Venezuela un país en la “carraplana” con el mayor riesgo soberano (EMBI+) entre todos los países emergentes (actualización agosto 2017)

¿Qué es el «Embi+»?

El EMBI+ (Emerging Market Bond Index) es un índice del riesgo soberano o riesgo país de una selección de países de denominados emergentes creado por la firma por JP Morgan Chase [1]. Con el “EMBI” se da seguimiento diario a una canasta de instrumentos de deuda en dólares emitidos por distintas entidades (Gobierno, Bancos y Empresas) en países emergentes. Además de servir como referencia para medir el rendimiento de los activos en esos países, mejora la transparencia del mercado de deuda soberana. El EMBI+ incluye distintos tipos de activos: Bonos Brady, préstamos y Eurobonos. Los países que actualmente sirven como referencia para el cálculo del índice son: Argentina, Brasil, Bulgaria, Colombia, Ecuador, Egipto, Malasia, México, Marruecos, Nigeria, Panamá, Perú, Filipinas, Polonia, Rusia, Sudáfrica, Turquía, Ucrania y Venezuela[2]. Es un índice que se calcula a través de la diferencia entre los retornos financieros de la deuda pública de un país emergente y el que ofrece la deuda pública norteamericana, la cual se considera “libre” de riesgo de incobrabilidad, esta diferencia (prima de riesgo) se expresa en puntos básicos (pb). Una medida de 100 pb significa que el gobierno en cuestión estaría pagando un punto porcentual (1%) por encima del rendimiento de los bonos libres de riesgo. Los bonos más riesgosos pagan un interés más alto, por lo tanto, la prima de riesgo de estos bonos respecto a los bonos del Tesoro de Estados Unidos es mayor. Esto explica el mayor rendimiento de un bono riesgoso como compensación ante la probabilidad de incumplimiento de pagos [3].

Venezuela fuera de los mercados financieros internacionales en una situación de emergencia económica y sanitaria.

Para Venezuela, con un índice de 2.952 puntos básicos al día 25/08/2017, significa que para obtener préstamos en los mercados financieros internacionales, deberá ofrecer un rendimiento del 29,52% por encima de los bonos libres de riesgo de la reserva federal de EEUU, en promedio los bonos de largo plazo están alrededor de 2,27%, por lo que nuestro país tendría de ofrecer un rendimiento de 30,79%, el más alto costo entre los países emergentes, debe interpretarse que Venezuela está fuera de los mercados financieros del mundo, para ingresar de nuevo debe acometer un Plan de Reformas Económicas e Institucionales que ofrezca la confianza necesaria para que esa prima de riesgo sea lo más baja posible, de allí nuestra insistencia en presentar un plan, no debe haber más demoras en hacerlo, el país está en medio de una severa crisis alimentaria y una emergencia sanitaria. Para tener una mejor idea de la gravedad del caos económico del país, en promedio el conjunto de países (donde Venezuela distorsiona el índice) es de 330 pb, es decir basta con ofrecer 5,57% (3,30%+2,27%) como rendimiento para obtener financiamiento.

Venezuela siempre ha sido un país de alto riesgo soberano, la volatilidad del precio del petróleo y la enorme dependencia de sus exportaciones hacen que el riesgo soberano sea alto y fluctuante. Nuestro país dejó pasar 15 años de altos precios del petróleo sin hacer nada para reducir esa vulnerabilidad y ni siquiera se ocupó de mantener y aumentar la capacidad de producción y refinación del petróleo. La raíz del mal es la voracidad fiscal del Gobierno en el despilfarro de esos recursos extraordinarios recibidos durante el boom petrolero.

La falta de responsabilidad del actual gobierno en la administración  de los enormes recursos derivados del negocio petrolero durante un boom jamás visto, se traduce en una mayor dependencia y vulnerabilidad económica hoy en día de factores externos al país, se derrochó un patrimonio natural no renovable como lo es el petróleo, en una masiva importación de bienes de toda naturaleza con el propósito de crear una imagen de derrota de la pobreza, hoy el país muestra la mayor inflación del mundo, está entre los países con menor aliciente para el emprendimiento y con los mayores índices de violencia, es el verdadero rostro del populismo que sólo prospera destruyendo el acervo de capital de las naciones, su capital social y peor su capital moral. Venezuela es un caso insólito en el mundo pues se encuentra en el extremo del riesgo soberano entre los países emergentes, como referencia, en comparación con el segundo país más riesgoso Ecuador, Venezuela le supera en 2.319 puntos (266% mayor). Es el drama de un país donde jamás se hizo esfuerzo alguno por mejorar su base productiva, por innovar, por crecer y así verdaderamente derrotar la pobreza, todo se derrochó en gastos corrientes e improductivos sin hacer nada. El riesgo soberano del país de Venezuela, de manera gráfica, se relaciona con el comportamiento de los precios del petróleo. Es el más alto del mundo, también nos hace ver que pesa más el comportamiento del mercado petrolero que las condiciones políticas del país. Desde febrero 2017, se suma al leve deterioro del precio del petróleo, la inestabilidad política. Hasta fecha reciente pesaba más la coyuntura petrolera que la inestabilidad política, lo cual revela que la cesación de pagos del país en los mercados financieros internacionales revestía mayor amenaza que la inestabilidad política. Es evidente, porque el gobierno siempre ha sido cuidadoso, a nivel de hechos, en mantener su condición de buen pagador, pues la inestabilidad económica, social y política no son dimensiones directamente controlables por el estado, de allí la preferencia por la escasez, racionamiento e inflación antes de ser mal pagador.

Por otra parte, la dificultad de la gente para asociar, la creación de dinero para financiar el mal gasto público, con la inflación, el racionamiento y la escasez, refuerza el mecanismo anti frágil del gobierno. Siendo el responsable del desorden económico, la atención se desvía, mostrando al sector privado, a la oposición como fuente de los males, tan simple como argumentar que quien produce poco y vende a precios altos es el sector privado, y quien, busca reducir los gastos sociales son los opositores, es la trampa populista que, a través de la asfixia regulatoria, del mal gasto público y de la emisión inorgánica de dinero crea los móviles para la perpetuación en el poder.

 


Fuentes de búsqueda en internet:

[1] Enlace con definición del índice de riesgo soberano (EMBI) creado por la entidad J P Morgan

[2] Riesgo país (EMBI +)

[3]  Riesgo país y el EMBI

La inflación en Venezuela: cómo estimar el impacto real considerando la escasez

Extracto.                                    

La inflación en Venezuela medida a través del índice nacional de precios es la parte visible de un mal mucho mas profundo. Los controles de precios hacen que la inflación se desdoble en escasez y en un costo mayor por búsqueda y espera en colas para realizar cualquier compra. Desde hace meses no existe información oficial sobre los niveles de escasez, tampoco hay investigaciones sobre el costo social implícito en la búsqueda y espera en colas. El aumento de la liquidez monetaria, la paulatina reducción de las reservas internacionales netas y un riesgo país en alza, constituyen todo un cuadro de sostenimiento de la inflación.

Sigue leyendo «La inflación en Venezuela: cómo estimar el impacto real considerando la escasez»

Dólar paralelo e iracundia venezolana

InFrugEn Venezuela, lo cotidiano es la sorpresa, el sosiego cede su plaza al uso de toda clase de especulación sobre lo que acontece, sin consistencia y pocas veces con evidencia que sirva de respaldo a lo que se afirma. Mediáticamente, el sensacionalismo, la descarga en otro de la responsabilidad de cualquier evento, domina la escena. Tenemos un país sumido en el caos económico: la escasez, la inflación extrema, la inseguridad, los mercados negros y la impunidad son el orden de cada día, sin embargo, más ocupa la mente de la gente cualquier síntoma de esos males, que su contenido como producto de la mala política pública y de la ausencia de independencia, autonomía y legitimidad de los poderes públicos. Es más fácil señalar de manera falsa a supuestos traidores, quienes vendidos al régimen, negocian para su propio beneficio las gestiones y organización de las fuerzas democráticas. Esta semana un suceso mediático ha sido la escalada del dólar paralelo, inmediatamente se destapa cualquier tipo de elucubración, cada una con mayor carga especulativa que la anterior, he podido escuchar que la causa guarda relación con unos supuestos exportadores de arena hacia el Caribe, de un complot financiero de especuladores que tienen acceso privilegiado al aprovisionamiento de divisas que les permite comprar barato y vender bien caro. Son verdades a medias que como la parte visible de un iceberg esconde algo mayor.

Riesgo soberano y precio del petróleo

En el presente, si el precio del petróleo y el riesgo soberano fuesen cruciales en la determinación de la cotización del dólar paralelo, el impacto sería menor que el mostrado esta semana, pues el precio del petróleo ha aumentado levemente en 12 meses, en tanto que el riesgo soberano se ha reducido. A futuro con una expectativa hacia el 2017, de mantenimiento de la oferta petrolera y de estancamiento de la demanda, el panorama luce adverso para el país.

today5

today2

Inflación desacelerada y ajuste de salario mínimo

Si las expectativas se fueran adaptando históricamente, la desaceleración de la inflación, durante los dos últimos meses incidiría, con una menor presión sobre el mercado paralelo del dólar, pero si el comportamiento responde a una racionalidad anticipatoria, al aumentar el costo laboral habrá estrés sobre los mercados financieros para anticipar las incidencias de costos, entonces el paralelo aumenta.

today4

La creación de dinero inorgánico y la aceleración de la velocidad con que el dinero cambia de manos.

Los anuncios del lanzamiento de monedas y billetes de nueva denominación por parte del Banco Central de Venezuela, deja en claro que estamos en presencia de una «reconversión monetaria oculta», la nueva unidad monetaria sería Bs 1.000. Si las Reservas internacionales son estructuralmente insuficientes y hay una expansión de la liquidez monetaria en el futuro próximo, el reajuste de expectativas conduce al adelanto de las transacciones para compensar la erosión monetaria por inflación, de nuevo una presión adicional sobre el dólar paralelo.

today3 today1

Antifragilidad perversa del sistema cambiario en Venezuela

En el aprovisionamiento de divisas en el país, es un error enfocar el análisis del llamado mercado paralelo a partir de la existencia de actores buenos y malos, eso siempre existirá. Es tarea del Gobierno, establecer los correctivos que permitan, al sistema autorregular sus desajustes, sin la existencia de incentivos perversos, ni la extracción de rentas por parte de grupos de interés que puedan sacar provecho de las regulaciones, de su administración y de la participación en el mercado de divisas. De otra manera, la responsabilidad del Gobierno se hace difusa y bajo el turbión de emociones, la gente descarga su impulsividad en otros, quienes simplemente están en una situación precaria, donde técnicamente, se les hace casi imposible actuar bajo el imperio de la ley y de la virtud. En dos secuencias mostramos los mecanismos de transmisión perversa en el mercado de divisas, el cual es antifrágil para el Gobierno, pues saca provecho del mismo y hace difusa su responsabilidad en los males creados, en tanto, que el país se fragiliza y el costo social recae sobre el resto del país, sin dolientes en gobierno, ni pertenecientes a su cohorte de aliados.

Antifragilidad perversa primaria del sistema cambiario en Venezuela

SecInfCost

Antifragilidad perversa secundaria del sistema cambiario en Venezuela

SecInfCost2

Evaluación de coyuntura: riesgo soberano y rendimiento equivalente entre Colombia y Venezuela (2015)

Extracto

Venezuela es un país con una dotación pletórica de recursos naturales pero con escasas libertades cívicas y económicas e instituciones dependientes y bajo control gubernamental. Colombia es un país con una menor dotación de recursos naturales pero con mayores libertades cívicas y económicas e instituciones autónomas e independientes del poder central. En términos de expectativas para el emprendedor, el resultado es paradójico: Para igualar el rendimiento esperado de una inversión en Colombia, nominalmente al cierre del 2015, en Venezuela el inversionista debió en promedio alcanzar una ganancia de 292,55 puntos más sobre el rendimiento esperado por un inversionista en Colombia,  prima de diferencia entre 305,16% (Venezuela) y 12,61% (Colombia).

DEFINICIONES Y CATEGORÍAS

EMBI

El Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) es un indicador de la rentabilidad total de los instrumentos de deuda externa negociados, denominados en dólares americanos, en los mercados emergentes. El índice EMBI regularmente cubre bonos Brady denominados en US dólares y eurobonos. Con el EMBI + el índice se extiende a los Mercados Emergentes. En sus inicios para 1992, el EMBI+ abarcaba sólo los bonos Brady. El EMBI+ para deuda externa es el Índice Global EMBI de JP Morgan.
Además de servir como punto de referencia, el EMBI + ofrece a los inversores una definición del mercado de los mercados emergentes de deuda en moneda externa, una lista de los instrumentos negociados, y una compilación de sus términos.

Cuando al día 2 de marzo del 2016 el EMBI+ de Venezuela alcanza 3.260,12 puntos básicos, se debe interpretar que los bonos de deuda externa venezolana están pagando 32,60 % adicional al rendimiento de los bonos del tesoro de Estados Unidos. Esa prima adicional es una compensación por la probabilidad de incumplimiento de pagos del Gobierno de Venezuela. Para concurrir a los mercados internacionales en búsqueda de crédito, nuestro país debería dar un gran descuento sobre los bonos de manera de asegurar un rendimiento de 35,6% al inversionista o prestatario.

Economía regulada vs poderes regulados

Venezuela a lo largo de los últimos cincuenta años ha sido un país presidencialista, pero durante los últimos quince años, prácticamente todos los poderes públicos están bajo control del Gobierno e igualmente las variables resultado: precios, costos y tasa de cambio están bajo la tutela del Estado.

En Colombia, por el contrario los últimos quince años se han caracterizado por una profundización de la democracia, con poderes públicos independientes y autónomos, se puede afirmar que el modelo de Colombia es de poderes regulados y el de Venezuela de economía regulada.

Costo de recursos propios

El Modelo de Valoración del Precio de los Activos o Capital Asset Pricing Model (conocido como modelo CAPM) es una de las herramientas más utilizadas en el área financiera para determinar la tasa de retorno requerida para un cierto activo. De la manera más sencilla nos sirve para estimar cuánto debe esperar un emprendedor como retorno de lo invertido en una empresa.

CAPM calcula la tasa de rentabilidad apropiada y requerida para descontar los flujos de caja proyectados futuros que producirá un activo, dada la apreciación de riesgo que tiene ese activo.

El primer componente, es el riesgo que el inversionista asume cuando la rentabilidad del activo puede variar por razones atribuibles directamente a la gestión de la firma, la competencia o la aparición de nuevas tecnologías. El segundo componente, es el riesgo que se corre, debido a que la empresa opera en un entorno socio-económico dado.

Así por ejemplo, si usted realiza una inversión en una empresa que opera en Venezuela, la probabilidad que la rentabilidad de esa inversión sea diferente a la que espera obtener es la suma del riesgo único y del riesgo de mercado. En otras palabras usted espera recibir una compensación que cubra el riesgo de operar en un ambiente sociopolítico y económico como el de Venezuela y por la gestión de la empresa.

Inflación y riesgo soberano

Venezuela es un país con uno de los mayores índices de inflación en el mundo, en América Latina es el indiscutible líder. Durante los últimos quince años el Gobierno ha manejado una cuantiosa renta derivada del negocio petrolero, equivalente a cinco veces y medio el costo de la reconstrucción de Europa luego de la segunda guerra mundial.

El Gobierno venezolano no se ha visto obligado a efectuar ningún esfuerzo de productividad fiscal pues no requiere de una economía eficiente y pujante para extraer renta tributaria, incluso puede promover un empresariado y una clase trabajadora  parasitarios que les sirvan como medio propagandístico electoral.

La casi totalidad de los países del mundo están obligados a incentivar la eficiencia y productividad del sector privado de modo que el gobierno pueda obtener por la vía tributaria los recursos necesarios para financiar el gasto público.

Bajo el socialismo del siglo XXI, es compatible el perfil esencialmente político de los funcionarios públicos venezolanos con la cultura de gestión del gobierno: desde el presidente hasta el más modesto funcionario conocen de maniobras políticas pero prácticamente nada, en lo técnico y profesional, de las competencias necesarias para el ejercicio de su cargo público.

Mal gasto público, controles, escasez e inflación, en un país que lo importa casi todo, hacen que el riesgo de incumplimiento de pagos internacionales sea una realidad, es muy factible que ya se esté incumpliendo. Por lo tanto, prestarle a Venezuela requiere un mayor costo de deuda y de allí un mayor riesgo soberano.

RIESGO PAÍS, INFLACIÓN Y COSTO DE RECURSOS PROPIOS

Riesgo soberano

La tabla a continuación valida lo afirmado en párrafos anteriores, el riesgo soberano de Venezuela siempre ha estado por encima del de Colombia, es más durante los últimos años, tiende a ampliarse la brecha entre ambos países.Colven01

Colven02

Incertidumbre

Es conveniente precisar dos categorías económicas, ellas son riesgo e incertidumbre. Cuando una determinada acción puede conducir a varios resultados con una determinada probabilidad, estamos en presencia de un riesgo. Cuando los posibles resultados de una determinada acción son completamente desconocidos, lo que existe es incertidumbre.

Cuando una situación está bajo incertidumbre los valores históricos registrados muestran una variabilidad mayor, cuando estamos bajo incertidumbre un producto puede tener precios diferentes en una misma localidad, cuando hay mayor incertidumbre los precios son inestables, suben y bajan desordenadamente. Desde el punto de vista estadístico a mayor incertidumbre, mayor error típico.

No solo Venezuela es un país de mayor riesgo, es también un país con mayor incertidumbre. El error típico de Venezuela es 385% mayor que el de Colombia.

Colven03

Inflación

El emprendedor en Venezuela no solo enfrenta un mayor riesgo soberano, una mayor incertidumbre, también debe hacer frente a la inflación. Igualmente el panorama inflacionario es lúgubre, la brecha es grande y se amplía en el tiempo.Colven04

Colven05

Tasa equivalente de rendimiento mínimo

Cada una de las variables analizadas anteriormente tiene un efecto mensurable en términos de expectativas de negocios. Nominalmente, en cada momento el rendimiento esperado en Venezuela debe cubrir una brecha entre 12,61% (Colombia) y 305,16% (Venezuela), un emprendedor en Venezuela a diciembre del 2015 debió ganar 292,55% más por cada unidad monetaria que su homólogo en Colombia.

Venezuela vive sus momentos más aciagos de su existencia.