La “DEG-monetarización” como alternativa a la “dolarización plena”, en la superación de la “dolarización perversa” y de la emisión irresponsable de dinero

El dinero institución fundamental en el funcionamiento de un país

En nuestro medio, sea político, económico o académico, sobresale la incapacidad para diseñar un horizonte de país y la esperanza objetiva de cada uno sobre el porvenir. Prevalecen insultos, simplismo lógico, golpes bajos y visiones antagónicas intolerantes entre sí. Es la destrucción de la certeza necesaria para la concertación de acuerdos sobre la preservación de la vida, la salud, la economía y el ambiente.

Estamos en presencia del desmoronamiento del constructo más importante para el funcionamiento de la economía: el dinero. Keynes escribió: “Lenin tenía, ciertamente, razón. No hay medio más sutil ni más seguro de trastornar las bases existentes de la sociedad, que envilecer el valor de la moneda.” (J. M. Keynes. The economic Consequences of the Peace. King’s College, Cambridge 1919, p.84).

El dinero como bien social es una institución cuyo mandato esencial es la emisión con el propósito de asegurar la estabilidad de precios y subsidiariamente el sostenimiento del empleo. Con los cambios actuales en los procesos civilizatorios se hace necesaria la  adecuación de ese bien social acorde con un mercado cada vez más complejo con tendencia al desequilibrio e imperfecciones en el proceso de formación de precios. El dinero es parte esencial de la vida económica y política del país.

Hoy ya no existen aliados o enemigos ideológicos sino asociados circunstanciales expuestos a los mismos desafíos globales. Ese contexto conduce a los dirigentes a promover o halagar a la gente en sus creencias fomentando la ilusión de una respuesta inmediata frente a los peligros. Es una encrucijada en la cual se nos exige organizaciones políticas con capacidades de asegurar un tránsito humano frente a la crisis de la democracia, la disrupción tecnológica y los desajustes ambientales. Es un nuevo umbral de la historia que puede permitirnos la realización como individuos y como sociedad más allá de la propia acción gubernamental.

Estamos siendo arrasados entre un discurso populista “anti-elitista en nombre del pueblo soberano”, y un conjunto de ideas iliberales o de visiones moralizantes de la política que tan solo se aceptan a si mismos como contrapartes legitimas, es una gobernanza cruel y ruinosa cuyo soporte fundamental lo constituye la emisión irresponsable de dinero (https://wp.me/pulKM-4UB) y la asfixia regulatoria (https://wp.me/pulKM-4V7 y https://wp.me/pulKM-36c).

La “DEG-monetarización como alternativa

Estamos en presencia de una coyuntura mundial que presagia su recuperación mundial (https://bit.ly/2UdovQu) en un menor tiempo que el estimado por las profecías de los expertos. Unos tres años de transición con inflación media interanual de 3-5% que privilegia la estabilidad económica enfocado en el empleo en EE. UU., en la estabilidad de precios en la UE-Japón y el control de impacto ambiental en China.

El dinero en su expresión física evoluciona hacia su abstracción casi total, es decir, hacia una desmaterialización y hacia su complementación con otras formas de innovación monetaria como las “criptomonedas”. El surgimiento de un nuevo orden monetario es inevitable en virtud de la gran bifurcación civilizatoria de la humanidad que ha hecho del dólar americano un signo de pagos internacionales que cada vez muestra menos capacidad para la coordinación en un mundo de rivalidades políticas, económicas, sociales, religiosas,…

El sistema monetario internacional representa un desafío global para la búsqueda  de un acuerdo multilateral que reduzca la brecha entre las capacidades destructivas del ser humano, de las instituciones públicas y privadas, en medio de una multiplicidad de sistemas políticos que pueden desembocar en una “desglobalización” destructivita de la necesaria “socialidad” y de la armonía con el medio ambiente.

No puede excluirse la posibilidad de que los derechos especiales de giro (DEG) llenen ese espacio necesario de equilibrio dinámico como medio de pago, unidad de cuenta y reserva temporal de valor de las transacciones internacionales, es decir, como moneda universal de síntesis (canasta de valor) de las diferentes unidades monetarias con mayores capacidades para cumplir esas funciones.

Eso significa para nosotros en Venezuela la posibilidad como propuesta de un sistema de reservas internacionales que dejará de estar fundado en el dólar USD y se transformará en un dispositivo expresado en DEG, con una paridad fija del bolívar uno a uno, acorde con el nivel de reservas existentes, es una alternativa diferente a la “dolarización plena” con sus propiedades actuales y pero con las competencias para sostenerse en el mundo que llegará.



Categorías:Economía, Prospectiva y Previsión, Venezuela

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: