El difícil panorama petrolero de Venezuela en dos infografías

Emociones, impulsos y geodependencia

Una Venezuela inmersa en un discurso político signado por los impulsos de las emociones y las angustias de la crisis,  por factores coyunturales (en tiempo real) y estructurales (hacia el largo plazo), luce un futuro bien comprometido, donde la industria petrolera estará bajo la influencia de los intereses de China. Podría esperarse un escenario algo favorable que, de ser así, significaría un remozamiento organizacional, tecnológico y, más allá de todo, un aumento lento de la capacidad de producción y refinación petrolera. Claro sin muchas aspiraciones de que el país pueda disponer de una extracción renta petrolera para dilapidar en demagogia. Es el único signo de quiebre del populismo-iliberal venezolano.

La decadencia

Petro1_02_2021

El ciclo largo de bajos precios del petróleo

Petro2_02_2021