Los malos augurios de la economía venezolana

La gobernanza fundada en la anti economía en Venezuela

Hay un mal preludio para este año 2022 porque se han desaprovechado las oportunidades de una moderación de las sanciones que pesan sobre el país, porque se está recurriendo de nuevo a la emisión irresponsable de dinero, porque se intensifica la asfixia regulatoria mediante el impuesto a las grandes transacciones financieras (IGTF) y la elevación de los costos de transacción en notarias y registros, y por último, porque se está incitando de nuevo la animadversión entre los trabajadores y los emprendedores.

Precisiones metodológicas previas

En nuestra perspectiva la enseñanza de la economía tiene por propósito el bien común no la suscripción de escuelas de pensamiento como si fueran movimientos políticos, religión o ideología. En nuestro país es tendencia mayoritaria asumir nuestra disciplina como ideología o dogma. No aspiramos develar la superioridad de la ciencia económica a partir de esos criterios, pues dependiendo del contexto las creaciones derivadas de los clásicos, neoclásicos, marxistas, keynesianos o como se desee encuadrar el pensamiento pueden explicar y dar respuestas a problemas sociales, del individuo o de las organizaciones. La caja de herramientas del economista es extensiva, las teorías se formulan para la explicación y atención de problemas sujetos a criterios de demarcación, experimentación o deliberación acordada, susceptibles de refutación.

La leve recuperación de la economía venezolana desde los tiempos de la escasez extrema (2016-2021) con hiperinflación guardó relación con la moderación de la emisión irresponsable de dinero, la “dolarización”, la liberación parcial de los controles de precios y el aumento de la producción y del precio del petróleo. Entre febrero de 2020 y diciembre de 2021, las remuneraciones en el sector formal privado y los ingresos de quienes pertenecen al sector informal mejoraron unas cinco veces y el crecimiento del sector agrícola promedió 2,6% por año. Para nada esto significa que el país haya alcanzado los niveles de bienestar de otros tiempos y mucho menos que se haya superado la precariedad socioeconómica en la cual convivimos ni que la mayoría de los servidores públicos haya dejado su sufrida condición laboral.

PIB_Agric_Total_2022Fuente: BCV, Fedeagro, OVF

Hemos sostenido que ese extravío económico de la esperanza es producto de varios factores, el primero, la asfixia regulatoria que promueve la extracción de rentas desde quienes agregan valor produciendo hacia quienes poseen poder discrecional e información privilegiada para incidir a voluntad sobre los actos fundamentales de la vida civil o económica, esta condición define un reparto de valor entre gobernantes y aliados de ocasión en detrimento de la mayoría. Un segundo factor, en países con fragilidad institucional, tiene su origen en la intencionalidad populista-iliberal de quienes aspiran perpetuarse en poder países mediante la erosión de la confianza en las instituciones públicas, privadas y hacia todos los demás que piensen diferente. El logro de este propósito alcanza su plenitud con la quiebra moral y la postración social de la gente.

Coyuntura reciente: la anti economía

Cuando la política prevalece sobre la sensatez de la economía se propagan acciones con mal preludio para Venezuela, la alineación de intereses entre el lobby republicano de Florida, de la izquierda militante dentro del gobierno y de las posiciones pro-sanciones entre los factores democráticos inclinó la balanza del poder en contra de cualquier acuerdo para moderar las penalidades económicas que pesan sobre el país. La atenuación de las sanciones permitiría a Venezuela cubrir el 8% de las importaciones de petróleo que EE. UU. efectúa a la Federación Rusa, según Chevron Corp (CVX.N) su contribución podría aumentar en un año de 120.000 bpd a 800.000 bpd. Solo el sector farmacéutico y los relacionados con sector alimentos están fuera de las sanciones.

La posibilidad de contención de la tendencia a la “dolarización” por la vía del impuesto a las grandes transacciones financieras (IGTF) solo es sostenible si se mantiene un flujo suficiente de reservas internacionales netas (RIN), en caso contrario la emisión de dinero se transformará en inflación y si esta supera el 3% mensual el público optará por pagar el IGTF y evitar la pérdida mayor por erosión del poder adquisitivo. Una “dolarización” con expectativas inflacionarias puede revertir la leve recuperación económica que ha tenido el país durante los últimos dos años.

La incitación por parte del gobierno de revisar las convenciones laborales puede sustituir la cultura de mejora sobre la base de compartir el éxito de la empresa con productividad por el populismo sindical que asume como contradictoria la relación obrero-patronal. Hay que tener en consideración que cualquier aumento de sueldos y salarios, que no esté sustentado en una expectativa real de aumento de la producción de bienes y servicios es de manera concluyente inflacionario y perjudica a los más vulnerables que no poseen la capacidad para reponer de manera instantánea y recurrente los daños originados por la inflación. La única forma de aumentar el poder adquisitivo de la gente es produciendo más con crecimiento económico, pues no se puede repartir lo que no existe.

Bajo el “mainstream” populista-iliberal no hay lugar para la ciencia. La ciencia es incompatible con la tergiversación deliberada de la realidad, la relativización de la verdad y generación consciente o voluntaria de incertidumbre mediante la manipulación de las emociones.

La emisión orgánica e irresponsable de dinero: 1999- agosto 2016

Transmi2022

En esos períodos la observación de los datos sobre la emisión de dinero, el riesgo soberano, las reservas internacionales netas y la inflación nos lleva a concluir que la emisión de dinero se hace irresponsable cuando se acompaña con la pérdida de confianza en las condiciones económicas del país y puede ser orgánica si cuenta con el respaldo de reservas internacionales netas o inorgánica cuando no cuenta con ella.

En ese mundo de desconfianza y extracción de rentas, mientras hubo prosperidad petrolera (1999-agosto 2016), el uso de esos recursos se monetizó en mal gasto público y en una gran proporción se fugó del país. La emisión de dinero fue “orgánica” porque tenía respaldo parcial en la renta petrolera, pero fue irresponsable porque se conocía que en un contexto de asfixia regulatoria quien los poseyera se los llevaría del país.

La emisión inorgánica e irresponsable de dinero: septiembre 2016 – noviembre 2019

Cuando las fuentes reales de poder adquisitivo externo se agotaron y se mantiene la emisión irresponsable se hace también “inorgánica” pues está desprovista de cualquier respaldo (septiembre 2016 – noviembre 2019). Son los tiempos en los cuales simultáneamente conviven de modo intermitente la hiperinflación y la depresión económica más largas en la historia de demolición de una nación. Hay un cambio en el mecanismo de transmisión monetaria de la inflación, aparece de manera más evidente la relación entre las tasas de canje (Bs/$USD), la emisión irresponsable de dinero, la insuficiencia estructural de reservas internacionales y la inflación.

De modo que la desconfianza inducida por asfixia regulatoria con la intencionalidad de perpetuarse en el poder nos ofrece la certeza del como interactúa la emisión de dinero y el comportamiento del tipo de cambio.

Moderación de la emisión irresponsable de dinero: diciembre 2019 – enero 2022

En la estrategia gubernamental hace su aparición una “dolarización” imperfecta con una alineación entre el mercado oficial de divisas y el llamado paralelo. En la medida que la emisión de dinero se desaceleró el mecanismo de transmisión con base en la emisión irresponsable se alivió con un mayor suministro de reservas internacionales. Es el lapso durante el cual se supera el estado hiperinflacionario y se aviene la inflación galopante.

La amenaza del retorno de la emisión irresponsable de dinero

Durante el mes de abril registró un aumento de la emisión de dinero de 45,9 %. La insuficiente generación de reservas internacionales puede limitar esa capacidad de emisión de dinero con respaldo y tendríamos un escenario de deterioro del tipo de cambio y un aumento de la presión inflacionaria. Sirve la ocasión para recordar que para el año 2019 la emisión promedió 46,4 % mensual hasta caer a un ritmo de 15 % durante el año 2021, de hecho, eso permitió salir del estado hiperinflacionario.
@fjcontre35
Etiquetas: Asfixia regulatoria; Convenciones laborales; Dolarización; Inflación; Tributos;

El emprendimiento como alternativa para las familias que se quedan en el país

La sensatez

Hemos entrado en Venezuela en una fase donde aparece como factor crucial de la crisis la quiebra moral y desconfianza hacia la acción política con una recuperación económica cuyo sostenimiento post hiperinflacionario está sujeto al control de la emisión irresponsable de dinero, a la liberación de la intermediación bancaria y a la cesación paulatina de la asfixia regulatoria, es un estado de incertidumbre con riesgo de depresión económica.

Las familias cuya decisión es quedarse en el país, en medio de la incertidumbre, han sido tentadas por las actividades del sector informal y por los cambios de trabajo hacia sectores vinculados con los mercados negros. Consideramos que es la hora de conservar el puesto de trabajo haciéndolo mejor o de explorar de espacios para el emprendimiento frugal con base en las capacidades de la persona.

Se escucha en nuestro medio con mucha frecuencia:

«Eso es lo que te pagan, mejor lavamos carros y nos ganamos en un día lo que te ganas en un mes».

«Mi vecino se está dando vida, desde que se metió en la informalidad, le sobra de todo».

«Me voy porque me están ofreciendo más».

Las dificultades

Son los tiempos de las dificultades, de tomar buenas decisiones y no de dejarse arrastrar por las reacciones al abrigo de las emociones irreflexivas. Hemos podido observar mucha gente que actúa comprometiendo su futuro apresuradamente bajo el supuesto de que las dificultades del ahora y las condiciones del ambiente serán permanentes, cuando todo lo contrario lo que estamos viviendo es la antesala de algo que vendrá que no será precisamente lo que acontece.

No podemos negar las condiciones extremas que actualmente presenta el país trastocando la cotidianidad de la existencia del venezolano, entre esas condiciones objetivas están:

  • La severa reducción del poder adquisitivo y de la noción sobre cuál es el valor de lo que una persona percibirá en ingresos durante el mes.
  • La dislocación de la rutina con una pérdida de tiempo en tareas que para nada agregan valor escuchando rumores, quejas y todo tipo de mensajes distractores.
  • La disminución del tiempo útil de la vida profesional para generar resultados económicos, espirituales y de esparcimiento realizador.
  • El aumento de la inseguridad en todos los planos de la existencia: la personal, la emocional, la afectiva, la económica, …, la laboral.
  • El rompimiento del sentido de pertenencia.

Es conveniente tener conciencia e internalizar adecuadamente esas condiciones, de manera que la persona y su grupo familiar puedan sobreponerse a la adversidad. Lo que sí está al alcance del aquí para evitar la pérdida de la autoestima y la quiebra del plan de vida, es la profunda reflexión a nivel del grupo familiar considerando los siguientes aspectos:

  • Hay que asumir lo que está aconteciendo como un momento de la existencia familiar producto de una transición, no como algo que permanecerá o se perpetuará.
  • No hay que sentirse deshonrado, si se pierde la fuente de ingresos o se queda sin empleo, no se retraiga, manténgase en contacto con sus amigos y familiares. El que pueda sobreponerse depende esencialmente de uno mismo.
  • Se requiere aceptar lo que está ocurriendo, los sentimientos que genera, concédase sentirse mal y comparta el trance con alguien de confianza.
  • Busque apoyo en su entorno cercano, cuide su salud física, su equilibrio emocional y el de quienes le rodean, mientras pueda coma bien, ejercítese, descanse, haga paradas, le ayudarán a reducir el estrés.
  • Dese una pausa larga para rehacer su plan familiar, reorganizar su economía, formular su dispositivo de acciones y retomar el control emocional de su vida, sea lo que sea el futuro depende de usted, entre en confianza.
  • Alargue su horizonte buscando las oportunidades que existen en lo que le acontece.
  • Hay que alertas y conscientes de que dadas las circunstancias el imaginario popular es el terreno fértil para la creación de todo tipo de especulaciones y rumores, ellos se propagan instantáneamente y en ausencia de validación objetiva, son las mayores fuentes de pérdida de energía vital, de autoestima y de confianza, es el peor camino para darle sentido a la vida.
  • Evalúe e indague antes de tomar acciones apresuradas comprando lo que no necesita, adquiriendo cosas sin evaluación previa, acumulando irreflexivamente inventarios porque lo dijo un experto, su vecino o los medios. Detenga la premura, distinga entre el deseo, la emoción y la evasión frente a las necesidades reales y la conveniencia del uso en extremo cuidado de lo poco que tiene como medio de pago.

Explorar espacios para el emprendimiento

  • Buscar oportunidades en la adversidad:
  • Trabajar con socios innovadores.
  • Fortalecer la confianza.
  • Actuar con sentimiento y entusiasmo.
  • Desplegar el espíritu de trabajo en equipo «team work».
  • Pensar diferente y mejor.
  • Promover la ingeniosidad: imaginar soluciones sostenibles.
  • Hacer más y mejor con menos.

Consolidar las fortalezas

  • Convierta el dinero excedente al financiamiento de las transacciones corrientes y de previsión en activos productivos:
    • De manera transitoria hasta identificar una oportunidad para el emprendimiento, proteja los recursos patrimoniales en forma de activos con riesgo mínimo de pérdida anticipada de capital, tales como joyas, oro, obras de arte, terrenos, vivienda o en materias primas.
    • Al identificar oportunidades para el emprendimiento, aplique los excedentes en activos que reproducen renta y capital.
  • Desarrollar el talento:
    • Aproveche las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos.
    • Capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza.

Identificar oportunidades

Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios más pertinentes en términos de uso, más baratos, más durables, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales.

Las limitaciones económicas que enfrenta el país van a crear espacios para las actividades de mantenimiento, de reciclaje y de transformación de equipos y herramientas en recursos con propiedades de uso amplio y diverso. El mismo abandono por parte del estado puede ser la ocasión para ofrecer bienes y servicios que antes no era posible realizar.

Este tema es una variante de un artículo similar para coyuntura hiperinflacionaria:

https://wp.me/pulKM-3JI

La cultura populista, la liberación del tiempo cerebral y la adulteración del pensamiento

¿Por qué las producciones adulteradas del pensamiento superan a las proposiciones objetivamente fundamentadas?

Porque existen condiciones de entorno que favorecen a los productos fundados en la voluntad de la gente de asumir como ciertos los contenidos falsos de las redes que se alineen con sus pasiones. Es una realidad social extendida, desde principios de la década de este siglo la proliferación de todo tipo de informaciones sin fundamento en la razón. Las ideas en las redes sociales no se desenvuelven en un mercado equilibrado y transparente entre las que derivan del instinto y las que emanan del conocimiento estructurado. En esos mercados ciertas ideas gozan de una condición oligopólica, no por sus capacidades intrínsecas para ir de una mente a otra, sino porque se benefician de efectos de difusión que aseguran su perdurabilidad.

La abrumadora difusión de información ha dado primacía a los juicios subjetivos pues los libera de la verosimilitud exigida por la calificación del conocimiento objetivo. Es un contexto que favorece al producto cuya presentación es más satisfactoria por su correspondencia con las pulsiones básicas del ser humano. Las ideas solo pueden sobrevivir si les dedicamos algo de nuestro tiempo mental. Con la reducción de los procesos económicos vitales resulta que ese tiempo disponible del cerebro ha aumentado de manera importante. Esa disponibilidad es el misma para todos y posee un valor superior a lo que uno pueda imaginar y ha sido la fuente del progreso de la humanidad. Sin contención alguna, ese desequilibrio permite la depredación del saber objetivo frente a las creencias.

La relación fluida y poco demandante de energía mental de las creencias, de las emociones y del instintivo, de eso que ha sido llamado pensamiento rápido por Kahneman, dan origen a una relación entre oferta y demanda que les son favorables y adictivas por estar profundamente arraigadas en nuestra propia naturaleza.

Metaverso, secuestro de la voluntad social y propagación de la cultura populista

Desde el llamado metaverso se levanta el secuestro de la voluntad sin pausa en los lugares públicos, en las salas de espera, en nuestra propia cama, al despertar o antes de irnos a dormir. Es la tentación corrosiva de ahuyentar al vacío existencial auscultando en las redes, atraídos por ese malestar interior tan poderoso que no exige gasto en reflexión, es la evasión perversa del instante que llega con un algo placentero en sí mismo. No es excesivamente distópico imaginar que la realidad virtual progresará tanto que representará un poder de absorción de nuestra disponibilidad mental mayor que la ficción actual de los videojuegos y el insulto vacuo al interior de las redes.

Qué sucederá cuando las satisfacciones que se ofrezcan en el mundo digital sean tales que compitan con las del mundo real.

¿Deberíamos estar satisfechos cuando el tiempo cerebral liberado, por el avance tecnológico, sea reemplazado por los placeres de un mundo alternativo y quimérico?

¿Quiénes serán los investigadores, los creadores del mundo real de la cultura o los maestros que no podrán dar toda la capacidad de su potencial intelectual porque parte de su ensoñación habrá sido embargada por el morbo y los placeres mentales más que por el denodado esfuerzo de la exploración metódica de lo posible?

¿Cómo dialogar a la hora de que todo el discurso se reduzca a una caterva de descalificaciones que toman el lugar de la ciencia como fiel de balanza al momento de dar por sentada cualquier sentencia?

Como nos han enseñado las sabidurías proverbiales de la historia de la humanidad, la capacidad de diferimiento equilibrado del placer es la clave del éxito de cualquier emprendimiento o proyecto vital existencial, es lo que en la ciencia económica se denomina preferencias inter temporales. Es ese estado movedizo del desequilibrio dinámico entre gozar hoy de los excedentes de dinero y diferirlo por la promesa futura de un algo más. Resulta que nuestro cerebro está diseñado para arbitrar entre placeres a corto plazo y planes a más largo plazo. Por lo tanto, la supremacía de los bucles adictivos y el robo de nuestra atención constituyen una real amenaza.

Por eso se debe desmentir cualquier discurso que pretenda conferir legitimidad a las expresiones más angustiosas, por muy tentadoras que parezcan a nuestro cerebro. El fatalismo antropológico del populismo no debe confundirse con una especie de respeto por el pueblo. No es más que un proceso de involución de lo peor de nuestros arrebatos.

La cultura populista en un mercado imperfecto de extracción del tiempo de reflexión

La apropiación del valor de la información, en las redes, sin consentimiento de la fuente y la extracción de renta política por el desajuste entre las creencias y la razón objetiva son claves en la explicación del impacto global de la cultura populista y en la crisis de la democracia.

El populismo se reproduce cuando erosiona: (1) la confianza derivada de acuerdos que aseguran la deliberación y (2) la existencia de códigos del lenguaje común que permitan la evaluación objetiva de propuestas económicas y políticas. Confianza y códigos son aspectos inmanentes a la democracia para asegurar una deliberación libre de la distorsión deliberada de la realidad, de modo de alcanzar acuerdos y administrar los desacuerdos.

Las ventajas del simplismo lógico de las cuales gozan las creencias se hacen más poderosas en la medida de que el advenimiento de cada nuevo saber estructurado supone, para quien posee el conocimiento superado, una pérdida de la acumulación previa de capital cognitivo y de esfuerzos del pasado que constituyen su caja de herramientas, para resolver los problemas y los enigmas que se reproducen de manera interminable y compleja en la realidad. De allí esa resistencia natural hacia el pensamiento libre necesario para interpretar cada desafío que plantea un mundo en constante mutación.

Debido a la naturaleza a corto plazo de las decisiones que se toman, con demasiada frecuencia confiados en intuiciones que tienen en cuenta solo los efectos primarios y no secundarios de las iniciativas políticas se cometen errores transcendentes e irreversibles. Bajo las condiciones actuales del mercado cognitivo, es fácil anticipar cómo este problema endémico podría empeorar. Somos, sin embargo, la única especie capaz de pensar nuestro destino con tal profundidad temporal capaz de tener en cuenta las consecuencias primarias y secundarias de nuestros actos. Sólo tenemos que darnos cuenta de todo nuestro potencial.

De modo que el llamado populismo no constituye una ideología ni un modelo de gobernanza, es una cultura que se ha reforzado en un entorno de cambio tecnológico que ha inclinado la balanza en favor de las creencias y de los impulsos frente al conocimiento objetivo. El costo de la democracia y la ciencia en un mercado imperfecto de apropiación del tiempo de reflexión ha facilitado esa cultura populista que desgasta la capacidad de consenso entre la gente y la confianza entre todos y hacia toda propuesta. En la codificación semiótica populista jamás habrá propuesta porque ninguna puede alcanzar el rango de confianza necesaria para ser representativa del llamado pueblo encarnado en un líder en condición de poder autoritario.

Referencias bibliográficas

Bronner Gérald, Apocalypse cognitive, Presses Universitaires de France, Paris, 2021, ISBN : 978-2130733041

Bronner Gérald, La démocratie des crédules. Presses Universitaires de France, Paris, 2013, ISBN : 9782130607298.

Gazzaniga Michael S, Tales from Both Sides of the Brain, New York, HarperCollins Publishers, 2016, ISBN : 9780062228857 – ISBN 10 : 0062228854

Kahneman D, Sibony O and Sunstein Cass, Noise. A Flaw in Human Judgement, Glasgow, HarperCollins Publishers, 2021, ISBN : 978-0-00-830899-5.

Kahneman Daniel, Thinking, Fast and Slow, Farrar, Straus and Giroux, New York Review of Books, 2011, ISBN 978-0374275631.

Laclau Ernesto, La Razón Populista, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005. ISBN 978-950-557-635-7.

Rosanvallon Pierre, Les épreuves de la vie, Paris, Éditions du Seuil/La République des idées, août 2021, ISBN : 9782-021486469.

Rosanvallon Pierre, Le Siècle du populisme. Histoire, théorie, critique, Paris, Éditions du Seuil, 2020, ISBN 10 : 2021401928 – ISBN 13 : 9782021401929.

Adenda

Si se desea experimentar desde la propia existencia de cada uno sobre el tiempo disponible para la reflexión ofrecemos los siguientes enlaces:

El tiempo y la existencia bajo el desorden y la incertidumbre (primera parte)

El tiempo y la existencia bajo el desorden y la incertidumbre (segunda parte)

La unión como condición necesaria para el cambio democrático y alternativa a la polarización política

En Venezuela, la enseñanza importante de los procesos electorales es el mandato del silencio de la gente, sobre la necesidad de la reconciliación, de la unidad y de la voluntad de cambio. La desconfianza y la ausencia de cooperación conduce a una pérdida mayor para todos, sólo bajo el acuerdo será posible el éxito. La polarización como cultura política conduce a desastres mayores.

Cuando las fuerzas democráticas se han movilizado bajo un solo propósito han ganado de manera concluyente, pero siempre se han encontrado en en una situación de precariedad política para ejercer sus funciones. Pero, ¿Cuál es su desafío más importante?, ¿Por qué no ha existido una hoja de ruta de resistencia pacífica activa?, ¿Qué podemos hacer para superar esas debilidades?

Una de las razones por la cual existe una dispersión de esfuerzos es porque cada uno tiene una agenda propia que concibe como la mejor para el país y a la que no está dispuesto a renunciar. Cada uno cree de modo alegre que, siguiendo sus propios intereses, puede llegar como primera opción en cualquier elección, para llenar el espacio de un régimen que no necesita mucha ayuda para ser desplazado.

Si analizamos el discurso de los expertos, de los actores sociales importantes, de los políticos y de los partidos en Venezuela, podríamos concluir que estamos en presencia de una situación en la que las actitudes interesadas y la búsqueda del mayor provecho particular, conducen a un resultado desastroso para el fortalecimiento institucional del país, para los mismos particulares, para el político y para su partido.

Debemos tener el convencimiento y tomar conciencia de que en política los comportamientos fundados en la unión son los que convienen mejor a los intereses de una sociedad estable y pacífica. El logro de la restitución de la democracia dependerá de que se potencie la unión, es lo que deseamos ahora cuando estamos en la encrucijada de la ley de la selva y un mundo mejor.

Los comportamientos interesados son ingenuamente optimistas en el caso Venezuela, porque la superación de los males públicos pasa por un acuerdo donde se privilegie de manera transparente un proyecto de país y no la promoción de agendas particulares para el aprovechamiento futuro de un mundo supuestamente mejor. Es necesario que asumamos responsablemente:

Primero, que los intereses particulares y los partidistas sean subsidiarios de un proyecto de país con poderes públicos independientes, autónomos y legítimos, y de un poder ejecutivo alternativo y no perpetuo en el tiempo.

Segundo, que las políticas económicas, reglas, providencias, reglamentos y leyes se simplifiquen y sean promulgadas toda vez que sujetos a evaluación de impacto no den lugar a comportamientos interesados, poder discrecional y asimetrías de información que sirvan a los intereses de particulares y de gobernantes en detrimento del espíritu de la norma, es decir de los intereses de la nación.

Tercero, que la política pública sea cuidadosa de no pervertir el buen comportamiento social cuando éste existe. Las dádivas, con propósito demagógico, erosionan el comportamiento cívico, cuando recrean en el individuo una cultura que desplaza su cotidiano buen comportamiento ciudadano, por uno donde solo lo hace si recibe un pago a cambio.