Plan de Reformas Económicas e Institucionales para Venezuela – Segunda parte

Equilibrios Macroeconómicos.

Sobre el primer equilibrio monetario: el ajuste de pagos internacionales.

Ante el desorden cambiario y la mala praxis gubernamental en Venezuela

Las variables macroeconómicas no se pueden amordazar a través de controles directos determinando su valor, esta práctica solo puede dar resultado en tiempo real, pero no de manera permanente.
La tasa de cambio es una variable resultado de la buena o mala gestión de la política económica del Gobierno. El mercado de divisas bajo esquemas de control cambiario da lugar a mercados negros. El desorden cambiario no tiene otro responsable que los Gobiernos cuando intentan administrar la economía mediante decretos.
La fijación del valor de transacción de cualquier mercancía depende de su escasez relativa, cualquier intento por fijar el precio, lejos de controlarlo lo hace difuso dando como resultado un valor superior al existente al de un mercado libre y sin trabas.
Cuando un gobierno pretende que en las empresas se registre como referencia de costo un valor diferente al que realmente les ha costado proveerse para importar, les están obligando a vender sus productos por debajo del costo lo cual conduce a la quiebra.

Las condiciones mínimas de sensatez que jamás se han cumplido en la práctica de la política monetaria, cambiaria y fiscal de Venezuela

Primero, la unificación del mercado de divisas con un valor cercano al deterioro del Índice de Nacional de Precios, ajustado por el Índice de Precios Ponderados de los países con quienes se tiene el mayor valor de comercio internacional, tomando como base el año mas reciente durante el cual el tipo de cambio fue libre.

Segundo, la promoción de un mercado legítimo y libre de divisas, en el cual participaría el BCV ofertando y comprando divisas para evitar fluctuaciones extremas en ese mercado.

Tercero, el suministro de toda la información estadística sobre la economía venezolana, desde el Índice Nacional de Precios al Consumidor, Balanza de Pagos hasta la de los detalles de las Cuentas Nacionales.

Cuarto, la práctica de regulaciones con influencia indirecta sobre todos los mercados (de cambios, de precios de bienes y servicios, monetarios y laborales) a través de políticas económicas con evaluación previa de impacto regulatorio, es decir libres incentivos perversos por asimetrías de información o por actuación interesada de los administradores de la política económica.

Quinto, el fortalecimiento institucional del país asegurando la existencia de poderes públicos independientes, autónomos y legítimos. En el caso del poder ejecutivo garantizando la no perpetuación en el poder del presidente y su gabinete.

En Venezuela desde 1974 ha prevalecido como cultura la creencia de que es posible la manipulación de la de cambio y la emisión irresponsable de dinero como dispositivos para promover el desarrollo económico, la evidencia estadística ha validado de manera incontrovertible que solo han servido para alimentar la inflación y la extracción de rentas desde los sectores productivos hacia el gobierno y sus aliados circunstancia.

¿Por qué es insuficiente un ajuste del tipo de cambio en ausencia de Reformas Económicas e Institucionales de naturaleza microeconómica?

Los esquemas en los cuales la depreciación o la devaluación del tipo de cambio se quedan rezagadas con relación a la inflación, tienen por efecto la crisis comercial de la Balanza de Pagos, pues los productos de importados tienden a abaratarse en comparación con los nacionales. Como la historia lo confirma y también lo predice la teoría, mientras más se difiere el ajuste, más se deteriora la imagen internacional del país, es así como una segunda fuerza negativa se superpone a la crisis comercial, una débil cuenta de capitales y bajo aliciente para la captación de ahorros externos para la inversión interna.
Hay que comprender que las políticas macroeconómicas de ajuste son respuestas coyunturales que tan solo permiten un respiro mientras se afinan las verdaderas estrategias económicas, políticas y sociales que den frente a los problemas de fondo del país. Que, si no se logra el consenso, el apoyo, la sinergia y la movilización de la mayoría de los venezolanos en pro de un proyecto de país, las políticas de ajuste no resuelven, más bien agudizan el problema.
Es usual creer que al depreciar o devaluar el signo monetario se encarezcan las importaciones y se abaraten las exportaciones, es corriente escuchar en nuestro país que no es posible exportar productos no tradicionales porque la moneda está sobrevaluada, así de fácil se concluye que al aumentar lo exportado y disminuir lo importado se revierte la salida de divisas y se relanza el desarrollo económico. Sin embargo, este argumento tropieza con varios obstáculos:

Primero, los productos de exportación, en un mundo globalizado, tienen un componente importado, muchas veces nada despreciable;

Segundo, los precios de los componentes nacionales a la larga se ajustan en alguna proporción de la depreciación. Peor aun, muchos productos con ventajas comparativas de costos se ajustan de forma instantánea con el tipo de cambio, tal es el caso de los productos siderúrgicos en Venezuela. A la larga la depreciación requiere, luego de ajustes sucesivos de precios, nuevas depreciaciones.

PREI3

Secuencia “recesiva” e inflacionaria de una devaluación o depreciación sin reformas económicas e institucionales

En países grandes estas medidas son mas eficaces ya que su gran volumen de comercio afecta los precios internacionales, cuando dejan de importar, los precios en el mercado mundial caen, con lo cual el costo de producir una unidad de poder adquisitivo extranjero también se reduce, es el caso de China en la explicación de la caída del precio del petróleo toda vez que redujo su volumen de comercio y de EE. UU. con el aumento de la producción petrolera. Para Venezuela en su condición de país pequeño esos efectos no existen.
Nuestra tesis es que este tipo de política tiene menos efectividad en países como el nuestro, solo ofrecen un segundo aire, que debe ser sabiamente aprovechado para lanzar un verdadero proyecto de país por medio del concurso de todos los venezolanos y no como esta ocurriendo con una lucha fratricida, donde unos pocos quieren imponer a los demás, proyectos políticos cargados de una ideología fracasada, de revanchismo, resentimiento y odios.
El único ganador con políticas de ajustes fundadas en el tipo de cambio resultan ser los gobiernos que, gracias a las mal llamadas ganancias cambiarias, pueden compensar monetariamente las insuficiencias fiscales, esta política permite aumentar el gasto público sin medidas impopulares como el aumento de los tributos. Sin embargo, a la larga el efecto inflacionario resulta mayor y más perjudicial para los quienes tan solo derivan sus ingresos del trabajo. Más temprano que tarde la gente percibe que aun cuando sus ingresos aumentan, paradójicamente compran menos que cuando ganaban menos, la presión social no se hace esperar y la inestabilidad política se acrecienta, la confianza se desvanece, los capitales buscan refugio seguro fuera del país
.

PREI4

Secuencia microeconómica de una depreciación o devaluación en ausencia de reformas económicas e institucionales

Se cierra un círculo causal acumulativo que necesita, como la droga para el adicto, más depreciación o devaluación y la vorágine sigue, muy pocos se benefician de ello: los funcionarios públicos que poseen información que el resto no tiene y actúan estratégicamente a favor de sus propios intereses sean pecuniarios, políticos o electorales. Otros tal vez puedan compensar el proceso y hasta ganar, como las grandes empresas con las cuales el Gobierno conviene tratos para mantener alguna fachada de éxito, las empresas que han vivido bajo la sombra protectora del estado, con la excepción de esta simbiosis perversa, el resto, la inmensa mayoría se hunde económicamente y acelera su tránsito hacia la miseria, de nuevo el protagonista de nuestra conversación: la pobreza.

PREI6


Archivo de audio:
Ir a descargar


Categorías:Análisis de Entorno, Economía

Etiquetas:, ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. Venezuela: La necesidad de estabilizadores automáticos y de mecanismos de detección temprana de necesidades de cambio e innovación – Prospectiva y Previsión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: