Una política económica inductora de recesión e inflación

“En definitiva, tenemos gente con trabajo, pasando trabajo y mercados con abastecimiento, pero no tantos compradores y tenemos un sector productivo que apostó a la recuperación. Los problemas de corto plazo son la caída del poder adquisitivo, la salud fuera del alcance del presupuesto familiar y la mala alimentación. En el mediano y largo plazo se empezarán a sentir los efectos de la descapitalización del talento humano y de su formación.”

Ciertamente el país no se ha arreglado, pero ahora desde los mercados en las zonas populares hasta en las zonas residenciales de alto poder adquisitivo se observa un nutrido abastecimiento de bienes nacionales e importados, no es la imagen recordada de la búsqueda infructuosa, de la espera en colas, del costo inducido por la escasez. Ya la gente no pernocta para aprovisionarse lejos de su hogar a las puertas de los supermercados en cacería de algún “dato” sobre el lugar donde llegaran los despachos de bienes bajo riguroso control de precios. No es el cuadro anticipado de un colapso social con una mezcla de hambruna, violencia de todos contra todos, de un estallido social con saqueos y represión violenta.

La producción agrícola, con intermitencias lleva unos tres años y medio de crecimiento (3,17% anual) y se espera en este año una cosecha de maíz con más del 30% de aumento y otro tanto de arroz. El consumo per cápita de pollo fue 14,28 kg para el año 2020, está rondando 17,41 kg para este año, la producción mensual de cajas de huevos de 577.226 cajas del año 2017 se encuentra en este momento en unas 750.000 cajas (116 huevos per cápita). No se está validando ninguna hipótesis de mejora de la economía, en Colombia el consumo per cápita de pollo es de 36,5 kg y el de huevos es de 334 per cápita.

Desde el mes de octubre de 2021 hasta el presente, se han dado cambios importantes en la política económica, una conversión monetaria con una elevación de los costos de transacción en notarias y registros han dejado a la mayoría de las empresas venezolanas fuera del financiamiento bancario, financiamiento que ya estaba en condiciones de precariedad por las regulaciones que pesan sobre el sector financiero a nivel de encaje legal.

El contexto de asfixia regulatoria que pesa sobre el sector productivo se agudiza este año con la voracidad tributaria de las alcaldías, la aparición del impuesto a las grandes transacciones financieras y el freno a la dolarización que limita las funciones bancarias a una simple custodia de dólares. Por estas razones, las finanzas de las empresas se encuentran comprometidas pues el período de cobro se alarga a 45 días y más, secando el capital de trabajo necesario para el pago de los gastos operacionales.

A la mala práctica regulatoria se agrega la creación irresponsable de dinero con un crecimiento promedio mensual de 18% sin poseer el respaldo necesario que con la contención de la dolarización y las dificultades de las empresas para superar la reducción de su capital de trabajo hace pensar que prevalecerán los inductores recesivos sobre los inflacionarios.

Las empresas sobrevivientes están planificando con base en recursos propios y sin intermediación financiera, con márgenes mínimos para reducir pérdidas por absorción de costos y gastos fijos. Es una estabilización marginal desde el sector productivo a “pulmón propio” contra todo pronóstico. A pesar de un escenario de débil recuperación comprometido por estos errores de política económica, aún se posee la fuerza inercial del impulso de una programación efectuada desde el último trimestre del año 2021 que a nivel del sector agroindustrial de pequeñas y medianas empresas tendrá sus efectos durante este segundo semestre.

@fjcontre35

Hacia final de 2016 podemos esperar un repunte de la inflación, la antifragilidad neopopulista se activó

Todavía en el estrecho de Mesina

La canasta básica por segunda vez en doce meses cae en un dígito, en agosto 2016 8% y septiembre 2016, 8% de alza revela un primer signo de la otra cara del caos económico e institucional de Venezuela: la recesión. Ese es estado de postración cuya característica es la caída de la actividad económica y la pérdida de empleo formal. Nosotros estamos en una situación de recesión desde el año 2014, el PIB (indicador de crecimiento económico. producto interno bruto) ha disminuido en -3,89% en el 2014, en -5,7 en el 2015 y se espera -10% para el 2016 (fuente: Banco Mundial). Este breve lapso de desaceleración de la inflación puede que haya terminado; las bonificaciones de fin de año, la expansión monetaria y el ajuste de salario mínimo y de cesta ticket anticipan un nuevo envión inflacionario.

En los predios de Caridbis: la resaca inflacionaria

Tres eventos van a inducir de nuevo la inflación, el primero, el aumento de salario mínimo, el segundo, la decisión de emitir más moneda y billetes por parte del Banco Central de Venezuela y, el tercero, la estacionalidad que impulsa la demanda con motivo de las bonificaciones de fin de año. Un cuadro verdaderamente incierto.

Desde el mes de mayo 2016 se presentía, como inductor de la crisis económica de Venezuela, el fenómeno creciente de la recesión frente a la inflación extrema (para leer nuestros argumentos se ofrecen estos enlaces: “Desafíos de la escasez, el estancamiento y la inflación de costos” y “Entre los embates de la inflación y la arremetida recesiva“). Seguimos entre dos males que de manera implacable se reflejan en una escasez abisal y una brutal inflación que desmejora cruelmente la calidad de vida material y emocional del venezolano. Si tomamos como referencia la reducción de la capacidad para importar y el efecto se distribuye de manera proporcional entre cada venezolano, el impacto sobre el bienestar, en términos de reducción de sus gastos, es de 69%. Un grupo familiar clase media está vistiendo con las prendas de vestir que adquirió para diciembre del 2014, la antigüedad de su vehículo debe estar sobre los ocho años, y ya no le puede brindar un buen mantenimiento, ni pagar la prima de seguro. Es decir apenas cubre la canasta alimentaria.

El contexto recesivo, puede replantear la situación, ceden las colas, los mercados de bienes de consumo final aparentan estar algo mejor dotados, pero los productos regulados sujetos a racionamiento, ya no son tan rentables para sostener la actividad denominada en nuestro país “bachaqueo”. Ya el dinero no es tan abundante como para pagar el precio que sea por los productos regulados en los mercados negros. Se presenta un intercambio de males, la contención parcial de la inflación a cambio del desempleo y de la pobreza extrema, lo cual equivale a mayor inseguridad, riesgo de motines y saqueos. La inflación valida la hipótesis de la naturaleza monetarista del fenómeno, pero refuta que su contención monetaria se convierta en crecimiento y mucho menos bienestar. El verdadero problema y esencia de todos los males es la precariedad institucional del país; sin autonomía, sin independencia, ni legitimidad de los poderes públicos no es posible una gobernanza que impida la extracción de rentas de quienes administran la cosa pública y de sus socios. La asfixia regulatoria y los incentivos perversos, de la mala política pública, son un negocio muy rentable, por algún tiempo pero no para siempre. En Venezuela el boom petrolero lo permitió en el pasado, ya no es posible y quizás más nunca. Nos encontramos entre Escila y Caribdis, porque los males que hemos relatado, no se sustituyen plenamente uno con el otro, son una danza entre la contención monetaria y su relajo, en función de una política económica prendada de populismo y maquillada de ideología, cada vez más destructiva de las capacidades del país.

En economía hacer predicciones a partir de series históricas es un atrevimiento, no hay manera de conocer de antemano el valor de ninguna variable resultado, pero sí es importante hacer ejercicio de reflexión a partir del tratamiento estadístico de los datos del pasado. La determinación de la inflación real tampoco es posible en nuestro país, pues existe un control de precios y de tasa de cambio, lo que significa que parte del impacto sobre los precios se diluye bajo forma de escasez, colas y aparición de mercados negros. Por otra parte, el gobierno no publica información más allá de diciembre de 2015.

Tomando algo de distancia de Escila: de la hiperinflación a la inflación extrema o galopante

La canasta básica puede servir para evaluar el deterioro del poder adquisitivo de la gente, el aumento de la canasta básica acumulado durante los últimos doce meses en 458 % desde octubre 2015 hasta septiembre 2016, nos muestra el descalabro del poder de compra del venezolano, imposible que algún trabajo o emprendimiento formal haya podido mejorar en esa proporción, hay que hacer énfasis en la palabra “formal”, pues si quienes están en el sector formal jamás pueden superar ese deterioro del poder adquisitivo, a algún lugar deben ir a parar los que unos pierden, ese lugar es la de la economía paralela, negra e informal donde no se agrega ningún valor a un bien o un servicio.

Quienes se benefician de la administración de la escasez, ofreciendo puestos en las colas, productos sin hacer búsqueda, ahorro del desgaste y penurias en tiempo perdido, no agregan ninguna transformación en los bienes y servicios transados, todo lo contrario muchas veces están vencidos, dañados por manipulación indebida e incluso adulterados. Estamos en un sistema perverso de incentivos derivados de la asfixia regulatoria que beneficia a unos pocos cuyos vínculos con los administradores de las regulaciones no puede ser negado.

Estamos bajo una variante de la  hiperinflación, cuya retroalimentación es diferente a la clásica, la cadena de transmisión del fenómeno, se recrea a través de:

  • Primero: la expansión secundaria de la oferta monetaria (velocidad con que cambia de dinero de manos en poder del público; y entre el público y el sistema bancario), no hay descanso, ni tregua para cambiar de inmediato el dinero por bienes y servicios, toda vez que se consiguen, haciendo cola o siendo víctima, de esa otra economía infernal llamada “negra”.
  • Segundo: la existencia de una poderosa economía paralela, -negra- que licúa todo en su favor, transfiere el poder adquisitivo desde lo que resta de la renta petrolera y del sector formal, hacia quienes poseen poder político para administrar la asfixia regulatoria que se impone como política pública. En esa economía sólo aparece visible la punta del “iceberg”, el llamado “bachaquerismo” que sirve de fachada a un sistema de perversión que se deriva del propio poder, esa actividad sólo es posible con complicidades y corruptelas de una economía sometida a todo tipo de controles, imposibles de cumplir pero susceptibles de asegurar la apropiación indebida de renta.
  • Tercero: el mecanismo antifragil más eficaz para el neopopulismo salvaje, es el manejo de la contención y expansión monetaria a discreción según la coyuntura política, es la forma que permite al gobierno diluir en la mente del consumidor la fuente del mal, la gente presa de las emociones descarga las “culpas” en quien le vende los bienes y servicios, de modo que el régimen siendo responsable puede quedar como el salvador de la patria. Este mes octubre ya se anunció un aumento del salario mínimo para el primero de noviembre y el Banco Central de Venezuela encargó la acuñación de una moneda de Bs 1.000 y la fabricación de billetes de Bs 5.000, 10.000 y 20.000. Todos estos eventos sumados a las bonificaciones de fin de año, no dejan duda, luego de dos meses con inflación de un dígito, las nuevas condiciones hacen imposible hacer pronósticos.

En la aproximación ortodoxa de la economía, se supone la existencia de hiperinflación cuando se superponen la emisión inorgánica de dinero con una secuencia de aumento de sueldos y salarios, que se alimentan a sí mismos, y dan lugar, a aumentos sostenidos y continuos de tres años con más de 100% de inflación o un año con inflación sucesiva de 50% por mes.

Canasta básica de los últimos doce meses.imagen-2cb_sept_1

 

¿Qué pasaría si se mantienen las condiciones actuales?

No hay manera de hacer pronósticos sin errores de predicción, pues cada momento es en cierta manera único e irrepetible, pero hacer una reflexión, sobre el posible curso de los acontecimientos, es válido y puede hacerse con fundamentos. La inflación es un fenómeno monetario derivado de las malas políticas públicas de los gobiernos que crean condiciones de emisión inorgánica de dinero, o de destrucción de la organicidad del mismo, al provocar la caída de la actividad económica productiva. De esta manera podemos asumir la premisa de que, si un gobierno insiste en sus prácticas históricas, se puede utilizar la información estadística del pasado para establecer rangos de comportamiento de la inflación, es el tipo de evaluación que haremos a continuación.

Sometiendo esos datos al escrutinio econométrico, uno puede anticipar al cierre del 2016,  entre 366 % y 793 %, con un valor medio de 544 % de impacto inflacionario sobre la canasta básica, es conveniente preguntarse hoy:

  • ¿Cuántas familias con un grupo familiar promedio de cinco personas, pudieron alcanzar un ingreso mensual de Bs. 542.413  al mes de aseptiembre, para adquirir sus bienes y servicios, en mercados populares, Mercal o PDVAL?,
  • ¿Cuántas familias resultarán excluidas, si al fin del año esa canasta básica escala entre Bs 650.703 (mínimo), Bs. 897.177 (medio) y un máximo de Bs. 2.397.657?

La indagatoria no debe ser considerada como profecía, consulta ante el oráculo de Delfos, orientaciones de un consejo de sabios, es una realidad inminente, es un casi presente, estamos tocando las puertas de Hades.

La fuerza devastadora de esta poderosa y organizada economía negra tiene sus orígenes en el sometimiento de los poderes públicos a una ideología fundada sobre la desconfianza y la polarización, donde unos pocos poderosos han creado reglas, al mismo tiempo que son los encargados de administrarlas e interpretarlas conforme con sus propios intereses, estamos ante un drama que no admite más retrasos en la consecución de un Plan de Reformas Económicas e Institucionales.

Canasta básica proyectada en Bs (septiembre 2016 – diciembre 2016).cb_sept_3

Canasta básica proyectada por mes en %  acumulados (enero 2016 – diciembre 2016).

cb_sept_4

 

 


Foro en Fedecámaras Carabobo: ¿Qué hacer ante un escenario hiperestanflacionario?

2015-07-28 06.40.30¿Qué hacer ante un escenario hiperestanflacionario?

Este es el esquema utilizado durante la disertación se añade al final enlace para descargar la presentación.

Emprendedores y familias frente al caos, en el corto y el largo plazo

¿Cuándo surge la Hiperinflación?

  • Cuando el dinero pierde sus cualidades:
    • Unidad de cuenta: precios diferentes, en un mismo momento en diferentes sitios
    • Medio de pago: transacciones utilizando moneda extranjera y no dinero oficial
    • Reserva de valor: desconfianza del dinero en moneda oficial y en cuentas bancarias
  • Cuando se presentan los siguientes eventos:
    • Compras por anticipación de escasez y no por necesidad
    • Trueque: intercambio sin mediación de dinero
    • Colas: tiempo superior a tres horas en búsqueda de bienes y espera en colas
    • Escasez: no se consigue lo que se busca
    • Los precios aumentan significativamente en lapsos inferiores a un mes
    • Ausencia y retardos en la presentación de estadísticas oficiales
    • Se pierde la noción del costo de producción y de la ejecución presupuestaria

¿Cuándo surge la Hiperestanflación?

Cuando a la hiperinflación se le suma una caída de la producción de bienes y servicios en lapsos inferiores a un año

Una inflación mayor que 50 % mensual durante 12 meses consecutivos o superior al 100% anual durante tres años seguidos

Una baja del PIB durante tres trimestres consecutivos

Foro2

¿Qué acontece con los indicadores económicos bajo hiperestanflación?

Inflación ajustada = (Inflación oficial) 69% x 70% (1-escasez) + (Var $ paralelo) 174% X 30% (escasez) = 101

Foro1

Profecias y predicciones

  • La imposibilidad de predecir de manera confiable una crisis es un principio clave de la economía. El comportamiento humano futuro es fatalmente incierto
  • Si los pronósticos de un analista son creídos por el público tendrá un impacto en el comportamiento de la misma gente que está analizando (hipótesis que se auto validan)

Halley

Si el cometa Halley hubiese tenido libre albedrío había probabilidad de que Einstein no hubiese podido validar la hipótesis de Newton

Si Halley hubiese sido venezolano y conocedor de la ley de gravedad, quizas Halley no hubiese sido Halley y Einstein hubiese perdido su tiempo esperando el regreso

Momento crítico

Mas, diferente y mejor con menos: innovación frugal con base en el afecto, la confianza mutua, las normas efectivas, las redes sociales para la creación de valor…

  • Un corto plazo entre 9 y 15 meses de estallido hiperestanflacionario
  • Entre un milagro y la “haitización”

Cómo se emprende, en ese nuevo contexto:

  • Sobreviviendo a las turbulencias del corto plazo
  • Creando valor sustentable en el largo plazo.

Es el momento prospectivo para preparar el qué hacer y cómo hacer en una realidad diferente.

Transición y corto plazo

  • Es un escenario de supervivencia y protección del capital de trabajo
  • Reducir el tamaño para resguardar los signos vitales
  • No es el mejor momento para la inversión en activos de capital

Transición y largo plazo

  • Formular un nuevo dispositivo estratégico mas enfocado con el entorno diferente que se avecina
  • Innovación frugal, confianza y capital social

Para los emprendedores

En el corto plazo

Capital de trabajo

Controlar los costos y los gastos superfluos

  • Limitar todas las erogaciones a lo exclusivamente necesario para mantener las operaciones, no debe haber paradas de planta
  • Eliminar productos, servicios, equipos, maquinarias y recursos para reasignarlos en la producción de bienes y servicios de alto valor

Utilizar deuda si se cumplen las siguientes condiciones:

  • Alto poder de negociación o condición de indispensabilidad real frente a clientes y proveedores (condición necesaria)
  • Si se tiene certeza de ventas reales (condición necesaria)
  • Cuando el rendimiento ponderado supera la tasa de inflación anticipada más el riesgo país (condición necesaria y suficiente) y cubre los riesgos operacionales

Asegurar un nivel de suficiencia de insumos críticos

Procurar acuerdos con el cliente, para que pague directamente al proveedor los insumos necesarios para producir

Reducir el crédito y redefinir la cartera de productos y servicios

Aumentar las ventas por cliente, la frecuencia y el desarrollo de nuevos mercados y canales.

Para las familias

En el corto plazo

Actividades corrientes y de previsión
  • Eliminar transitoriamente, lo no imprescindible, los gastos suntuarios y aquellos destinados al reconocimiento de status.
  • Jerarquizar los gastos a ejecutar durante el periodo que comprende el presupuesto familiar.
  • Actividades corrientes y de previsión
  • Los ingresos extraordinarios son para hacer frente a imprevistos y urgencias
  • Ser disciplinado, esto es, no gastar más de lo debido, respetar el presupuesto mensual
  • Analizar si el gasto que se realizó se adecuó al presupuesto con el que se contaba
  • Planificar la recreación familiar en conjunto y no un plan para cada miembro
  • Hay que prepararse para sobrevivir lo más posible como si no se tuviera trabajo
  • No ceder ante la tentación de ofertas, reducen los ingresos y generan pagos de interés
  • Pague todas las deudas que pueda, al contrario para los créditos hipotecarios a tasa fija en este momento es mejor no adelantar pagos, sino ahorrar el dinero correspondiente. No dejen de pagar a tiempo sus casas. Es su patrimonio más importante
  • Transforme el uso de las redes sociales en una herramienta de reducción de gastos, de generación de información sobre el mercado y de reglas simples de intercambio de valor frente a los mercados negros.
  • Mantenga una vida sana, la salud es costosa en tiempos de crisis.

Para los emprendedores

Mas allá de lo inmediato

Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios mas pertinentes en términos de uso, mas baratos, mas durables, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales

Buscar oportunidades en la adversidad:
  • Trabajar con socios innovadores (desfragmentar)
  • Fortalecer la confianza (información)
  • Actuar con sentimiento y entusiasmo (civismo)
  • Desplegar el espiritu de equipo “team work”
  • Pensar diferente y mejor (sinergia)
Hacer más con menos:
  • Simplificar los procesos de creación para acercar demanda y oferta reduciendo costos de transacción (comunidad, proveedores y clientes)
  • Crear externalidades positivas (acercamientos entre consumidores, proveedores, comunidad y entorno que crean valor sin añadir costos)
  • Promover la ingeniosidad: imaginar soluciones sostenibles e incluir el excedente en el valor de la producción (conversión)
  • Orientar las actividades hacia la inclusión
  • Produce-Consume-Recicla
  • Resolver problemas reales en lugar de crear dificultades inexistentes, pensar en las necesidades mas que en deseos
  • Generar espacios para la co-creación de valor con “clientes actores” (economía compartida).
  • Bienes y servicios con mayor duración
  • Asociatividad

Para las familias

Mas allá de lo inmediato

Excedente y reproducción del capital

El excedente: los activos productivos
  • De manera transitoria, hasta identificar una oportunidad para el emprendimiento, convierta el excedente en recursos patrimoniales con riesgo mínimo de perdida anticipada de capital, tales como bienes duraderos, joyas, oro, obras de arte, terrenos, vivienda, materias primas…
  • De manera permanente, al identificar oportunidades para el emprendimiento, aplique los excedentes en activos que reproducen renta y capital
El excedente: los intangibles
  • Desarrolle su talento:
    • Las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos.
    • Aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desprecie las ventas

Para finalizar

  • Una inflación galopante no es lo mismo que un estallido inflacionario con recesión
  • Una cosa es el corto plazo y otra el largo plazo
  • Las crisis anuncian nuevos paradigmas: innovación frugal
  • Distinga entre un activo (reproduce), un tesoro (estéril), y un patrimonio (sus posesiones)

Enlace para descarga de la presentación:

¿Qué hacer ante un escenario hiperestanflacionario?