La defensa en manos de la tercera juventud puede ser exitosa

Es un resultado de la esperanza objetiva que no se quiere reconocer, es la diáspora hacia el interior de cada uno, curtida en una existencia con sentido de propósito de algún proyecto vital.

Es la última línea de defensa de un país, en el límite de una forma de vida que fracasó, donde se recrea la dignidad del vivir en las manos de los alfareros que no partirán y su sentido de propósito asentado en:

Primero:
Un saber hecho en la práctica a fuerza del conocimiento y del ensayo y error. Poseen historias, logros, reveses y siempre tienen el sentimiento de una segunda oportunidad que nunca les falta.
Segundo: No comienzan desde cero y tampoco creen estar en el final, viven lo único que existe: el día de hoy, siempre tienen el tiempo.
Tercero: Saben que las cosas se logran con esfuerzo, tenacidad y perseverancia.
Cuarto: Poseen un autoconocimiento de los aspectos más importantes a la hora de una iniciativa.
Quinto: Tienen la experiencia vital que se ganan con los años.
Sexto:

Asumen la libertad, el coraje, otras virtudes y aun poseen los arrestos para romper con los estereotipos sociales como siempre lo hacen.

Hay signos de una recuperación moral y económica que emerge, en silencio, desde gente en búsqueda de su mundo mejor, en armonía con el medio ambiente y con la singularidad de ser diferentes, tolerantes y solidarios con los demás.

Durante meses de trabajo de campo hemos observado en granjas, sembradíos, vegas, lomas y esteros que las desavenencias familiares, la carencia de relevo generacional y una cultura comercial rentística constituyen un problema tan grave para el sostenimiento de la pequeña y mediana empresa como la propia asfixia regulatoria y los males públicos derivados de una gobernanza carente de alicientes para la creación de valor.


Estamos retomando parte de otros relatos que la gente bendijo como consejo de los mayores, con base en lo que tienen al alcance de las manos y muy pendientes de eventos que desde la brisa se intercalan como oportunidades que no se dejaran pasar.


A modo de ejemplo nos luce la “Casa del Ángel del Sol” una experiencia de dos biólogos de la Universidad de los Andes que han logrado aumentar la población de colibríes bajo amenaza de extinción, a través de estrategias de recreación mediante el turismo, la investigación y la conciencia ambientalista. De modo que cada especie, los investigadores y la gente que visita la estación han logrado con su contribución garantizar la auto sustentabilidad de esa suerte de “ecosistema” humanizado.


Es tan solo una referencia de otras tantas que tenemos sobre ese amanecer de un país, muy a pesar de la demolición económica, de una desastrosa gobernanza pública y de una decadencia moral. Es un relato de la superación de la doble asfixia de la vida económica y social de Venezuela, entre la regulatoria gubernamental y la propia que, de manera espontánea, propagan desesperanza y postración a través de las redes sociales.


http://www.fotonat.org/details.php?image_id=78760

La exploración del futuro: entropía, medio ambiente, individuo y sociedad

La entropía: biología, economía, física, política y la armonía con el medio ambiente

Nos encontramos bajo la amenaza del acoso masivo que se gesta en las redes sin el rigor de la razón desde el simplismo lógico de las ideologías, las creencias y las tesis conspirativas. América Latina y África pueden quedar a las orillas de la civilización.

La resistencia a la revisión y renovación de la relación entre las preferencias individuales y las colectivas ha dejado a mundo occidental en rezago frente China, Japón, Corea del Sur o Tailandia. Peor en Latinoamérica donde domina una cultura de masas exageradamente ideologizada y politizada a la cual no escapa ni siquiera el mundo académico.

Estamos en presencia de una bifurcación civilizatoria expresada con la emergencia de tres eventos interrelacionados entre sí: la disrupción tecnológica, la crisis de la democracia occidental y los riesgos ambientales. El entendimiento de ese nuevo contexto exige una aproximación explicativa en las fronteras de la biología ambiental, de la economía de la conducta humana y de la física termodinámica.

La noción de la economía que asume como ilimitados los recursos naturales y solo como objeto de atención lo que presenta escasez relativa entre deseos y capacidades de producción, hizo que se desatendiera la importancia de la economía como proceso civilizatorio y se olvidara que el humano es parte de la naturaleza y no alguien que se sirve de ella sin consecuencias.

Las cosas poseen un valor que trasciende a la rareza, a su utilidad y a las preferencias de cada uno. No viene bien esta cita “En los días que corren la gente sabe el precio de todo y el valor de nada” (Wilde, Oscar. “El Retrato de Dorian Gray”. Ediciones Gárgola. Editorial De los Cuatro Vientos: Buenos Aires, 2004.) El valor económico se recrea sobre la base de intercambios de energía, dinero, información y materia, se abundó mucho en los aspectos transaccionales, entre lo que se demanda y lo que se ofrece, y se dejaron de lado sus consecuencias, porque las señales del mercado se expresan en precios desde percepciones instantáneas, sin considerar los costos sociales, ambientales y políticos que solo se hacen visibles en el futuro. Todo acto humano da lugar a residuos, desperdicios y desechos cuyo reciclaje y reducción de impacto ambiental son imposibles de lograr de manera plena. Nada escapa a los principios de la termodinámica.

No es posible trasplantar la certeza del modo de hacer ciencia en otras disciplinas a la ciencia económica, las cosas no piensan, la gente sí. Menos, transferir las técnicas de la ingeniería a la economía por mucho que se desee. En lo social, igual que en la salud, rigen principios dinámicos de auto regulación, es falsa la noción de la robustez en las ciencias naturales y las sociales, cuando se cree que mejoran por la vía de predicciones, controles y fortalecimiento “resiliente”. Tanto en la naturaleza como en lo social, la superación de los males se hace desde la anti-fragilidad ante las desventuras o la adversidad.

La disrupción tecnológica ha dado lugar a un desajuste, por un lado, entre la celeridad, diversidad y precariedad con la cual se organiza la cotidianidad y, por otro lado, con la inmediatez que la gente espera se les resuelvan los problemas, es un contexto que facilita la relativización de la verdad y la distorsión deliberada de la realidad. La comprensión de los problemas requiere de tiempo y energía que hacen difícil la reflexión necesaria para el entendimiento y explicación de sucesos con impactos cruciales. Es el terreno fértil para la quiebra de la confianza entre todos y hacia todos, confianza que es a su vez la condición necesaria para el sostenimiento de la vida en sociedad, esta crisis política concede libertinaje a pocos y destruye la libertad de muchos, es la mayor amenaza para la civilización: el autoritarismo. Mientras más profundicemos la armonía con la naturaleza y con nuestra propia ecología humana mejor nos irá, es la fuerza inmanente de la democracia que vendrá desde la peor amenaza para la civilidad: el populismo-iliberal, sea de izquierda o de derecha.

Estamos en un mundo diferente al pasado más allá de la recreación voluntaria de incertidumbre. Pero, a pesar de las circunstancias, de la escasez de recursos materiales y financieros, es posible el fortalecimiento desde la misma contrariedad porque un relato con sentido de propósito constituye el factor clave de mayor valor por la rareza de su condición para llevar una vida digna desde sí mismo. Es la “esperanza objetiva”, es la espera activa, paciente y perseverante fundada en la acción y la consciencia de una actuación benevolente hacia lo que uno encuentra a su alrededor. Las acciones corresponden al momento y a la consciencia de una visión positiva, retadora y posible de un futuro con sentido de propósito.

La importancia central de la ciencia económica en el discernimiento de la nueva manera de vivir que se nos impone

La evaluación de escenarios, nada tiene que ver con predicciones y profecías, forma parte de la caja de herramientas del economista para mejorar la calidad de las decisiones desde el presente, con lo que se posee y se puede controlar. Es usual confundir la prospectiva con predicciones, cuando se trata del despliegue de competencias con la finalidad de crear más opciones reversibles en el futuro explorando las oportunidades que ofrece lacontrariedad existencial.

El análisis de la información económica se utiliza para identificar secuencias de interrelaciones entre variables y perfeccionar la consistencia teórica de un marco conjetural de hipótesis contrastables. En estos tiempos, la disrupción tecnológica en la economía admite, toda vez que un evento ocurre, la identificación de relaciones explicativas entre variables con más de 98% de coeficiente R2. Pero, en su totalidad los modelos arrojan errores de predicción que los hacen inútiles como máquinas «adivinatorias», y mayores son los errores cuando más se necesitan explicaciones consistentes. La existencia económica está sujeta a procesos cuyos comportamientos no son deterministícos y son el resultado de una secuencia compleja de sucesos tanto predecibles como aleatorios.

Con la excepción de los principios de la termodinámica, no es posible trasplantar la certeza del modo de hacer ciencia en la física a la ciencia económica, las cosas no piensan, la gente si. Menos transferir las técnicas de la ingeniería a la economía por mucho que se desee. En lo social, igual que en la salud, rigen principios homeostáticos dinámicos, es falsa la noción de la robustez en las ciencias naturales y las sociales, cuando se cree que mejoran por la vía de predicciones, controles y estabilización artificial (resiliencia), lo hacen desde la anti fragilidad ante las desventuras.

En nuestra disciplina las mejoras reales son producto de ensayo y error frente a la adversidad más que de esos intentos fatuos de suspender las anomalías sin comprenderlas. Cada acción humana, por muy perfecta que sea, deja secuelas cuya absorción total de daños no es posible, cada acción da lugar a un desorden parcialmente superable, mientras más alarguemos la armonía con la naturaleza y con nuestra propia ecología humana mejor nos irá, es la fuerza inmanente de la democracia que vendrá desde la peor amenaza para la civilidad: el populismo-iliberal sea de izquierda o de derecha. Estamos en un mundo diferente al pasado y fuera del alcance de ideologías tal como las conocimos.

Anti fragilidad e innovación frugal en el desarrollo local

Una gobernanza transparente fundada en la confianza

Evento: Antifragilidad e innovación frugal en el desarrollo local desde la perspectiva de la gobernabilidad transparente

A nivel local y regional  es condición necesaria la difusión de cultura fundada en la confianza del “poder de la asociatividad”, de la creación de espacios de poder público con participación de la academia, de los gremios profesionales, de las cámaras empresariales, de la gente todos juntos para generar capital social, es decir, empoderamiento.

La superación de la crisis estructural-cultural que sufre el país llevará tiempo y será posible en el momento de que un relato diferente de la manera de vivir con sentido de propósito esté claro para un número suficiente de venezolanos con capacidad de alinear y movilizar la sociedad hacia una auténtica democracia deliberativa.

El factor clave lo constituye la confianza, en un medio de extrema escasez e incertidumbre solo la esperanza de poder delegar, de creer en el otro, con una actitud prospectiva, es la forma de lograr el éxito en los emprendimientos. El futuro de cada uno dependerá de la acción de otro, habrá que abandonar la tentación totalitaria del control de los demás y de su tiempo. Hay que creer que los otros serán capaces de actuar de manera consensual frente a cualquier situación y hay que pensar en la creación de capacidades para que la gente pueda resolver los problemas en el mismo lugar donde se presentan.

Es condición necesaria:

Primero, superar la arraigada cultura bajo la cual se supone que cualquier cosa puede ser considerada como verdad sin necesidad de consistencia argumentativa, ni de evidencias que las sustenten,

Segundo, asumir que existen unas condiciones materiales que solo permiten logros bajo la liberación del mercado de los incentivos perversos que promueven en las acciones individuales intereses contrarios al interés general, es un asunto de estado, pero es también un asunto de cultura cívica,

Tercero, la necesaria consciencia de que la actividad humana consiste en una adecuada armonía con el medio ambiente en el uso del dinero, la energía, la materia y la información con el más bajo desorden posible.

Para el despliegue de una gobernanza local transparente exige:

  1. Contar con estrategias heurísticas “rápidas y frugales” para tomar buenas decisiones, aunque el tiempo, el conocimiento y la capacidad de cálculo sean limitados. Es el hacer más (cantidad), mejor (cualidad) con menos (entropía). Es un enfoque asentado en el “Small is beautiful”.
  2. Crear alternativas, poseer variadas opciones es una forma diferente de hacer cosas con sentido de oportunidad con asimetrías con gran creación de valor y con ligeros daños. Es un modo de domesticar azar, de actuar de una manera racional sin necesidad de entender (o “adivinar”) el futuro sino de explorar sus rastros que uno piensa no tiene lugar en el presente.