La defensa de los valores democráticos: cómo evitar la manipulación (segunda parte)

¿Qué hacer en esta era posfactual de la posverdad cuando la sensatez está arrinconada por la banalización y la pérdida de verosimilitud del conocimiento?

El proceso sostenimiento de la democracia hace necesario recuperar la credibilidad en la palabra y la confianza social; hay que sobreponerse a la propuesta populista-iliberal cuya fortaleza deriva del discurso mediático fundado en falacias y manipulaciones, que hoy en día conceptualizamos bajo los neologismos “posfactualidad”  y “posverdad”.

Es una hoja de ruta difícil, ya que estos momentos prevalece la inmediatez, la pereza social y la comunicación “lacónica” y “telegráfica” como prácticas de uso cotidiano, son las nuevas culturas que erosionan la crítica necesaria para mejorar la condición humana, en las cuales se ausentan la consistencia de lo que se enuncia y la debida presentación de evidencias en apoyo de los argumentos.

La deontología profesional, cuando se trata de juicios de valor admisibles, ha desaparecido y carece de la debida exposición de criterios sobre los cuales se formula la opinión y su alcance. La comunicación se ha transformado en propaganda política, en medio para la manipulación, en herramienta de catarsis social, que en lugar de servir a al mejor entendimiento entre la gente.

La cultura de  la “posfactualidad” y la “posverdad” en la gobernanza pública contribuye con la perpetuación y propagación del populismo autoritario, difundiendo masivamente información falsa, distrayendo la sociedad de la sensatez y de las virtudes cívicas. En la gobernanza privada y en las relaciones entre la gente socava la confianza, genera costos de transacción y erosiona la eficiencia social.

Como contribución al esclarecimiento del problema de la demagogia política hemos creado una aplicación en modo de prueba para discernir sobre las falacias que distorsionan la correcta argumentación. Su propósito es servir de medio para evitar la manipulación de esta época donde los impulsos de las emociones prevalecen sobre la sensatez.

tabfal1

tabfal2

tabfal3

Hace algún tiempo también escribimos sobre:

¿Cómo evitar la manipulación?


Referencias en línea:
En francés

Convencer para convivir, la era de la postpersuación

América sola o aislada. La política posfactual

El comienzo de la era de la postverdad

La era posfactual y la democracia

En inglés

Art of the lie

Lies, Incorporated: The World of Post-Truth Politics

Post-truth politics

Why the post-truth political era might be around for a while



Categorías:Política, Venezuela

Etiquetas:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: