Un intercambio de navidad


 

I

La Niña me dijo:

“Te tocó la luna, ¿qué le desearas?”.

Le dije:

“El don de hablar en música

El obsequio que reciba quien la mire

Todos los colores de su risa

Guardaré las perlas que deslizan de su rostro

Será tan feliz como yo,

en otro lugar cuando la encuentre.

Le escribiré desde donde sea,

hasta los confines del tiempo”

II

Escribía y escribía

No dormía y no dormía

Reía y reía

Te veía y te veía

Lo único que no pude,

Quererte y que quisieras

La verdad que amar es dicha

Mejor quedo con tu segundo nombre

Te siento no sabes cómo y no lo sabrás

Llegó la hora de soñar sin estar despierto

Yo seguí tomando vino

Ya no puedo, casi duermo

Francisco J Contreras M

Diciembre 2015

A %d blogueros les gusta esto: