La gestión del capital de trabajo bajo condiciones de hiperinflación y de caída recesiva

El problema

Una de las mayores fuentes de preocupación y de problemas en las organizaciones -independientemente de su tamaño- es la falta de recursos para atender los pagos que tienen que ver con su capital de trabajo: salarios, aportes, compra de materiales, pago de servicios públicos, arriendo, impuestos,…, servicio de deuda. En Venezuela, la gestión del capital de trabajo ha sido de importancia crucial desde el año 2016 por la aparición de un estado hiperinflacionario depresivo intermitente, llevado al límite durante el curso de este año 2020 con los eventos siguientes:

Primero, el advenimiento del COVID-19.

Segundo, la escasez extrema de combustible.

Tercero, la asfixia regulatoria.

Cuarto, la destrucción extensa de medios de pago.

Quinto, la desaparición de la intermediación financiera.

Sexto, la demolición de los servicios públicos (agua, energía eléctrica, comunicaciones y salud).

Séptimo, la devastación de la infraestructura física del país.

Todos esos acontecimientos hacen que la emisión irresponsable de dinero continúe siendo el inductor de la inflación, pero ahora con un mecanismo de transmisión que coloca a los ajustes de pagos internacionales como factor coyuntural determinante del estado de la economía, es decir a la tasa de canje del dólar frente al bolívar.

Los aspectos más relevantes en la administración del capital de trabajo son:

Primero, la inminencia de pagos anticipados y ampliados de impuestos indirectos, retenciones, tributos municipales y de otros comprometen absorben los fondos necesarios para el financiamiento de los compromisos laborales y el pago las materias primas e insumos necesarios. 

Segundo, la ruptura de las cadenas de aprovisionamiento, la escasez y las regulaciones en el manejo de inventarios que impiden la optimización de las compras de materias primas e insumos con los problemas adicionales por el cumplimiento de los deberes formales a nivel de registros contables.

Tercero, el encarecimiento generalizado de las actividades comerciales, del transporte y de la distribución debido a las distorsiones derivadas de los incentivos perversos propios de los mercados negros.

Aunque mantener el dinero suficiente para responder por tales pagos no es fácil para las empresas, es posible mejorar esa condición mediante la evaluación del  ciclo de caja. En este concepto intervienen tres elementos: días de Inventario, el período promedio de cuentas por cobrar y el período promedio de cuentas por pagar. Veámoslos uno a uno.

Período Promedio de Inventario: Es el número de días que  transcurre, desde cuando llegan las materias primas a la empresa y estas, se transforman en productos terminados listos para la venta, son efectivamente vendidos y entregados a los clientes.

Período Promedio de Cobro: Se define como el número de días  que transcurre, desde la realización de la venta a crédito y el momento en el que se recibe el dinero por el cobro respectivo. Tiempo que, transcurre desde que el producto ha sido vendido hasta que se efectúa el pago correspondiente por parte del cliente.

Período Promedio de Pago. Es el numero de días transcurridos, desde el momento en el cual se compran a crédito las materias  primas y el momento en el cual se pagan, también es necesario incluir las erogaciones por servicio de deuda, pago de impuestos y de otros insumos necesarios para la producción.

La solución

En una organización que realiza una actividad rentable con dificultades liquidez en el corto plazo, porque ejecuta pagos en el presente cuyos retornos ocurren en lapsos superiores a tres meses, la solución consiste en el logro de fondos líquidos mediante la intermediación financiera bancaria o a través del mercado de capitales por medio de la identificación del ciclo de caja de la organización y la demostración de capacidad de pago con un presupuesto de efectivo que permita el financiamiento de esa falta de correspondencia entre los pagos e ingresos.

Ciclo de caja

Hoja de ruta para completar la propuesta

Se necesita la siguiente información:

Primero, una hoja de cálculo con una estructura de costos por mes correspondiente al ciclo de caja de las operaciones de la empresa, es decir entre el momento que se activa la producción de un lote de productos y el momento en que la empresa cobra el total de las ventas del lote.

Segundo, de igual forma los movimientos de efectivo que si bien no forman parte de los costos si significan una necesidad de recursos financieros (impuestos, amortización de prestamos por ejemplo).


Utilidad en línea para simulaciones: Tabla de evaluación de ciclo de caja
Archivo de audio.

Ir a descargar



Categorías:Control de Gestión, Economía, Finanzas

Etiquetas:, , ,

1 respuesta

  1. Excelente información! Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: