Cómo la manipulación mediática arruina la democracia y fortalece al populismo

El buen funcionamiento de la democracia se fundamenta en la confianza, la cual necesita de información veraz, fiable y transparente. El ejercicio de la democracia tiene que estar exento de la contaminación de las creencias erróneas y de la insuficiencia de información pertinente. El populismo autoritario utiliza como mecanismo anti frágil la manipulación mediática y su éxito lo logra cuando las masas asumen que la verdad puede ser creada a imagen y semejanza de lo que le venga en gana al autoritario. Toda dictadura aplica, como recurso para la quiebra emocional de la gente, la banalización de los límites entre la verdad y la mentira, de esta forma hace frente al arma más poderosa de un demócrata: la palabra fundada en la consistencia y la evidencia, es decir a la razón.

¿Cómo trabaja el manipulador las emociones del incauto?

Primer paso: ofrece “la verdad” que se adecúe a los intereses del régimen, a partir de las creencias de la gente. Ejemplo: eres pobre porque hay ricos, nosotros los socialistas te damos todo, todo aquel que esté mejor que tu es el enemigo.

Segundo paso: toda vez que el ingenuo asume como suya “la verdad” del manipulador, el populista podrá obtener algo fuera del consentimiento racional de la persona.

¿Con cuáles recursos cuenta?

Con todos los recursos mediáticos del estado que le permiten ejecutar una estrategia propagandística bajo limitación severa de la información y de la libertad de expresión. La asfixia regulatoria que permite declarar ilegal cualquier actividad por inofensiva que sea con lo cual atemoriza y extorsiona a la gente.

¿Qué persigue el manipulador de las emociones?

Banalizar de la mentira y privilegiar ausencia de verosimilitud (discurso sin consistencia, ni evidencia). Desplazar el discurso hacia lo personal donde se pierde la sensatez. Recurrir al lenguaje soez, a la burla y la ofensa como medio de descalificar a un oponente que  posee argumentos y evidencia de lo que afirma. Darle primacía de la emoción sobre la razón, a partir de los impulsos y creencias de la gente y asumir el control de la vida del ingenuo.

falacias

 

Anuncios


Categorías:Economía, Sociología

Etiquetas:, ,

1 respuesta

Trackbacks

  1. El populismo: la ideología como coartada en el mecanismo de perpetuación (antifragilidad) del autoritarismo – Prospectiva y Previsión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: