Dólar paralelo e iracundia venezolana

InFrugEn Venezuela, lo cotidiano es la sorpresa, el sosiego cede su plaza al uso de toda clase de especulación sobre lo que acontece, sin consistencia y pocas veces con evidencia que sirva de respaldo a lo que se afirma. Mediáticamente, el sensacionalismo, la descarga en otro de la responsabilidad de cualquier evento, domina la escena. Tenemos un país sumido en el caos económico: la escasez, la inflación extrema, la inseguridad, los mercados negros y la impunidad son el orden de cada día, sin embargo, más ocupa la mente de la gente cualquier síntoma de esos males, que su contenido como producto de la mala política pública y de la ausencia de independencia, autonomía y legitimidad de los poderes públicos. Es más fácil señalar de manera falsa a supuestos traidores, quienes vendidos al régimen, negocian para su propio beneficio las gestiones y organización de las fuerzas democráticas. Esta semana un suceso mediático ha sido la escalada del dólar paralelo, inmediatamente se destapa cualquier tipo de elucubración, cada una con mayor carga especulativa que la anterior, he podido escuchar que la causa guarda relación con unos supuestos exportadores de arena hacia el Caribe, de un complot financiero de especuladores que tienen acceso privilegiado al aprovisionamiento de divisas que les permite comprar barato y vender bien caro. Son verdades a medias que como la parte visible de un iceberg esconde algo mayor.

Riesgo soberano y precio del petróleo

En el presente, si el precio del petróleo y el riesgo soberano fuesen cruciales en la determinación de la cotización del dólar paralelo, el impacto sería menor que el mostrado esta semana, pues el precio del petróleo ha aumentado levemente en 12 meses, en tanto que el riesgo soberano se ha reducido. A futuro con una expectativa hacia el 2017, de mantenimiento de la oferta petrolera y de estancamiento de la demanda, el panorama luce adverso para el país.

today5

today2

Inflación desacelerada y ajuste de salario mínimo

Si las expectativas se fueran adaptando históricamente, la desaceleración de la inflación, durante los dos últimos meses incidiría, con una menor presión sobre el mercado paralelo del dólar, pero si el comportamiento responde a una racionalidad anticipatoria, al aumentar el costo laboral habrá estrés sobre los mercados financieros para anticipar las incidencias de costos, entonces el paralelo aumenta.

today4

La creación de dinero inorgánico y la aceleración de la velocidad con que el dinero cambia de manos.

Los anuncios del lanzamiento de monedas y billetes de nueva denominación por parte del Banco Central de Venezuela, deja en claro que estamos en presencia de una «reconversión monetaria oculta», la nueva unidad monetaria sería Bs 1.000. Si las Reservas internacionales son estructuralmente insuficientes y hay una expansión de la liquidez monetaria en el futuro próximo, el reajuste de expectativas conduce al adelanto de las transacciones para compensar la erosión monetaria por inflación, de nuevo una presión adicional sobre el dólar paralelo.

today3 today1

Antifragilidad perversa del sistema cambiario en Venezuela

En el aprovisionamiento de divisas en el país, es un error enfocar el análisis del llamado mercado paralelo a partir de la existencia de actores buenos y malos, eso siempre existirá. Es tarea del Gobierno, establecer los correctivos que permitan, al sistema autorregular sus desajustes, sin la existencia de incentivos perversos, ni la extracción de rentas por parte de grupos de interés que puedan sacar provecho de las regulaciones, de su administración y de la participación en el mercado de divisas. De otra manera, la responsabilidad del Gobierno se hace difusa y bajo el turbión de emociones, la gente descarga su impulsividad en otros, quienes simplemente están en una situación precaria, donde técnicamente, se les hace casi imposible actuar bajo el imperio de la ley y de la virtud. En dos secuencias mostramos los mecanismos de transmisión perversa en el mercado de divisas, el cual es antifrágil para el Gobierno, pues saca provecho del mismo y hace difusa su responsabilidad en los males creados, en tanto, que el país se fragiliza y el costo social recae sobre el resto del país, sin dolientes en gobierno, ni pertenecientes a su cohorte de aliados.

Antifragilidad perversa primaria del sistema cambiario en Venezuela

SecInfCost

Antifragilidad perversa secundaria del sistema cambiario en Venezuela

SecInfCost2

Evaluación de coyuntura: riesgo soberano y rendimiento equivalente entre Colombia y Venezuela (2015)

Extracto

Venezuela es un país con una dotación pletórica de recursos naturales pero con escasas libertades cívicas y económicas e instituciones dependientes y bajo control gubernamental. Colombia es un país con una menor dotación de recursos naturales pero con mayores libertades cívicas y económicas e instituciones autónomas e independientes del poder central. En términos de expectativas para el emprendedor, el resultado es paradójico: Para igualar el rendimiento esperado de una inversión en Colombia, nominalmente al cierre del 2015, en Venezuela el inversionista debió en promedio alcanzar una ganancia de 292,55 puntos más sobre el rendimiento esperado por un inversionista en Colombia,  prima de diferencia entre 305,16% (Venezuela) y 12,61% (Colombia).

DEFINICIONES Y CATEGORÍAS

EMBI

El Índice de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI+) es un indicador de la rentabilidad total de los instrumentos de deuda externa negociados, denominados en dólares americanos, en los mercados emergentes. El índice EMBI regularmente cubre bonos Brady denominados en US dólares y eurobonos. Con el EMBI + el índice se extiende a los Mercados Emergentes. En sus inicios para 1992, el EMBI+ abarcaba sólo los bonos Brady. El EMBI+ para deuda externa es el Índice Global EMBI de JP Morgan.
Además de servir como punto de referencia, el EMBI + ofrece a los inversores una definición del mercado de los mercados emergentes de deuda en moneda externa, una lista de los instrumentos negociados, y una compilación de sus términos.

Cuando al día 2 de marzo del 2016 el EMBI+ de Venezuela alcanza 3.260,12 puntos básicos, se debe interpretar que los bonos de deuda externa venezolana están pagando 32,60 % adicional al rendimiento de los bonos del tesoro de Estados Unidos. Esa prima adicional es una compensación por la probabilidad de incumplimiento de pagos del Gobierno de Venezuela. Para concurrir a los mercados internacionales en búsqueda de crédito, nuestro país debería dar un gran descuento sobre los bonos de manera de asegurar un rendimiento de 35,6% al inversionista o prestatario.

Economía regulada vs poderes regulados

Venezuela a lo largo de los últimos cincuenta años ha sido un país presidencialista, pero durante los últimos quince años, prácticamente todos los poderes públicos están bajo control del Gobierno e igualmente las variables resultado: precios, costos y tasa de cambio están bajo la tutela del Estado.

En Colombia, por el contrario los últimos quince años se han caracterizado por una profundización de la democracia, con poderes públicos independientes y autónomos, se puede afirmar que el modelo de Colombia es de poderes regulados y el de Venezuela de economía regulada.

Costo de recursos propios

El Modelo de Valoración del Precio de los Activos o Capital Asset Pricing Model (conocido como modelo CAPM) es una de las herramientas más utilizadas en el área financiera para determinar la tasa de retorno requerida para un cierto activo. De la manera más sencilla nos sirve para estimar cuánto debe esperar un emprendedor como retorno de lo invertido en una empresa.

CAPM calcula la tasa de rentabilidad apropiada y requerida para descontar los flujos de caja proyectados futuros que producirá un activo, dada la apreciación de riesgo que tiene ese activo.

El primer componente, es el riesgo que el inversionista asume cuando la rentabilidad del activo puede variar por razones atribuibles directamente a la gestión de la firma, la competencia o la aparición de nuevas tecnologías. El segundo componente, es el riesgo que se corre, debido a que la empresa opera en un entorno socio-económico dado.

Así por ejemplo, si usted realiza una inversión en una empresa que opera en Venezuela, la probabilidad que la rentabilidad de esa inversión sea diferente a la que espera obtener es la suma del riesgo único y del riesgo de mercado. En otras palabras usted espera recibir una compensación que cubra el riesgo de operar en un ambiente sociopolítico y económico como el de Venezuela y por la gestión de la empresa.

Inflación y riesgo soberano

Venezuela es un país con uno de los mayores índices de inflación en el mundo, en América Latina es el indiscutible líder. Durante los últimos quince años el Gobierno ha manejado una cuantiosa renta derivada del negocio petrolero, equivalente a cinco veces y medio el costo de la reconstrucción de Europa luego de la segunda guerra mundial.

El Gobierno venezolano no se ha visto obligado a efectuar ningún esfuerzo de productividad fiscal pues no requiere de una economía eficiente y pujante para extraer renta tributaria, incluso puede promover un empresariado y una clase trabajadora  parasitarios que les sirvan como medio propagandístico electoral.

La casi totalidad de los países del mundo están obligados a incentivar la eficiencia y productividad del sector privado de modo que el gobierno pueda obtener por la vía tributaria los recursos necesarios para financiar el gasto público.

Bajo el socialismo del siglo XXI, es compatible el perfil esencialmente político de los funcionarios públicos venezolanos con la cultura de gestión del gobierno: desde el presidente hasta el más modesto funcionario conocen de maniobras políticas pero prácticamente nada, en lo técnico y profesional, de las competencias necesarias para el ejercicio de su cargo público.

Mal gasto público, controles, escasez e inflación, en un país que lo importa casi todo, hacen que el riesgo de incumplimiento de pagos internacionales sea una realidad, es muy factible que ya se esté incumpliendo. Por lo tanto, prestarle a Venezuela requiere un mayor costo de deuda y de allí un mayor riesgo soberano.

RIESGO PAÍS, INFLACIÓN Y COSTO DE RECURSOS PROPIOS

Riesgo soberano

La tabla a continuación valida lo afirmado en párrafos anteriores, el riesgo soberano de Venezuela siempre ha estado por encima del de Colombia, es más durante los últimos años, tiende a ampliarse la brecha entre ambos países.Colven01

Colven02

Incertidumbre

Es conveniente precisar dos categorías económicas, ellas son riesgo e incertidumbre. Cuando una determinada acción puede conducir a varios resultados con una determinada probabilidad, estamos en presencia de un riesgo. Cuando los posibles resultados de una determinada acción son completamente desconocidos, lo que existe es incertidumbre.

Cuando una situación está bajo incertidumbre los valores históricos registrados muestran una variabilidad mayor, cuando estamos bajo incertidumbre un producto puede tener precios diferentes en una misma localidad, cuando hay mayor incertidumbre los precios son inestables, suben y bajan desordenadamente. Desde el punto de vista estadístico a mayor incertidumbre, mayor error típico.

No solo Venezuela es un país de mayor riesgo, es también un país con mayor incertidumbre. El error típico de Venezuela es 385% mayor que el de Colombia.

Colven03

Inflación

El emprendedor en Venezuela no solo enfrenta un mayor riesgo soberano, una mayor incertidumbre, también debe hacer frente a la inflación. Igualmente el panorama inflacionario es lúgubre, la brecha es grande y se amplía en el tiempo.Colven04

Colven05

Tasa equivalente de rendimiento mínimo

Cada una de las variables analizadas anteriormente tiene un efecto mensurable en términos de expectativas de negocios. Nominalmente, en cada momento el rendimiento esperado en Venezuela debe cubrir una brecha entre 12,61% (Colombia) y 305,16% (Venezuela), un emprendedor en Venezuela a diciembre del 2015 debió ganar 292,55% más por cada unidad monetaria que su homólogo en Colombia.

Venezuela vive sus momentos más aciagos de su existencia.

De mal en peor es lo que revelan las pocas estadísticas que ofrecen las instituciones públicas a febrero 2015 (Francisco J Contreras M)

Extracto.

Un país que va de mal en peor, y no hay forma, de que ni el gobierno y los analistas centren su atención en los males fundamentales del país. Sigue una charada mediática e inmediatista, centrada en medidas económicas aisladas, cuando el problema fundamental tiene como única solución el diseño de políticas económicas en función del impacto anticipado de las regulaciones a través del mercado, en un ambiente de autonomía e independencia de los poderes públicos.

Riesgo país.

Es una variable económica importante para tomar decisiones en materia financiera y para calificar la bondad de las políticas públicas. En lo que respecta a lo financiero, porque sirve al emprendedor para determinar el retorno mínimo esperado de una inversión, es una de las referencias de impacto de la inestabilidad socioeconómica de un país, sobre los negocios. También, permite identificar la calidad de la gestión gubernamental, en su responsabilidad fundamental de garantizar la estabilidad económica.

Una forma de evaluar el riesgo país o riesgo soberano es a través del indicador de llamado EMBI + (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes), el cual viene expresado en puntos, por ejemplo, la media de los registros para los dos primeros meses del 2015, es de 2.723 puntos, es decir que el Gobierno Venezolano debe pagar un “spread” o diferencial de 27,23 % para tomar deuda, sobre lo que paga EEUU por contratar deuda pública (3,04 %). El Gobierno venezolano tiene que ofrecer un rendimiento de 30,27 % para obtener préstamos en los mercados financieros internacionales, para tener una idea de lo que significa ese monto, noten que en promedio las empresas de EEUU a penas tienen una rentabilidad promedio de 8 %. Venezuela es el país emergente con mayor riesgo país en el mundo.

CAPM_TABLA_FEB_2015

Inflación.

Sobre la base del comportamiento de la inflación mensual, en dos series la primera desde enero 1950 hasta diciembre 2014, y la segunda, desde febrero 1999 hasta diciembre 2014, la expectativa inflacionaria para los próximos 12 meses aumenta en 1,42 %, en comparación con la efectuada el mes anterior.

La inflación ahora procede de un desorden en los mercados de bienes y servicios que hace imposible para el Gobierno la efectividad de las regulaciones en materia de precios.

reloj1

Los rangos esperados para el comportamiento durante el año son:

Reloj2Estas tablas no constituyen procedimientos adivinatorios, ni profecías, son valores esperados si el contexto económico sigue siendo el actual, eventualidad que puede ser peor o mejor según las circunstancias.

Estamos en una situación económica jamás vista en Venezuela, en términos de hipoteca del país, lo que mas se le aproxima es la situación vivida el siglo pasado bajo el Gobierno de Cipriano Castro. Es una mezcla de recesión con involución económica e inflación, pensamos que va a dominar la escasez con una fuerte inflación soterrada. En palabras coloquiales “la masa no esta para bollos” y agregaríamos “Tampoco será fácil encontrar la masa para hacerlos, ni carne para las empanadas».

El impacto combinado de una elevada inflación y un enorme riesgo país.

En nuestro país la polarización política es tan intensa como la misma situación de caos económico en que se encuentra el país, este contexto hace que en Venezuela, se formen opiniones, carentes de argumentos y de validación, sobre el qué hacer como política económica, desde la dolarización, la liberación del mercado cambiario, y otras medidas, sin consideración de lo que es fundamental, como lo es el análisis de impacto regulatorio a través del mercado, de cualquier opción de política económica, y la re institucionalización del país con poderes públicos autónomos e independientes entre si.

Uno de los problemas clave en la recuperación del país es el crecimiento económico, para que pueda haberlo debe existir un clima de negocios favorable. En la actualidad eso luce bien lejano, el impacto de una elevada inflación y un enorme riesgo país, sitúa el costo de emprendimiento, en un nivel de exclusión que resulta prácticamente imposible iniciar un negocio y una proeza invertir en el país.

En nuestro sitio internet, en un primer trabajo hacemos referencia a lo que un emprendedor en nuestro país debe esperar como rendimiento de una inversión[1], y en un segundo, para precisar el adverso clima de negocios en Venezuela lo comparamos con Colombia[2].

Como ilustración, tomemos el sector de bebidas no alcohólicas, tanto en Colombia como en Venezuela, considerando los valores esperados de inflación y el riesgo país en ambos países.

La tabla a continuación nos muestra los resultados:

Col_Vzla_Capm

Fijando la atención en las tres últimas filas precisamos las condiciones en ambos países en términos de aliciente para invertir. Únicamente por riesgo país, en Venezuela en rendimiento tiene una diferencia de 24,73% con respecto a Colombia, y si añadimos el impacto inflacionario esa diferencia alcanza 112,61 %. Mientras en Colombia, sin la incidencia inflacionaria basta un rendimiento de 9,08 % para que el emprendedor pueda obtener ganancias, en Venezuela debe tener un rendimiento de 31,36%, ahora si añadimos el impacto inflacionario, en Colombia el emprendedor al obtener 9,83% de rendimiento ya tiene ganancias, en Venezuela ese nivel se sitúa en 121,99%.

Y así, Venezuela, por todas partes surgen propuestas que van desde la dolarización, el equilibrio fiscal, la prohibición de emisión inorgánica de dinero, la unificación del tipo de cambio, …, y otras pócimas, el asunto parte de un error original: la mala gestión pública centrada en la discrecionalidad de los funcionarios públicos y en la debilidad institucional del país. No se trata de soluciones aisladas, se trata de enfrentar al mal en sus raíces, tal como hemos insistido desde hace bastante tiempo.

Cuando en Venezuela se van evaluando cada uno de los aspectos mas relevantes de su crisis económica, nos damos cuenta que medidas aisladas milagrosas no tienen cabida en Venezuela, tal como hemos insistido desde hace bastante tiempo, no hay solución sin arreglos de orden institucional (poderes públicos autónomos e independientes), y sin análisis de impacto de las regulaciones a través del mercado.

La Ciencia Económica tiene su protocolo y debe ser tenido en cuenta a la hora de hacer propuestas. Es difícil en Venezuela, la aplicación del saber económico, a manera de analogía, estamos en un país cuya cultura es la auto medicación a partir de los fármacos, y peor nuestros analistas muchas veces ni siquiera se leen la memoria descriptiva del medicamento que se administran, es así que la pasión mediática y el inmediatismo obnubila el juicio de los formadores de opinión, centrando el discurso en el fármaco y no en el padecimiento.

[1] http://prosprev.com/2014/04/12/el-rendimiento-minimo-sobre-el-patrimonio-ajustado-en-condiciones-extremas-el-caso-venezuela/

[2] http://prosprev.com/2014/01/26/riesgo-soberano-y-rendimiento-equivalente-entre-colombia-y-venezuela/

Presentación: Venezuela, perspectivas económicas para 2015, desafíos y políticas públicas (Francisco J Contreras M)

DolarizaciónEXTRACTO

Luego de tres entregas sobre los aspectos cualitativos de las perspectivas económicas para el 2015, presentamos la percepción coyuntural de la economía en el mundo y en Venezuela en términos de variables resultado: Crecimiento del PIB, Déficit en cuenta corriente como % del PIB, Inflación, Déficit fiscal como % del PIB y Riesgo país. El panorama es comprometedor para Venezuela, por un lado en lo macroeconómico requiere un ajuste de la tasa de cambio y un retorno al equilibrio fiscal, por el lado microeconómico, someter las políticas económicas a normas de impacto regulatorio, y por último, en lo institucional, devolver la autonomía al Banco Central de Venezuela y restablecer la independencia de los poderes públicos. En síntesis iniciar una era de formulación de políticas públicas a través del mercado y no en su contra. Ni el control por decreto de variables resultado: inflación, costos, salarios, tasa de cambio, desempleo, como tampoco, de manera aislada, los constructos de la caja de herramientas del economista: equilibrio fiscal, eliminación de la emisión inorgánica de dinero, dolarización constituyen por si mismos una verdadera propuesta de país. Hace falta una aproximación integral de actuación a través del mercado en tres planos: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional