El emprendimiento como alternativa para las familias que se quedan en el país

La sensatez

Hemos entrado en Venezuela en una fase donde aparece como factor crucial de la crisis la quiebra moral y desconfianza hacia la acción política con una recuperación económica cuyo sostenimiento post hiperinflacionario está sujeto al control de la emisión irresponsable de dinero, a la liberación de la intermediación bancaria y a la cesación paulatina de la asfixia regulatoria, es un estado de incertidumbre con riesgo de depresión económica.

Las familias cuya decisión es quedarse en el país, en medio de la incertidumbre, han sido tentadas por las actividades del sector informal y por los cambios de trabajo hacia sectores vinculados con los mercados negros. Consideramos que es la hora de conservar el puesto de trabajo haciéndolo mejor o de explorar de espacios para el emprendimiento frugal con base en las capacidades de la persona.

Se escucha en nuestro medio con mucha frecuencia:

«Eso es lo que te pagan, mejor lavamos carros y nos ganamos en un día lo que te ganas en un mes».

«Mi vecino se está dando vida, desde que se metió en la informalidad, le sobra de todo».

«Me voy porque me están ofreciendo más».

Las dificultades

Son los tiempos de las dificultades, de tomar buenas decisiones y no de dejarse arrastrar por las reacciones al abrigo de las emociones irreflexivas. Hemos podido observar mucha gente que actúa comprometiendo su futuro apresuradamente bajo el supuesto de que las dificultades del ahora y las condiciones del ambiente serán permanentes, cuando todo lo contrario lo que estamos viviendo es la antesala de algo que vendrá que no será precisamente lo que acontece.

No podemos negar las condiciones extremas que actualmente presenta el país trastocando la cotidianidad de la existencia del venezolano, entre esas condiciones objetivas están:

  • La severa reducción del poder adquisitivo y de la noción sobre cuál es el valor de lo que una persona percibirá en ingresos durante el mes.
  • La dislocación de la rutina con una pérdida de tiempo en tareas que para nada agregan valor escuchando rumores, quejas y todo tipo de mensajes distractores.
  • La disminución del tiempo útil de la vida profesional para generar resultados económicos, espirituales y de esparcimiento realizador.
  • El aumento de la inseguridad en todos los planos de la existencia: la personal, la emocional, la afectiva, la económica, …, la laboral.
  • El rompimiento del sentido de pertenencia.

Es conveniente tener conciencia e internalizar adecuadamente esas condiciones, de manera que la persona y su grupo familiar puedan sobreponerse a la adversidad. Lo que sí está al alcance del aquí para evitar la pérdida de la autoestima y la quiebra del plan de vida, es la profunda reflexión a nivel del grupo familiar considerando los siguientes aspectos:

  • Hay que asumir lo que está aconteciendo como un momento de la existencia familiar producto de una transición, no como algo que permanecerá o se perpetuará.
  • No hay que sentirse deshonrado, si se pierde la fuente de ingresos o se queda sin empleo, no se retraiga, manténgase en contacto con sus amigos y familiares. El que pueda sobreponerse depende esencialmente de uno mismo.
  • Se requiere aceptar lo que está ocurriendo, los sentimientos que genera, concédase sentirse mal y comparta el trance con alguien de confianza.
  • Busque apoyo en su entorno cercano, cuide su salud física, su equilibrio emocional y el de quienes le rodean, mientras pueda coma bien, ejercítese, descanse, haga paradas, le ayudarán a reducir el estrés.
  • Dese una pausa larga para rehacer su plan familiar, reorganizar su economía, formular su dispositivo de acciones y retomar el control emocional de su vida, sea lo que sea el futuro depende de usted, entre en confianza.
  • Alargue su horizonte buscando las oportunidades que existen en lo que le acontece.
  • Hay que alertas y conscientes de que dadas las circunstancias el imaginario popular es el terreno fértil para la creación de todo tipo de especulaciones y rumores, ellos se propagan instantáneamente y en ausencia de validación objetiva, son las mayores fuentes de pérdida de energía vital, de autoestima y de confianza, es el peor camino para darle sentido a la vida.
  • Evalúe e indague antes de tomar acciones apresuradas comprando lo que no necesita, adquiriendo cosas sin evaluación previa, acumulando irreflexivamente inventarios porque lo dijo un experto, su vecino o los medios. Detenga la premura, distinga entre el deseo, la emoción y la evasión frente a las necesidades reales y la conveniencia del uso en extremo cuidado de lo poco que tiene como medio de pago.

Explorar espacios para el emprendimiento

  • Buscar oportunidades en la adversidad:
  • Trabajar con socios innovadores.
  • Fortalecer la confianza.
  • Actuar con sentimiento y entusiasmo.
  • Desplegar el espíritu de trabajo en equipo «team work».
  • Pensar diferente y mejor.
  • Promover la ingeniosidad: imaginar soluciones sostenibles.
  • Hacer más y mejor con menos.

Consolidar las fortalezas

  • Convierta el dinero excedente al financiamiento de las transacciones corrientes y de previsión en activos productivos:
    • De manera transitoria hasta identificar una oportunidad para el emprendimiento, proteja los recursos patrimoniales en forma de activos con riesgo mínimo de pérdida anticipada de capital, tales como joyas, oro, obras de arte, terrenos, vivienda o en materias primas.
    • Al identificar oportunidades para el emprendimiento, aplique los excedentes en activos que reproducen renta y capital.
  • Desarrollar el talento:
    • Aproveche las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos.
    • Capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza.

Identificar oportunidades

Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios más pertinentes en términos de uso, más baratos, más durables, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales.

Las limitaciones económicas que enfrenta el país van a crear espacios para las actividades de mantenimiento, de reciclaje y de transformación de equipos y herramientas en recursos con propiedades de uso amplio y diverso. El mismo abandono por parte del estado puede ser la ocasión para ofrecer bienes y servicios que antes no era posible realizar.

Este tema es una variante de un artículo similar para coyuntura hiperinflacionaria:

https://wp.me/pulKM-3JI