Perspectivas 2021 de Venezuela

La “dolarización perversa” y las posibilidades de superación de la debacle socioecómica del país

Igualmente ocurre con las posibilidades de mejorar el contexto monetario-cambiario de Venezuela, siempre está presente el argumento de que el costo político y social impide hacer algo mejor, por ejemplo, la tesis de que el estado venezolano “tendría que recortar brutalmente su gasto, lo que representaría una verdadera debacle política y social”, y uno se pregunta: ¿Será posible sostener o aumentar el gasto público manteniendo el esquema actual de emisión inorgánica e irresponsable de dinero? Es posible hacerlo nominalmente pero imposible en términos reales, en tanto no aumente la oferta de bienes y servicios (producción interna e importaciones) cualquier aumento del gasto público o su sostenimiento se diluye en inflación con efectos reales sobre la actividad económica del país.

La historia numérica de la inflación en Venezuela (1831-2020)

Desde 1945 pocos gobiernos califican con una buena gestión, hasta 1974 se puede afirmar que hubo sensatez monetaria y fiscal, a partir de ese momento el desafuero fue cada vez mayor, tanto en el populismo democrático como en su variante socialista iliberal, hoy nos encontramos en una condición de colapso económico. Tanto tiempo con una mala práctica de la política monetaria ha dado lugar a una cultura en la cual el político en funciones de gobierno asume como algo sin consecuencias la emisión irresponsable de dinero, así conozca sus consecuencias, éste es el argumento más contundente en favor de la “dolarización” como único medio de control de esos desmanes.

La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: la actitud activa bajo la incertidumbre

Hay que ejercer la libertad interior de juicio, para ser coherentes no se debe dar igual importancia a un suceso cualquiera como más probable que un evento cierto o menos probable que un evento imposible. Guardar la consistencia sobre la base de consideraciones subjetivas y cualitativas es posible bajo incertidumbre juzgando sobre las desigualdades entre los hechos y no sobre las probabilidades de algo que corresponde al futuro.

La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: el marco referencial

La cultura de destrucción de la esencia de la democracia alcanza sus propósitos cuando el individuo pierde la confianza en sí, en los demás y en las instituciones, es la quiebra moral cuya expresión es la postración y el desaliento social. Nuestro empeño ha sido siempre el de llegar al sufrido con un mensaje que le ofrezca la audacia serena de que es objetivamente posible recuperar y perseguir lo que se desea alcanzar. Ese hálito lo hemos llamado la esperanza objetiva.

Los senderos prospectivos del 2021 en Venezuela (quinta parte)

Honestidad, trabajo, cumplimiento de códigos éticos y morales (en tanto exista precariedad institucional), respeto a la dignidad de las personas sin agresividad ni sometimiento, reconocimiento del otro como similar.
Son estos los “recursos” realmente escasos y de mayor repercusión creadora de valor en un momento de reducción extrema de la dimensión de la demanda y de la oferta, únicamente sobrevive con sostenibilidad aquello fundado en valores, sabiduría y perseverancia con sentido de propósito e inspiración.