La imposibilidad técnica de lograr un rendimiento mínimo sobre el capital propio para un emprendedor en Venezuela

¿Es posible invertir en Venezuela?

En Venezuela, la decisión de emprender un negocio por parte de un inversionista rara vez se somete a evaluación previa de factibilidad para determinar si el negocio generará suficiente utilidad para cubrir la expectativa de beneficios del inversionista y el pago del financiamiento de largo plazo sobre los recursos necesarios para dar inicio a una actividad económica.
En nuestro medio es más usual que los promotores asuman un negocio porque intuitivamente consideran que es una buena oportunidad. Hasta el presente, la decisión de invertir en un negocio en este país no ha sido un asunto que haya requerido la evaluación económica del proyecto. En nuestro medio, se confunde la evaluación de factibilidad con herramientas de análisis de resultados en términos de costos y precios.
El mismo Gobierno supone que la variable clave es el margen sobre los costos, el cual no debe superar el 30%. Los propietarios también erróneamente imaginan que el valor de su empresa tiene que ver con ese margen. De manera equivocada afirman: “las proyecciones y las estimaciones de riesgo son cuestiones sin aplicación en el país”.
Nuestro entorno es de una extrema incertidumbre que hace pensar que es una temeridad invertir. El riesgo país (EMBI+) este fin de semana alcanzó 28.316 puntos, es decir 283,16 %. Entre los países emergentes desde hace siete años Venezuela es el lugar más inseguro del mundo. Ese número junto al riesgo del propio emprendimiento definen una tasa de rendimiento mínimo anual sobre 250% en $USD, bien difícil encontrar una iniciativa que alcance ese retorno.
Si se piensa desde la ortodoxia financiera aquí no existe aliciente para el emprendimiento en las condiciones desastrosas de asfixia regulatoria y de irresponsabilidad macroeconómica ante la gran bifurcación civilizatoria del mundo, es la explicación de la huida masiva de la gente y de los recursos desde el país.
Entonces, cómo se explica que aun en esas condiciones adversas existan emprendimientos que no dependen de algún vínculo de conveniencia y preferencia con el gobierno ni con sus aliados de ocasión, las respuestas hay que explorarlas fuera del saber convencional de las finanzas corporativas, es allí el lugar donde nos encontramos en la búsqueda de los signos que orientan el éxito de los auténticos emprendedores.

¿Cuál debe ser la tasa mínima de retorno sobre el capital?

Introducción al tema

Las categorías como margen y utilidad sobre ventas o sobre costos son mediciones para el control de gestión de la empresa, corresponden al análisis de precio, costo y volumen. Son variables que además de servir para evaluar el desempeño, permiten definir estrategias de precio, portafolio de productos y volumen, pero no son las referencias finales para tomar una decisión de emprender o no un negocio.
La decisión de crear una empresa o invertir en ella, es una decisión financiera que requiere utilizar como criterio de evaluación el rendimiento mínimo que se debe esperar de los recursos propios y la capacidad de pago de la deuda de largo plazo.
Ahora cómo estimar la tasa mínima de rendimiento que el inversionista debe establecer como criterio para el inicio, mantenimiento, ampliación o retiro de un negocio; una forma de determinar esa tasa es a través los riesgos que deben ser compensados al inversionista: los riesgos inherentes al negocio y los riesgos de entorno.
Para ello definiremos de la manera más sencilla posible las herramientas con las que trabajaremos. Esas herramientas son: la tasa libre de riesgo, prima de riesgo del mercado, el riesgo sistemático, el riesgo no sistemático y el riesgo país.

La tasa libre de riesgo y la prima de riesgo del mercado

La tasa libre de riesgo es aquella que sin peligro de impago al acreedor. Podemos definir la prima de riesgo del mercado como la diferencia entre la tasa libre de riesgo y el rendimiento mínimo esperado por el inversionista. Por lo tanto, los inversionistas requieren para invertir en una empresa que el retorno esperado sea superior a la suma del rendimiento de una inversión no riesgosa (los bonos del gobierno) más la prima de riesgo del mercado. La suma de la tasa libre de riesgo y la prima de riesgo del mercado, es la tasa mínima de retorno sobre el capital.

El riesgo del mercado, el riesgo sistemático y el no sistemático

En el campo de las finanzas, el uso del término «sistemático» en frases como «el riesgo financiero sistémico» o «crisis financiera sistemática» se refiere al riesgo que afecta a la economía como un todo y no a una empresa o a un sector en particular.
Un riesgo financiero calificado como «sistemático» significa que hay una probabilidad significativa de fracaso bastante importante para todo el sistema financiero, para todos los sectores económicos, en una amplia zona geográfica o incluso a nivel mundial. El riesgo sistemático se propaga por contagio, efecto dominó y cadenas de quiebra, son eventos que pueden conducir al colapso del sistema financiero nacional o mundial.
Riesgo específico o no sistemático depende de la naturaleza de cada empresa en particular: así una empresa puede mostrar una tendencia a la baja, a pesar de que el mercado de valores o las empresas similares estén en alza y de que las condiciones del entorno sean favorables.
Entre los factores de riesgo específicos se incluyen los eventos adversos (huelgas, la gestión de las crisis, los malos resultados anuales), también las buenas noticias (de firmar un gran contrato, productos innovadores, buena perspectiva de negocio). Los eventos que ocurren al azar en una sociedad tienen un impacto sobre las fluctuaciones de precios de acciones (volatilidad), pero no pueden ser anticipados.
En definitiva, el riesgo sistemático se refiere a la incertidumbre económica general, al entorno, a lo exógeno, a aquello que no podemos controlar. El riesgo no sistemático, en cambio, es un riesgo específico de una empresa en particular. El riesgo sistemático es determinante en la estimación de la prima de riesgo del mercado.

El riesgo país y la inestabilidad económica.

Aquel que piensa invertir en un país como el nuestro debe considerar además de la tasa libre de riesgo y de la prima del mercado, el riesgo soberano.
En sentido estricto el riesgo país o riesgo soberano es la probabilidad de que un país deje de pagar su deuda externa. Algunos países pueden representar riesgos mayores para los inversionistas. Riesgo país abarca diversos factores, incluyendo factores políticos, económicos y sociales que pueden causar un riesgo de pérdida en una transacción en un país extranjero. Es independiente de las características específicas del socio comercial (clientes, proveedores), pero vinculada al entorno en el que se efectúe la transacción.

El costo de oportunidad del capital (CAPM: Capital asset pricing model)

La tasa mínima de retorno se le conoce como el costo de oportunidad del capital, en razón de que es una comparación entre retornos de los usos alternativos de los recursos propios.
El costo de capital es la tasa de rendimiento requerida por los accionistas de una empresa con respecto a la que podría conseguir en inversiones alternativas. Se estima utilizando el modelo de CAPM de valoración de activos, según el cual el rendimiento de una inversión es igual a la suma la tasa libre de riesgo más las primas de riesgo del mercado y de riesgo país.

La fuente de información

Hemos utilizado como datos base para dar valores a los parámetros de tasa libre de riesgo, prima del mercado, y volatilidad del mercado, la información que proporciona el Profesor Aswath Damodaran, el su página en internet, el enlace es: http://pages.stern.nyu.edu/~adamodar/.
Para el ajuste del costo de recursos propios tomamos como referencia, el marcador EMBI (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes), el cual es el principal indicador de riesgo país (riesgo soberano) y es calculado por JP Morgan Chase. Es la diferencia de tasa de interés que pagan los bonos denominados en dólares, emitidos por Venezuela, y los Bonos del Tesoro de Estados Unidos, que se consideran «libres» de riesgo.

La tasa mínima de rendimiento para recursos propios en Venezuela

Debido a la inestabilidad sociopolítica la tasa libre de riesgo para Venezuela en dólares americanos es de 286,20%. La tasa libre de riesgo de Venezuela se estima a partir del costo de deuda pública de EEUU, ese costo es de 3,04%, al cual se le debe añadir la prima de riesgo soberano de Venezuela cuyo promedio durante los últimos doce meses es de 283,16%, ambos conceptos suman 286,20%.

Conclusiones

Este análisis nos lleva a concluir que en Venezuela hay pocos alicientes para invertir, dos factores son importantes: el riesgo país y la inestabilidad económica.
Con estabilidad económica, la situación sería otra, pero ello significaría un país sin inflación y sin problemas de ajuste en la balanza de pagos, de ser así bastaría con un rendimiento superior a 10,42%.

En las condiciones actuales es realmente una proeza sostener el patrimonio, las empresas se mantienen e invierten por razones defensivas, hay barreras a la salida para el capital, como el riesgo de confiscación. De modo un emprendedor puede verse obligado a invertir como estrategia para evitar una pérdida mayor por paradas de planta.


Si desea efectuar una estimación con sus propias premisas puede hacerlo a través del enlace siguiente:

Calculadora de Costo de recursos propios

Autor: Francisco J Contreras M

http://ve.linkedin.com/in/fjcontre35/
http://franciscojcontrerasm.blogspot.com/
http://prosprev.com
http://franciscojcontrerasm.com/prospectiva/

La gestión del capital de trabajo bajo condiciones de asfixia regulatoria

La ligera recuperación de la economía proseguirá durante el 2022 y tiene posibilidades de lograr solidez si las demandas de capital de trabajo de las pequeñas y medianas empresas que han sobrevivido al colapso de la nación logran acceder a los excedentes de recursos en dinero que están represados en Venezuela.

En el contexto actual los excedentes financieros que continúan en el país no tienen las posibilidades de protegerse en mercados foráneos por el riesgo que representa hasta el intento de hacerlo y también porque las regulaciones que pesan sobre los mercados financieros internacionales impiden una relación favorable de retorno frente a los costos de transacción y los riesgos de mantener colocaciones en el extranjero.

Es el momento para que a través del mercado de capitales los emprendedores exitosos y las PYMES, que han superado el desastre de la mala política pública y el desorden político del país, puedan asegurar en el corto plazo las operaciones corrientes de manufactura y el mantenimiento de su infraestructura fabril, y en el largo plazo, ampliar sus capacidades y la actualización tecnológica de un mundo que lo exige.

La hazaña de los auténticos emprendedores se hizo a “pulmón propio” con la apuesta de sus recursos y con el ingenio para sacar ventajas de la adversidad -antifragilidad- y no de ensayos fallidos de reproducir y restablecer condiciones del pasado con una intermediación financiera que alimentó la extracción de rentas hacia los mercados financieros de gran retorno en detrimento de la actividad productiva.

Una de las mayores fuentes de preocupación y de problemas en las organizaciones -independientemente de su tamaño- es la falta de recursos para atender los pagos que tienen que ver con su capital de trabajo: salarios, aportes, compra de materiales, pago de servicios públicos, arriendo, impuestos, …, servicio de deuda. En Venezuela, la gestión del capital de trabajo ha sido de importancia crucial desde el año 2016 por la aparición de un estado hiperinflacionario depresivo intermitente, llevado al límite durante el curso de este año 2021 con los eventos siguientes:

Primero, el advenimiento del COVID-19.

Segundo, la escasez extrema de combustible.

Tercero, la asfixia regulatoria.

Cuarto, la destrucción extensa de medios de pago.

Quinto, la desaparición de la intermediación financiera.

Sexto, la demolición de los servicios públicos (agua, energía eléctrica, comunicaciones y salud).

Séptimo, la devastación de la infraestructura física del país.

Todos esos acontecimientos hacen que la emisión irresponsable de dinero continúe siendo el inductor de la inflación, pero ahora con un mecanismo de transmisión que coloca a los ajustes de pagos internacionales como factor coyuntural determinante del estado de la economía, es decir a la tasa de canje del dólar frente al bolívar.

Los aspectos más relevantes en la administración del capital de trabajo son:

Primero, la inminencia de pagos anticipados y ampliados de impuestos indirectos, retenciones, tributos municipales y de otros comprometen absorben los fondos necesarios para el financiamiento de los compromisos laborales y el pago las materias primas e insumos necesarios. 

Segundo, la ruptura de las cadenas de aprovisionamiento, la escasez y las regulaciones en el manejo de inventarios que impiden la optimización de las compras de materias primas e insumos con los problemas adicionales por el cumplimiento de los deberes formales a nivel de registros contables.

Tercero, el encarecimiento generalizado de las actividades comerciales, del transporte y de la distribución debido a las distorsiones derivadas de los incentivos perversos propios de los mercados negros.

Aunque mantener el dinero suficiente para responder por tales pagos no es fácil para las empresas, es posible mejorar esa condición mediante la evaluación del ciclo de caja. En este concepto intervienen tres elementos: días de Inventario, el período promedio de cuentas por cobrar y el período promedio de cuentas por pagar. Veámoslos uno a uno.

Período Promedio de Inventario: Es el número de días que  transcurre, desde cuando llegan las materias primas a la empresa y estas, se transforman en productos terminados listos para la venta, son efectivamente vendidos y entregados a los clientes.

Período Promedio de Cobro: Se define como el número de días  que transcurre, desde la realización de la venta a crédito y el momento en el que se recibe el dinero por el cobro respectivo. Tiempo que, transcurre desde que el producto ha sido vendido hasta que se efectúa el pago correspondiente por parte del cliente.

Período Promedio de Pago. Es el numero de días transcurridos, desde el momento en el cual se compran a crédito las materias  primas y el momento en el cual se pagan, también es necesario incluir las erogaciones por servicio de deuda, pago de impuestos y de otros insumos necesarios para la producción.

La solución

En una organización que realiza una actividad rentable con dificultades liquidez en el corto plazo, porque ejecuta pagos en el presente cuyos retornos ocurren en lapsos superiores a tres meses, la solución consiste en el logro de fondos líquidos mediante la intermediación financiera bancaria o a través del mercado de capitales por medio de la identificación del ciclo de caja de la organización y la demostración de capacidad de pago con un presupuesto de efectivo que permita el financiamiento de esa falta de correspondencia entre los pagos e ingresos.

Ciclo de caja

Hoja de ruta para completar la propuesta

Se necesita la siguiente información:

Primero, una hoja de cálculo con una estructura de costos por mes correspondiente al ciclo de caja de las operaciones de la empresa, es decir entre el momento que se activa la producción de un lote de productos y el momento en que la empresa cobra el total de las ventas del lote.

Segundo, de igual forma los movimientos de efectivo que si bien no forman parte de los costos si significan una necesidad de recursos financieros (impuestos, amortización de prestamos por ejemplo).


Utilidad en línea para simulaciones: Tabla de evaluación de ciclo de caja
Archivo de audio.

Ir a descargar

Evaluación de coyuntura: riesgo soberano y rendimiento equivalente entre Colombia y Venezuela (2015)

Extracto

Venezuela es un país con una dotación pletórica de recursos naturales pero con escasas libertades cívicas y económicas e instituciones dependientes y bajo control gubernamental. Colombia es un país con una menor dotación de recursos naturales pero con mayores libertades cívicas y económicas e instituciones autónomas e independientes del poder central. En términos de expectativas para el emprendedor, el resultado es paradójico: Para igualar el rendimiento esperado de una inversión en Colombia, nominalmente al cierre del 2015, en Venezuela el inversionista debió en promedio alcanzar una ganancia de 292,55 puntos más sobre el rendimiento esperado por un inversionista en Colombia,  prima de diferencia entre 305,16% (Venezuela) y 12,61% (Colombia).

DEFINICIONES Y CATEGORÍAS

EMBI

El Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) es un indicador de la rentabilidad total de los instrumentos de deuda externa negociados, denominados en dólares americanos, en los mercados emergentes. El índice EMBI regularmente cubre bonos Brady denominados en US dólares y eurobonos. Con el EMBI + el índice se extiende a los Mercados Emergentes. En sus inicios para 1992, el EMBI+ abarcaba sólo los bonos Brady. El EMBI+ para deuda externa es el Índice Global EMBI de JP Morgan.
Además de servir como punto de referencia, el EMBI + ofrece a los inversores una definición del mercado de los mercados emergentes de deuda en moneda externa, una lista de los instrumentos negociados, y una compilación de sus términos.

Cuando al día 2 de marzo del 2016 el EMBI+ de Venezuela alcanza 3.260,12 puntos básicos, se debe interpretar que los bonos de deuda externa venezolana están pagando 32,60 % adicional al rendimiento de los bonos del tesoro de Estados Unidos. Esa prima adicional es una compensación por la probabilidad de incumplimiento de pagos del Gobierno de Venezuela. Para concurrir a los mercados internacionales en búsqueda de crédito, nuestro país debería dar un gran descuento sobre los bonos de manera de asegurar un rendimiento de 35,6% al inversionista o prestatario.

Economía regulada vs poderes regulados

Venezuela a lo largo de los últimos cincuenta años ha sido un país presidencialista, pero durante los últimos quince años, prácticamente todos los poderes públicos están bajo control del Gobierno e igualmente las variables resultado: precios, costos y tasa de cambio están bajo la tutela del Estado.

En Colombia, por el contrario los últimos quince años se han caracterizado por una profundización de la democracia, con poderes públicos independientes y autónomos, se puede afirmar que el modelo de Colombia es de poderes regulados y el de Venezuela de economía regulada.

Costo de recursos propios

El Modelo de Valoración del Precio de los Activos o Capital Asset Pricing Model (conocido como modelo CAPM) es una de las herramientas más utilizadas en el área financiera para determinar la tasa de retorno requerida para un cierto activo. De la manera más sencilla nos sirve para estimar cuánto debe esperar un emprendedor como retorno de lo invertido en una empresa.

CAPM calcula la tasa de rentabilidad apropiada y requerida para descontar los flujos de caja proyectados futuros que producirá un activo, dada la apreciación de riesgo que tiene ese activo.

El primer componente, es el riesgo que el inversionista asume cuando la rentabilidad del activo puede variar por razones atribuibles directamente a la gestión de la firma, la competencia o la aparición de nuevas tecnologías. El segundo componente, es el riesgo que se corre, debido a que la empresa opera en un entorno socio-económico dado.

Así por ejemplo, si usted realiza una inversión en una empresa que opera en Venezuela, la probabilidad que la rentabilidad de esa inversión sea diferente a la que espera obtener es la suma del riesgo único y del riesgo de mercado. En otras palabras usted espera recibir una compensación que cubra el riesgo de operar en un ambiente sociopolítico y económico como el de Venezuela y por la gestión de la empresa.

Inflación y riesgo soberano

Venezuela es un país con uno de los mayores índices de inflación en el mundo, en América Latina es el indiscutible líder. Durante los últimos quince años el Gobierno ha manejado una cuantiosa renta derivada del negocio petrolero, equivalente a cinco veces y medio el costo de la reconstrucción de Europa luego de la segunda guerra mundial.

El Gobierno venezolano no se ha visto obligado a efectuar ningún esfuerzo de productividad fiscal pues no requiere de una economía eficiente y pujante para extraer renta tributaria, incluso puede promover un empresariado y una clase trabajadora  parasitarios que les sirvan como medio propagandístico electoral.

La casi totalidad de los países del mundo están obligados a incentivar la eficiencia y productividad del sector privado de modo que el gobierno pueda obtener por la vía tributaria los recursos necesarios para financiar el gasto público.

Bajo el socialismo del siglo XXI, es compatible el perfil esencialmente político de los funcionarios públicos venezolanos con la cultura de gestión del gobierno: desde el presidente hasta el más modesto funcionario conocen de maniobras políticas pero prácticamente nada, en lo técnico y profesional, de las competencias necesarias para el ejercicio de su cargo público.

Mal gasto público, controles, escasez e inflación, en un país que lo importa casi todo, hacen que el riesgo de incumplimiento de pagos internacionales sea una realidad, es muy factible que ya se esté incumpliendo. Por lo tanto, prestarle a Venezuela requiere un mayor costo de deuda y de allí un mayor riesgo soberano.

RIESGO PAÍS, INFLACIÓN Y COSTO DE RECURSOS PROPIOS

Riesgo soberano

La tabla a continuación valida lo afirmado en párrafos anteriores, el riesgo soberano de Venezuela siempre ha estado por encima del de Colombia, es más durante los últimos años, tiende a ampliarse la brecha entre ambos países.Colven01

Colven02

Incertidumbre

Es conveniente precisar dos categorías económicas, ellas son riesgo e incertidumbre. Cuando una determinada acción puede conducir a varios resultados con una determinada probabilidad, estamos en presencia de un riesgo. Cuando los posibles resultados de una determinada acción son completamente desconocidos, lo que existe es incertidumbre.

Cuando una situación está bajo incertidumbre los valores históricos registrados muestran una variabilidad mayor, cuando estamos bajo incertidumbre un producto puede tener precios diferentes en una misma localidad, cuando hay mayor incertidumbre los precios son inestables, suben y bajan desordenadamente. Desde el punto de vista estadístico a mayor incertidumbre, mayor error típico.

No solo Venezuela es un país de mayor riesgo, es también un país con mayor incertidumbre. El error típico de Venezuela es 385% mayor que el de Colombia.

Colven03

Inflación

El emprendedor en Venezuela no solo enfrenta un mayor riesgo soberano, una mayor incertidumbre, también debe hacer frente a la inflación. Igualmente el panorama inflacionario es lúgubre, la brecha es grande y se amplía en el tiempo.Colven04

Colven05

Tasa equivalente de rendimiento mínimo

Cada una de las variables analizadas anteriormente tiene un efecto mensurable en términos de expectativas de negocios. Nominalmente, en cada momento el rendimiento esperado en Venezuela debe cubrir una brecha entre 12,61% (Colombia) y 305,16% (Venezuela), un emprendedor en Venezuela a diciembre del 2015 debió ganar 292,55% más por cada unidad monetaria que su homólogo en Colombia.

Venezuela vive sus momentos más aciagos de su existencia.

Estime usted mismo el impacto de la hiperinflación sobre sus ingresos

Extracto.                                    

La inflación en Venezuela medida a través del índice nacional de precios es la parte visible de un mal mucho mas profundo. Los controles de precios hacen que la inflación se desdoble en escasez y en un costo mayor por búsqueda y espera en colas para realizar cualquier compra. Desde Diciembre 2015 hasta Enero 206 no se publicó información oficial sobre la inflación, desde marzo del 2014 no se ofrece información sobre los niveles de escasez, tampoco hay investigaciones sobre el costo social implícito en la búsqueda y espera en colas. El aumento de la liquidez monetaria, la paulatina reducción de las reservas internacionales netas y un riesgo país en alza, constituyen todo un cuadro de sostenimiento de la inflación. Esa endemia venezolana tiene su origen en: el mal gasto público y el déficit fiscal financiados con emisión inorgánica de dinero, a las cuales se añaden en Venezuela dos poderosas fuentes propagadoras: la asfixia regulatoria y los incentivos perversos de la mala política pública. Los impactos del estallido inflacionario son:

  • El costo de búsqueda.
  • El costo de espera en colas.
  • El costo inducido por la escasez.
  • La erosión monetaria del salario por inflación.

Sigue leyendo «Estime usted mismo el impacto de la hiperinflación sobre sus ingresos»