Venezuela

La asfixia regulatoria y la vida económica

Es el mecanismo anti frágil de gobernanza que recrea un contexto bajo el cual el sistema opera en las últimas, con un personal mal remunerado, con un limitado del ancho de banda, con fallos recurrentes y masivos de todos los servicios, hay un espacio donde convergen las necesidades de quien requiere un servicio con urgencia y el funcionario arruinado, lo demás se le deja al lector para que saque sus propias conclusiones.

Economía de la felicidad: amar con esperanza y vivir en la bondad

La “esperanza objetiva” es la espera activa, paciente y perseverante fundada en la acción y la consciencia de una actuación benevolente hacia lo que uno encuentra a su alrededor. Las acciones corresponden al momento y a la consciencia de una visión positiva, retadora y posible de un futuro con sentido de propósito.

La “dolarización perversa” y las posibilidades de superación de la debacle socioecómica del país

Igualmente ocurre con las posibilidades de mejorar el contexto monetario-cambiario de Venezuela, siempre está presente el argumento de que el costo político y social impide hacer algo mejor, por ejemplo, la tesis de que el estado venezolano “tendría que recortar brutalmente su gasto, lo que representaría una verdadera debacle política y social”, y uno se pregunta: ¿Será posible sostener o aumentar el gasto público manteniendo el esquema actual de emisión inorgánica e irresponsable de dinero? Es posible hacerlo nominalmente pero imposible en términos reales, en tanto no aumente la oferta de bienes y servicios (producción interna e importaciones) cualquier aumento del gasto público o su sostenimiento se diluye en inflación con efectos reales sobre la actividad económica del país.

La emisión irresponsable de dinero en dos tiempos: 1999-2012 y 2013-01/2021

En ese periplo de desconfianza por asfixia regulatoria con la intencionalidad de perpetuarse en el poder, nos ofrece la certeza del como interactúa la emisión de dinero y el comportamiento del tipo de cambio. Si se allegara a una dolarización plena comenzando con la liberación bancaria para la intermediación financiera en divisas esa presión alcista espasmódica podría ceder.

La historia numérica de la inflación en Venezuela (1831-2020)

Desde 1945 pocos gobiernos califican con una buena gestión, hasta 1974 se puede afirmar que hubo sensatez monetaria y fiscal, a partir de ese momento el desafuero fue cada vez mayor, tanto en el populismo democrático como en su variante socialista iliberal, hoy nos encontramos en una condición de colapso económico. Tanto tiempo con una mala práctica de la política monetaria ha dado lugar a una cultura en la cual el político en funciones de gobierno asume como algo sin consecuencias la emisión irresponsable de dinero, así conozca sus consecuencias, éste es el argumento más contundente en favor de la “dolarización” como único medio de control de esos desmanes.

La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: la actitud activa bajo la incertidumbre

Hay que ejercer la libertad interior de juicio, para ser coherentes no se debe dar igual importancia a un suceso cualquiera como más probable que un evento cierto o menos probable que un evento imposible. Guardar la consistencia sobre la base de consideraciones subjetivas y cualitativas es posible bajo incertidumbre juzgando sobre las desigualdades entre los hechos y no sobre las probabilidades de algo que corresponde al futuro.

La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: el marco referencial

La cultura de destrucción de la esencia de la democracia alcanza sus propósitos cuando el individuo pierde la confianza en sí, en los demás y en las instituciones, es la quiebra moral cuya expresión es la postración y el desaliento social. Nuestro empeño ha sido siempre el de llegar al sufrido con un mensaje que le ofrezca la audacia serena de que es objetivamente posible recuperar y perseguir lo que se desea alcanzar. Ese hálito lo hemos llamado la esperanza objetiva.

La esperanza objetiva para Venezuela 2021 como dispositivo anti frágil frente al populismo iliberal

Nos encontramos en una bifurcación presente en todos los planos existenciales del futuro de la democracia y de la ciudadanía. Uno de los grandes logros de la amenaza populista-iliberal es la confusión y reducción de la condición humana en su capacidad para el discernimiento de la verdad, de su juicio para enfrentar la deliberada distorsión de la realidad y de su libertad para evitar la destrucción del lenguaje con el cual logra acuerdos para enaltecer su trascendencia cívica.

La cultura populista-iliberal se extiende como quiebra de la confianza hacia las redes sociales

Uno de los males globales del populismo-iliberal lo constituye la distorsión deliberada de la realidad y la relativización de la verdad, ejemplo, se puede incitar a los electores a actos violentos difundiendo sin pruebas ni evidencias un fraude y en cuestión de horas llamar a la paz porque están supuestamente infiltrados. Se hace difusa la responsabilidad en los hechos y se bloquea la posibilidad de alcanzar una verdad incontrovertible, es la trama de la erosión de la democracia.

Senderos prospectivos del 2021 para Venezuela – informe final

Hay que explorar posibles cursos de decisiones estratégicas de manera no convencional con pocas variables macroeconómicas y con escasez de información referencial certera.

Los rumores e informaciones que se muestran en las redes no deben ser tomadas como ciertas si no proceden de organismos certificados para ello. Hay que navegar en las redes sociales con la intención de auscultar la intencionalidad del replicador de mensajes pues con una alta probabilidad es una falacia, algo tendencioso y no un dato veraz por sí mismo.

Errores en el planteamiento político sobre la economía venezolana

Creemos que existen fundamentos para la esperanza objetiva desde la responsabilidad moral de cada familia y de cada organización en crear valor para si y para quienes le rodean desde la confianza.
La “dolarización” que hemos calificado como perversa porque permite una ubicua emisión irresponsable de dinero con una acentuación de la miseria, aumento de las desigualdades y una mayor exclusión también ha sido extendida y obligada para el gobierno porque no ha tenido manera de someter a la gente.
El mercado puede ser regulado para el bien común, pero no puede ser sofocado y más allá de todos los obstáculos siempre ofrecerá oportunidades para aquellos que comparten el éxito y que encuentran en que y en quien confiar.

Los senderos prospectivos del 2021 en Venezuela (sexta parte)

Es conveniente una práctica asentada en la conversión de la adversidad en fuente de éxito (anti fragilidad) y no a partir de la aprehensión de la realidad desde una posición de fortaleza o robustez que por definición no existe (resiliencia). Hay que actuar en la búsqueda de hacer más con menos, diferente y mejor con el menor desgaste de energético, pocos recursos financieros y sin errores de conversión de materia (innovación frugal). Es clave encontrar espacios en los cuales la rivalidad pierde sentido como estrategia competitiva.