm.blogspot.com

http://www.prosprev.com/

El ocaso de la clase media venezolana: fuera del mercado automotriz

Un automóvil es en Venezuela un producto importante por variadas razones, entre ellas las siguientes:

  1. Los servicios de transporte público pueden calificarse de escasos, además los que existen en lugar de ser bienes públicos son más bien unos males públicos propagadores de inseguridad y de contaminación, desde acústica hasta ambiental propiamente dicha.
  2. El costo de la gasolina sigue siendo prácticamente nulo (por supuesto a precios internacionales). En América Latina para el 2016 en promedio, el litro de gasolina cuesta 1,23 dólares, en Venezuela es de 6,00 bolívares (la de mayor precio), equivalentes a 0,60 dólares al cambio oficial y 0,01 dólares a la tasa de cambio de 600 Bs./$ .
  3. Al son de la samba va la producción automotriz en Venezuela, del ritmo del precio del petróleo y de la acumulación de reservas internacionales, este periplo objetivamente nos señala que, durante 18 años del socialismo de la abundancia, el país en lo absoluto se liberó de la dependencia del petróleo, todo lo contrario, se hizo más dependiente.

auto_bp_ri_correc

4. El vehículo particular se ha transformado en el bien refugio de valor patrimonial para el venezolano, ha sustituido a los inmuebles, fuera del alcance del poder adquisitivo y sin posibilidades de generar renta. Es posible que a finales de 2016 ya el vehículo esté fuera de alcance de la mayoría de los venezolanos.

5. Por último la posesión de un vehículo es también reflejo de estatus social.

Así que un automóvil es algo de imperiosa necesidad para el venezolano a mismo tiempo que es casi su única opción como resguardo de su patrimonio.

auto_bp_ri_correc_graf

 

 


Durante los últimos 17 años en nuestro país, cuya dinámica política, social y económica ha estado bajo el signo del socialismo del siglo XXI, pueden identificarse tres períodos en el comportamiento del mercado automotriz, los precios del petróleo y las reservas internacionales netas: 1997-2003, 2003-2008 y 2013 a nuestros días.pet_auto_graf

Desde 1997 hasta el 2003, los precios del petróleo se mantienen con una ligera tendencia a la recuperación, en tanto que la venta de vehículos es inestable con tendencia a la baja, por su parte a nivel de reservas internacionales observamos un claro comportamiento de deterioro. El inicio del socialismo del siglo XXI nace en medio de la incertidumbre y la desconfianza.

Entre el 2003 y el 2008, todo mejora, la recuperación del precio del petróleo desde su nivel mas bajo -11 dólares por barril- alcanza los 90 dólares por barril en el 2008, nada mas que 718 % de aumento. Estamos en presencia de un verdadero boom económico con un gran impacto distributivo de la renta petrolera a través del gasto público, pero sin efecto de ampliación de la base productiva del país. Venezuela se transforma en un enorme almacén para el tránsito de productos importados. Es un pueblo iluso que ratifica su decadencia cívica, pues confunde la transitoria alegría de un bienestar con pies de barro, ha comenzado la destrucción de la base productiva del país, la tendencia a importar todo y no producir nada. La obnubilación socialista no deja espacio para la sensatez.

Desde el 2008 a diciembre del 2013, los precios del petróleo siguen aumentando, ahora a menor velocidad, pero la caída de las reservas internacionales y de las ventas de vehículos nos señalan el desborde de un modelo populachero esencialmente asistencialista y distribuidor. Se necesitaría un aumento constante y cada vez mayor del precio del petróleo para el sostenimiento del modelo económico del socialismo del siglo XXI, algo realmente inviable.

Desde el 2013 a nuestros días, es el doloroso despertar de quien se gana la lotería, la dilapida en unos días y termina en una mayor miseria que aquella con la cual inicio su ilusión: escasez extrema, horas y horas en cola en búsqueda de las pocas cosas que ya no es posible producir. De ser el país de Latinoamérica con el mayor índice de vehículos, entre los 15 más grandes, por persona, ha caído al último lugar.

vzla_col_vehi

vzla_col_vehi_graf

El Plan de Reactivación Automotriz.

Para tener esperanza de algún logro futuro debería existir algún esbozo de modelo de transición económica e institucional que permita responder claramente las siguientes interrogantes:

  • De dónde vendrán los recursos en divisas  para la adquisición del componente importado:
    • De ensamblaje de los vehículos.
    • De fabricación del componente nacional de las piezas y partes, donde también se necesitan divisas, allí también aparece el fantasma del componente importado.
  • Dónde están los recursos necesarios para asegurar la puesta a punto de toda la cadena de valor del «cluster» automotriz, desde la extracción de hierro, la industria del acero, la metalurgia y la metalmecánica.
  • Cuáles son las pautas de recuperación de todo el conocimiento, cultura y destrezas laborales perdidas a lo largo de una inducción ideológica de lucha de clases y de incentivos laborales perversos adversos a la productividad.
  • Cómo asegurar flexibilidad y capacidad de respuesta en medio de una maraña de reglas, providencias, reglamentos y leyes que existen en el país.
  • Cómo lograr la confianza requerida para el funcionamiento del mercado con una retórica política de enfrentamientos e insultos sobre la base de la colonización de los poderes públicos.
  • Dónde está ese Plan de Reformas Económicas e Institucionales que vamos a ofrecer a los inversionistas, a los medios financieros y a los organismos internacionales de ayuda para disponer de un flujo de divisas que no poseemos.
  • Cómo va el Gobierno a reorganizar las cuentas presupuestarias para liberar recursos desde la configuración actual hacia una en apoyo a la reactivación, sin un déficit presupuestario abierto.
  • Cuáles serán las pautas de estabilización monetaria para evitar la destrucción de dinero orgánico y la creación de dinero inorgánico.
  • Cuál será el esquema de ajuste de pagos internacionales que evite el mercado negro de divisas y las exportaciones no productivas mediante subvenciones indirectas del componente de costo importado a un tipo de cambio artificioso.
  • Dónde está el plan de subsidios directos transitorios para paliar la crisis alimentaria y sanitaria del país.

Pareciera que el “hombre nuevo de Venezuela no es del abrigo, sino de la incomodidad, donde le maltratan se queda y donde le reconocen se va”

Inflación y crecimiento en Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela: la buena y la mala política pública en números

andina4Entre los países vecinos de Venezuela, hay dos con los cuales se tiene una afinidad ideológica como lo son Bolivia y Ecuador, y otros con los cuales no existe esa relación. Los resultados son paradójicos, pareciera que guardan más relación con la calidad de la política pública que con factores ideológicos. Durante dieciséis años el problema de la inflación es historia en todos los países menos en Venezuela, en materia de inflación uno de esos países, Ecuador, tiene un sistema de ajuste de pagos internacionales dolarizado, Bolivia, Colombia y Perú poseen variantes de un sistema de cambios flexible, en cambio en Venezuela se mantiene un férreo sistema de administración de divisas y de control de cambios.

Con la excepción de Venezuela todos esos países han tenido durante el lapso 16 años ininterrumpidos de crecimiento económico, la diferencia en materia de política económica es que en ninguno de ellos existe un intervencionismo tan extremo como en Venezuela, es la llamada «asfixia regulatoria». La otra discordancia es que en todos esos países los poderes públicos gozan de mayor autonomía, independencia y legitimidad que en Venezuela.

bcepvinftab

col_ec_inf

 

bolperinf

 

veninf

 

bcepvcrec

bolcolcrec

ecpercrec

 

 

colvzlacrec

La paz colombiana y la tragedia venezolana de la imposición a las reglas: «Las razones objetivas del «No»

neopopulismo

De la imposición a las reglas: las razones objetivas del «No»

Gobernar es una tarea compleja, pues la mala y la buena información se han hecho masivas por la vía de las redes sociales y los ciudadanos de los más remotos lugares geográficamente locales tienen un alcance mundial en su visión. El descontento en relación con la democracia es crítico en todas partes. Llegar a acuerdos hoy en día es casi una quimera, el simplismo lógico con el cual la gente rodea de aparente racionalidad sus decisiones, más el imaginario del comportamiento humano consistente en endosar a otros sus responsabilidades, en atribuir los males públicos a supuestos complots, lo complica todo y es la fuente del surgimiento del neopopulismo. Las ideologías dejaron de ser ayuda en la compresión de los hechos para la actuación política y sirven ahora de mascarada para ocultar la mercantilización del terror y del autoritarismo. Este desorden, mayor en unos sitios y menor en otros, crea una confusión que sirve a los mercaderes del terror, del narcotráfico y del esclavismo, oculto en las violaciones de los derechos humanos, para de realizar sus prósperos negocios, estamos frente al advenimiento del neopopulismo que más allá de lo político se ha transformado como el mejor negocio jamás visto. El neopopulismo ha sabido hacer síntesis de todos los males públicos del capitalismo, del socialismo y del fascismo, se ha enquistado en la conducta de las masas desde las más cultas hasta las menos letradas, como para dejar en la incertidumbre un proceso de paz, para bloquear un proceso revocatorio, para la llegada de alguien como Donald Trump a ser candidato a presidente del más poderoso país del planeta, en fin, como para en irreflexiva acción sacar a la Gran Bretaña de la Comunidad Europea.

Hay razones para pensar que el mundo superará ese quiebre en el camino de la democracia, la clave ha sido la fortaleza institucional y el respeto a las leyes. El BREXIT no ha tenido consecuencias catastróficas que el imaginario anticipó, tendrá sus consecuencias de retraso en el federalismo de Europa, pero no lo detendrá. El caso del plebiscito reciente de Colombia cuyos resultados concluyeron en una victoria del «No», su lado malo fue la polarización y su lado bueno es la posibilidad para el gobierno de reparar la falta de inclusión, en el proceso de paz, de una fuerza política importante como la representada por el «Uribismo». En el caso colombiano también la fortaleza institucional y una tradición política de cultura cívica legalista, han mostrado signos de que la barbarie neopopulista puede ser administrada.

Es necesario ir del Gobierno a la Gobernanza. Vale la pena revisar más allá de las pasiones, la paz colombiana y la tragedia venezolana. El caso venezolano, esperemos pase a ser importante para el mundo porque lo es, es quizás del lado de occidente el mayor riesgo de que la anarquía neopopulista pueda consolidarse. Venezuela no posee la fortaleza institucional del primer mundo, ni la de Colombia, donde los actores políticos fundamentales, más allá de lo emocional y lo mediático, someten sus actos finales al imperio de la ley y al respeto de las instituciones.

En el escenario mundial, hay signos que nos señalan que estamos siendo tomados en serio por un actor de influencia mundial y con presencia nacional: la iglesia católica. La designación como Cardenal de Monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, motivó la difamación, la injuria y la ofensa, eso dice mucho de la importancia de esta nominación en la lucha por la reinstitucionalización del país. La segunda nominación importante es la del Sacerdote Arturo Sosa Abascal como Superior General de la Compañía de Jesús durante la XXXVI Congregación General de la Orden. Esta orden católica es un referente político importante, pues la historia siempre la ha tenido presente donde la pobreza, el racismo y la dictadura son situaciones corrientes.

Mis comentarios

Dos visiones de paz

He querido expresar en el orden en que se hicieron las presentaciones, mis sentimientos sobre lo que aprendí en el Foro de ayer. He podido mejorar haciendo las debidas rectificaciones en mi propia conversa sobre la marcha.

El Dr Román Duque Corredor desde su sitio alzó la vista, con tres cuartillas en sus manos, habló como lo hace un maestro desde la sabiduría y la práctica, sin impulsos, pero con el corazón. He procurado comprender las instituciones pues creo que allí reside la esencia de la condición humana, de no ser por esos entes que administran reglas por delegación, quizás no estaríamos conversando el tema.

Román me hizo comprender lo que he leído muchas veces sin alcanzar la conformidad, en pocos trancos me dio la luz: los dilemas de la existencia nos los resuelven, de manera terminante, las leyes de los humanos, trazan el rumbo, pero no su final, en el momento crucial, se hace una pausa para generar unas nuevas reglas pues las que nos trajeron con éxito dieron lugar a otra realidad carente de reglas, reglas que tendremos que crear para no perder nuestra condición de ser que vive en sociedad. Nos movemos desde las prácticas lineales del gobierno a las más complejas de la gobernanza.

Gracias Dr Román Duque Corredor

Colombía de la guerra a la política

El Doctor Nelson Acosta, con el rostro más serio del humor, tan solo requirió dos aclaratorias sobre de lo político y la política, como esas que hacen los verdaderos maestros, nos llevó de una sola vez desde la antropología a la neurociencia. Nos dijo: “El presidente Santos apostó por un relato de sesgo racional y alejado de incitaciones de naturaleza emotiva y moral…, El ex presidente Álvaro Uribe, por el contrario, logró enmarcar la decisión del “NO” de forma emocional y moral: ¿es justo que quienes han matado, violado, mutilado, secuestrado y dañado a tanta gente inocente reciban ahora indulto, poder político, escaños en el Congreso y dinero del pueblo?”

Nelson abordó un tema importante en mi argumentación sobre la importancia de las emociones, de la moral y de la espiritualidad en las decisiones cruciales del ser humano. En mi disciplina es un sujeto de discusión difícil pues la tesis del “homo economicus” racional y amoral es dominante. Es difícil emocionar en mi comunidad y convencer lo suficiente para olvidar un poco que los problemas de hoy son más institucionales que algo que se pueda reducir prescripciones simples de la macroeconomía. Definitivamente hay necesidad de un nuevo relato. Creo que hace falta una aproximación de apostolado para salir del dilema de la actuación “como si se es pueblo” a otra posición lo suficientemente emocionante para convencer que se puede ser mejor pueblo.

Gracias Nelson por el relato

El perdón frente a la justicia

Monseñor José Jimenez nos condujo por los caminos del perdón y de la justicia, con el sextante de los Principios de la Doctrina Social de la Iglesia:

  • Dignidad de la persona humana
  • Primacía del bien común
  • Destino universal de los bienes, solidaridad, y respeto a la propiedad privada
  • Principio de subsidiariedad
  • Participación social
  • Cultura de la vida y de la calidad de vida
  • La existencia de la ley moral

Hice rectificaciones en mi presentación en términos de “perdón sin olvido”, porque el perdón involucra el olvido de todo rastro de resentimiento y vindicta, pero requiere recordar que del dolor se puede aprender y vivir en paz, en amor. El auténtico perdón lleva en sí una detestación de la falta cometida con la resolución de no cometerla a jamás y de someterse a penitencia, a la reparación de los daños.

Gracias Monseñor José Jimenez

Enlace para la descarga del documento:

Las razones objetivas del «No»