La cultura populista, la liberación del tiempo cerebral y la adulteración del pensamiento

¿Por qué las producciones adulteradas del pensamiento superan a las proposiciones objetivamente fundamentadas?

Porque existen condiciones de entorno que favorecen a los productos fundados en la voluntad de la gente de asumir como ciertos los contenidos falsos de las redes que se alineen con sus pasiones. Es una realidad social extendida, desde principios de la década de este siglo la proliferación de todo tipo de informaciones sin fundamento en la razón. Las ideas en las redes sociales no se desenvuelven en un mercado equilibrado y transparente entre las que derivan del instinto y las que emanan del conocimiento estructurado. En esos mercados ciertas ideas gozan de una condición oligopólica, no por sus capacidades intrínsecas para ir de una mente a otra, sino porque se benefician de efectos de difusión que aseguran su perdurabilidad.

La abrumadora difusión de información ha dado primacía a los juicios subjetivos pues los libera de la verosimilitud exigida por la calificación del conocimiento objetivo. Es un contexto que favorece al producto cuya presentación es más satisfactoria por su correspondencia con las pulsiones básicas del ser humano. Las ideas solo pueden sobrevivir si les dedicamos algo de nuestro tiempo mental. Con la reducción de los procesos económicos vitales resulta que ese tiempo disponible del cerebro ha aumentado de manera importante. Esa disponibilidad es el misma para todos y posee un valor superior a lo que uno pueda imaginar y ha sido la fuente del progreso de la humanidad. Sin contención alguna, ese desequilibrio permite la depredación del saber objetivo frente a las creencias.

La relación fluida y poco demandante de energía mental de las creencias, de las emociones y del instintivo, de eso que ha sido llamado pensamiento rápido por Kahneman, dan origen a una relación entre oferta y demanda que les son favorables y adictivas por estar profundamente arraigadas en nuestra propia naturaleza.

Metaverso, secuestro de la voluntad social y propagación de la cultura populista

Desde el llamado metaverso se levanta el secuestro de la voluntad sin pausa en los lugares públicos, en las salas de espera, en nuestra propia cama, al despertar o antes de irnos a dormir. Es la tentación corrosiva de ahuyentar al vacío existencial auscultando en las redes, atraídos por ese malestar interior tan poderoso que no exige gasto en reflexión, es la evasión perversa del instante que llega con un algo placentero en sí mismo. No es excesivamente distópico imaginar que la realidad virtual progresará tanto que representará un poder de absorción de nuestra disponibilidad mental mayor que la ficción actual de los videojuegos y el insulto vacuo al interior de las redes.

Qué sucederá cuando las satisfacciones que se ofrezcan en el mundo digital sean tales que compitan con las del mundo real.

¿Deberíamos estar satisfechos cuando el tiempo cerebral liberado, por el avance tecnológico, sea reemplazado por los placeres de un mundo alternativo y quimérico?

¿Quiénes serán los investigadores, los creadores del mundo real de la cultura o los maestros que no podrán dar toda la capacidad de su potencial intelectual porque parte de su ensoñación habrá sido embargada por el morbo y los placeres mentales más que por el denodado esfuerzo de la exploración metódica de lo posible?

¿Cómo dialogar a la hora de que todo el discurso se reduzca a una caterva de descalificaciones que toman el lugar de la ciencia como fiel de balanza al momento de dar por sentada cualquier sentencia?

Como nos han enseñado las sabidurías proverbiales de la historia de la humanidad, la capacidad de diferimiento equilibrado del placer es la clave del éxito de cualquier emprendimiento o proyecto vital existencial, es lo que en la ciencia económica se denomina preferencias inter temporales. Es ese estado movedizo del desequilibrio dinámico entre gozar hoy de los excedentes de dinero y diferirlo por la promesa futura de un algo más. Resulta que nuestro cerebro está diseñado para arbitrar entre placeres a corto plazo y planes a más largo plazo. Por lo tanto, la supremacía de los bucles adictivos y el robo de nuestra atención constituyen una real amenaza.

Por eso se debe desmentir cualquier discurso que pretenda conferir legitimidad a las expresiones más angustiosas, por muy tentadoras que parezcan a nuestro cerebro. El fatalismo antropológico del populismo no debe confundirse con una especie de respeto por el pueblo. No es más que un proceso de involución de lo peor de nuestros arrebatos.

La cultura populista en un mercado imperfecto de extracción del tiempo de reflexión

La apropiación del valor de la información, en las redes, sin consentimiento de la fuente y la extracción de renta política por el desajuste entre las creencias y la razón objetiva son claves en la explicación del impacto global de la cultura populista y en la crisis de la democracia.

El populismo se reproduce cuando erosiona: (1) la confianza derivada de acuerdos que aseguran la deliberación y (2) la existencia de códigos del lenguaje común que permitan la evaluación objetiva de propuestas económicas y políticas. Confianza y códigos son aspectos inmanentes a la democracia para asegurar una deliberación libre de la distorsión deliberada de la realidad, de modo de alcanzar acuerdos y administrar los desacuerdos.

Las ventajas del simplismo lógico de las cuales gozan las creencias se hacen más poderosas en la medida de que el advenimiento de cada nuevo saber estructurado supone, para quien posee el conocimiento superado, una pérdida de la acumulación previa de capital cognitivo y de esfuerzos del pasado que constituyen su caja de herramientas, para resolver los problemas y los enigmas que se reproducen de manera interminable y compleja en la realidad. De allí esa resistencia natural hacia el pensamiento libre necesario para interpretar cada desafío que plantea un mundo en constante mutación.

Debido a la naturaleza a corto plazo de las decisiones que se toman, con demasiada frecuencia confiados en intuiciones que tienen en cuenta solo los efectos primarios y no secundarios de las iniciativas políticas se cometen errores transcendentes e irreversibles. Bajo las condiciones actuales del mercado cognitivo, es fácil anticipar cómo este problema endémico podría empeorar. Somos, sin embargo, la única especie capaz de pensar nuestro destino con tal profundidad temporal capaz de tener en cuenta las consecuencias primarias y secundarias de nuestros actos. Sólo tenemos que darnos cuenta de todo nuestro potencial.

De modo que el llamado populismo no constituye una ideología ni un modelo de gobernanza, es una cultura que se ha reforzado en un entorno de cambio tecnológico que ha inclinado la balanza en favor de las creencias y de los impulsos frente al conocimiento objetivo. El costo de la democracia y la ciencia en un mercado imperfecto de apropiación del tiempo de reflexión ha facilitado esa cultura populista que desgasta la capacidad de consenso entre la gente y la confianza entre todos y hacia toda propuesta. En la codificación semiótica populista jamás habrá propuesta porque ninguna puede alcanzar el rango de confianza necesaria para ser representativa del llamado pueblo encarnado en un líder en condición de poder autoritario.

Referencias bibliográficas

Bronner Gérald, Apocalypse cognitive, Presses Universitaires de France, Paris, 2021, ISBN : 978-2130733041

Bronner Gérald, La démocratie des crédules. Presses Universitaires de France, Paris, 2013, ISBN : 9782130607298.

Gazzaniga Michael S, Tales from Both Sides of the Brain, New York, HarperCollins Publishers, 2016, ISBN : 9780062228857 – ISBN 10 : 0062228854

Kahneman D, Sibony O and Sunstein Cass, Noise. A Flaw in Human Judgement, Glasgow, HarperCollins Publishers, 2021, ISBN : 978-0-00-830899-5.

Kahneman Daniel, Thinking, Fast and Slow, Farrar, Straus and Giroux, New York Review of Books, 2011, ISBN 978-0374275631.

Laclau Ernesto, La Razón Populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005. ISBN 978-950-557-635-7.

Rosanvallon Pierre, Les épreuves de la vie, Paris, Éditions du Seuil/La République des idées, août 2021, ISBN : 9782-021486469.

Rosanvallon Pierre, Le Siècle du populisme. Histoire, théorie, critique, Paris, Éditions du Seuil, 2020, ISBN 10 : 2021401928 – ISBN 13 : 9782021401929.

Adenda

Si se desea experimentar desde la propia existencia de cada uno sobre el tiempo disponible para la reflexión ofrecemos los siguientes enlaces:

El tiempo y la existencia bajo el desorden y la incertidumbre (primera parte)

El tiempo y la existencia bajo el desorden y la incertidumbre (segunda parte)



Categorías:Prospectiva y Previsión, Venezuela

Etiquetas:, ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: