Cultura gerencial, retórica y poder en Venezuela (revisión)

Durante los últimos diecisiete años no sólo a nivel político ha habido cambios importantes, también ha ocurrido con el propio comportamiento del venezolano, es bien evidente como la polarización se ha enraizado como modo de vida, con sólo escuchar a cualquier persona se nota el cambio. Hace unos cuarenta años únicamente en ambientes de taberna se manejaba un lenguaje carcelario, hoy es común ver desde niños, jóvenes, adultos y ancianos utilizando una jerga donde predominan improperios e insultos, resulta imposible sostener una discusión entre adversarios sin alguna ofensa.

¿Esta retórica se limitará solo al ámbito político? Pensamos que no, desde los años setenta hasta el presente he estado cerca de las pequeñas y medianas empresas venezolanas, se puede decir que esa cultura también se ha propagado en ese medio gerencial. Este entorno empresarial está en transición desde comienzos de los noventa, donde los fundadores cedieron sus funciones directivas a otra generación.

El relevo no es fácil:

Primero: Muchos de los fundadores crearon sus empresas “viniendo de abajo” fueron operarios, choferes, empleados que con mucha disciplina, sin modificar mucho su estilo de vida, ni la intensidad con que realizaban su trabajo se transformaron en exitosos emprendedores. Si el relevo generacional paso su existencia en la comodidad, es inminente una crisis generacional, más si creen que el éxito depende de los recursos materiales y financieros, sin darse cuenta que el emprendedor no tiene descanso y que una empresa hoy en día depende más en su valor de la capacidad generadora de riqueza que de las posesiones;

Segundo: Venezuela es un país de tradición institucional laxa, la ejecución eficiente y eficaz de una actividad, programa o proyecto, depende más de las capacidades derivadas del poder que de la autoridad. Entiéndase que el sentido que aquí damos a la palabra “autoridad” tiene que ver con las condiciones éticas, el talento humano, naturaleza emprendedora y sabiduría de un líder. Poder en cambio guarda relación con los recursos que posee una persona, más allá del talento y la ética para imponer sus criterios sobre la base del cargo que ejerce, como se dice en Venezuela “Jefe es jefe aunque tenga cochocho”, no importa quien sea con tal que mande. Es así que el autoritarismo es también la norma en la empresa venezolana, expresiones como esta lo ilustran: “Esto era para ayer”, “Estás de vacaciones o trabajando”, “Ese es tu problema”, “es si o si”. Se escucha decir: “pero es en esas organizaciones donde hay éxito”, pienso que resulta en lo inmediato pero no todo el tiempo;

Tercero: El que este sea un país petrolero donde priva el momento, la volatilidad, de manera que los precios suben desde 7 dólares por barril en 1997 hasta 109 dólares en el 2008, y luego caen a 28,27 dólares ahora mismo en marzo 2016, pareciera que no da el tiempo para serenarse y mantener planes más allá de un horizonte de 10 años, en un país donde mínimo transcurren seis años para crear una empresa, todo se convierte en un hay que recuperar con creces (de ser posible antes de que se vaya a invertir). Los instantes, el corto plazo, son tan breves que el factor clave es la retórica, no los hechos, es el terreno de la eterna promesa futura, más que emprendedores tenemos mercaderes, y el negocio mejor para un mercader es el de la política en el poder, porque como político se está cerca de donde hay, en un país donde el Estado es el dueño de hecho de todo;

Cuarto: La retórica manejada del modo que hemos mencionado conduce al imperio de la falacia, de la inconsistencia. Una revisión de las declaraciones de personas públicas en los medios inmediatamente nos remite a lo antes dicho: un funcionario con más de 14 años al frente de una institución afirma luego de salir y en apoyo a su sucesor en un proceso electoral; “en tres meses yo resuelvo los problemas sin recursos”, o bien “no habrá luego de mi gestión un niño más en la calle” y pasa el decenio y la ocurrencia es: “no hemos podido pues la anterior administración no nos deja”. Es esta la norma en nuestro país, y tanto lo es que pareciera que se logra más respeto mientras más grande sea la exageración, siempre habrá un recurso que justifique el lenguaje: “mira eso lo dije en otro contexto”, “las cosas cambiaron y no puedo”, “es una manipulación mediática”, “eso no lo dije en serio”;

Quinto: Donde todo transcurre en medio de buenas intenciones, en nuestro país es un orgullo poseer la constitución y las leyes más avanzadas del mundo, los Gobernantes están obligados a lograr la mayor suma de felicidad para los venezolanos. El problema radica en que para repartir primero hay que producir, si el Gobierno honrara todas sus deudas laborales, cumpliera con las normas ambientales y de seguridad laboral estaría quebrado al día siguiente.  Es un país convulso donde cohabitan costosas y voluminosas obras inconclusas por todos sitios, carencias de toda naturaleza, hospitales públicos sin dotación, servicios públicos que funcionan un día y otro no. Todo es paradójico en nuestra tierra, hasta el más humilde venezolano en su rancho se esmera de manera extrema por mantener la limpieza, pero en cualquier fin de semana, sin excepción de clase social lanzan cualquier clase de desechos y basura sobre las carreteras al regreso de las playas;

Sexto: Las leyes, las normas, los reglamentos, están sujetos a las reglas del poder, en cualquier instancia sea una alcaldía, una gobernación, una Universidad, la interpretación no depende de las pruebas, depende de la relación de poder. Es fácil perder la legitimidad pues las leyes, normas, reglamentos son tan exigentes que colocan al ciudadano en una condición de delito técnicamente inevitable. Por otra parte, se crean incentivos perversos, pues más retorno de una situación laboral, sea la que sea, tiene un trabajador que al amparo de la ley la utiliza en su favor, que el trabajador esmerado en realizar bien su tarea, pues la remuneración no se sujeta a la productividad sino a la relación de poder, y más gana quien menos haga.

Estas notas no deben hacer sentir mal a quien las lee, si el retrato aquí presente no le corresponde, Usted no pertenece a la mayoría y su esperanza no la pierda, practique con el ejemplo porque estamos apremiados del mismo. A pesar de todo tenemos gente capaz y buena, organizaciones como la Orquesta Sinfónica de Venezuela y organizaciones privadas que agregan mucho valor social, que comparten el éxito con su gente y que cuentan con una lealtad sin límites de su gente (como se demuestra día a día en medios como “El Carabobeño”, como ocurre con muchas organizaciones que aún sobreviven a la asfixia regulatoria gubernamental), en fin a mucha gente anónima que trabaja por diez. Este fenómeno hay que estudiarlo seriamente, más allá de estas opiniones.

Las funciones de la Asamblea Nacional de Venezuela son de carácter legislativo y su alcance para resolver problemas económicos es limitada e indirecta

Asamblea_Nacional_VenezuelaCada ciudadano venezolano debe tener presente las funciones de la Asamblea Nacional de manera que evite hacer conclusiones erradas y también debe comprender que con tan solo el poder legislativo renovado, legítimo, independiente y autónomo se resolverá todo, es apenas el comienzo. Es conveniente que lea, tome conciencia de lo establecido en la Constitución Nacional.

Hay que tener cuidado con lo que está ocurriendo en los medios y el triunfo en estas elecciones.

¿Qué puede hacer?

  1. El poder legislativo no administra el gasto público y la liquidez monetaria, puede controlar en caso de violación de la norma y también esto depende de otros poderes;
  2. El poder legislativo no formula, ni ejecuta el presupuesto fiscal, lo aprueba o no;
  3. El poder legislativo no tiene responsabilidades de política económica, es atribución del Poder Ejecutivo;
  4. Su control de gestión es expost es decir después que se presenta un acto;
  5. Puede moderar la política pública a través de las normas y las leyes.
  6. Su atribución mas importante es legislar

Su efectividad para luchar contra los males públicos entre ellos la inflación, la escasez es bastante limitado.

Lo único que puede hacer, de hacerlo, es contribuir con la restitución de institucionalidad.

Mi recomendación es enfocarse en la reinstitucionalización y legitimación de los otros poderes (autonomía, independencia y transitoriedad), mediante sus actuaciones de control y de formulación legislativa.

Exigirle al poder legislativo soluciones fuera de alcance es utópico, puede influir pero no más.

Lo mas importante e impostergable es el plano estratégico, he propuesto una hoja de ruta en mi escrito “La legitimación de la Asamblea Nacional y los factores clave económicos de la reinstitucionalización de Venezuela“:

En mis debates en las redes sobre las indulgencias y los regalos que hace Venezuela a otras naciones, referidas como la Tesis V, del trabajo citado:

Expongo:

“La verdadera caridad no procede de la limosna como un pago o indulgencia, con lo cual se le pone precio a la virtud y se puede entonces pecar y ponerle también un precio que libere al pecador de su falta. No es correcto.

Un país no debe andar por allí repartiendo indulgencias so pretexto de intereses supremos de la humanidad, no es correcto, no puede andar vendiendo ideología sumiendo a su pueblo en la pobreza, la virtud no se compra y el perdón tampoco.

Hay lo que se llama autodeterminación, la soberanía no se negocia, no es correcto que Venezuela quiera utilizar los recursos de su gente para vender ideología y de paso incidir el la soberanía del otro.

Los canales para hacer caridad tienen que ser supranacionales, si quiero ayudar en materia de salud al mundo hay que hacerlo a través de la FAO, OMS, UNESCO, o de los otros Organismos Internacionales.

Todos los países defienden su economía internacional, no regalan sus excedentes sacrificando su propio pueblo, esto es una traición a la patria.

Rusia, Arabia Saudita, China, EEUU, todos velan por sostener sus ventajas competitivas, bien lo dicen en la misma pregunta que me hicieron: “Franco transaba comercialmente con Castro, Franco era un tirano anticomunista y Castro un tirano comunista.”

Funciones de la Asamblea Nacional

Según el Artículo 187 de la Constitución Nacional (http://venezuela.justia.com/federales/constitucion-de-la-republica-bolivariana-de-venezuela/titulo-v/capitulo-i/)

Corresponde a la Asamblea Nacional:

Legislar en materias de competencia nacional y sobre el funcionamiento de las distintas ramas del Poder Nacional.

Proponer enmiendas y reformas a esta Constitución, en los términos establecidos en esta.

Ejercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional, en los términos consagrados en esta Constitución y en la ley. Los elementos comprobatorios obtenidos en el ejercicio de esta función, tendrán valor probatorio, en las condiciones que la ley establezca.

Organizar y promover la participación ciudadana en los asuntos de su competencia.

Decretar amnistías.

Discutir y aprobar el presupuesto nacional y todo proyecto de ley concerniente al régimen tributario y al crédito público.

Autorizar los créditos adicionales al presupuesto.

Aprobar las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la Nación, que serán presentadas por el Ejecutivo Nacional en el transcurso del tercer trimestre del primer año de cada periodo constitucional.

Autorizar al Ejecutivo Nacional para celebrar contratos de interés nacional, en los casos establecidos en la ley. Autorizar los contratos de interés público municipal, estatal o nacional con los Estados.

Dar voto de censura al Vicepresidente Ejecutivo y los Ministros.

Autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país.

Autorizar al Ejecutivo Nacional para enajenar bienes inmuebles del dominio privado de la Nación, con las excepciones de ley.

Autorizar a los funcionarios públicos para aceptar cargos, honores o recompensas de gobiernos extranjeros.

Autorizar el nombramiento del Procurador General de la República y de los Jefes de Misiones Diplomáticas.

Designar a los Rectores que conforman al CNE

Acordar los honores del Panteón Nacional a los venezolanos ilustres, que hayan prestado servicios eminentes a la República.

Velar por los intereses y autonomía de los Estados.

Autorizar la salida del Presidente de la República del territorio nacional por cinco días.

Aprobar por ley los tratados o convenios internacionales que celebre el Ejecutivo Nacional.

Dictar su propio reglamento y presupuesto de gastos.

Las demás que señale la Constitución y la ley.

Gobernanza empresarial en pequeñas y medianas empresas de países frágiles (tercera parte)

El análisis de impacto regulatorio

El análisis de impacto [1] regulatorio es una metodología diseñada para evaluar la acción de gobierno a través del análisis de los costos y los beneficios sociales [2]. Las regulaciones gubernamentales han sido justificadas y estudiadas por la Ciencia Económica a partir de la existencia de los fallos de mercado [3] que se manifiestan a través del ejercicio de poder de monopolio, de precios que no reflejan todos los costos o los ingresos, o por la existencia de asimetrías de información entre los actores económicos. Sin embargo, en materia de distorsiones inducidas por las regulaciones la interpretación y la evaluación de impacto ha sido insuficiente, recientemente en países europeos [4] esos fallos “regulatorios” comenzaron a ser evaluados. En consecuencia, es necesario evaluar los fallos proceden tanto del mercado y como de las propias regulaciones que pretenden corregirlas.
Hay un doble impacto de la asfixia regulatoria, los directos que proceden de la propia acción gubernamental y los indirectos que se desarrollan como “contagio” de una cultura de extracción de rentas al interior de la empresa. Los males de la política pública dan lugar a la reasignación ineficiente de recursos, a la reducción del espíritu emprendedor en favor de comportamientos rentísticos, a la descapitalización, a la destrucción del talento humano y a las transferencias o traslado de costos hacia terceros. Es necesario hacer frente a conductas arbitrarias y destructoras de valor por parte de las partes interesadas. El procedimiento consiste en identificar los impactos anticipados por las regulaciones gubernamentales, esos impactos se pueden agrupar de la forma siguiente:

El procedimiento consiste en identificar los impactos anticipados por las regulaciones gubernamentales, esos impactos se pueden agrupar de la forma siguiente:

  • Primero: los gastos que involucra la formulación de la regulación (infraestructura), la administración de su ejecución (Burocracia, carga administrativa, documentación,…) y su cumplimiento (gestión día a día y los costos de operación).
  • Segundo: el costo e ineficiencias [5] de los efectos secundarios, colaterales e inesperados por la actuación de los grupos de interés a través de los mecanismos de mercado:
  • Asimetrías de información: control privilegiado de información por parte de funcionarios públicos y aliados de ocasión e incentivos que promueven actuaciones que destruyen valor social y recrean riesgos morales.
  • Captura de rentas por parte de grupos de interés con poder e influencia sobre la gestión pública.

Nuestro planteamiento es aplicar esta metodología de análisis de las regulaciones gubernamentales, a las normas, procedimientos y relaciones contractuales que surgen dentro de la empresa privada en las relaciones entre las partes interesadas involucradas con la misma, con la finalidad de evitar la extracción interna de rentas.

Las empresas y los fallos normativos

Las empresas enfrentan tanto los impactos de las regulaciones gubernamentales, como los propios creados por convenciones, procedimientos, protocolos y acuerdos procedentes de diferentes partes interesadas:

  • Accionistas.
  • Consejo directivo, junta directiva, comités directivos.
  • Cuerpo gerencial.
  • Familiares (en el caso de empresas familiares).
  • Proveedores y clientes.
  • Trabajadores sindicalizados.

En países frágiles el marco regulatorio gubernamental es tan extenso e intenso que propaga una cultura que empodera al ejercicio de la discrecionalidad de quienes poseen el poder y la influencia de las partes interesadas (stakeholders) en las empresas privadas. Si no se canaliza ese poder de las partes interesadas para el logro de un consenso a través del dispositivo estratégico de la organización, el fracaso es inminente. Una relación entre partes interesadas sobre la base del poder y no sobre la base de la creación de valor es el camino más expedito para la quiebra.
A modo de ejemplo, en una organización donde las remuneraciones del personal que labora, desde los sindicalizados, la burocracia, los familiares y los accionistas se deciden en función de criterios discrecionales fundados en el poder o de reglas ad-hoc con desconocimiento de impacto regulatorio, deja el futuro de la empresa en manos de los menos competentes.
El ejercicio de poder arbitrario gubernamental no solo es un problema a partir de sus actuaciones, el problema más serio es el que deriva del contagio y adopción de esa cultura en la empresa, es más grave porque en la empresa no es posible la emisión inorgánica de dinero para financiar los costos de transacción, ni las ineficiencias que recrea el poder arbitrario. La adicción que genera el poder es peor que la que genera la codicia, la codicia tiene que crear para acumular y el poder tan solo tiene que apropiarse de lo que otros crean, la codicia crea repulsión, el poder adulación.

Identificación, expectativas organizacionales y preferencias de las partes interesadas con capacidad de creación de valor [6]

Comprende los siguientes aspectos:

1. Identificar las partes interesadas de las cuales depende el éxito.

Sin el apoyo de los clientes, los proveedores, los empleados, los familiares de los accionistas, la junta directiva y los accionistas, no se tiene ninguna organización. Hay que identificar aquellos que son clave para la sustentabilidad a largo plazo y la prosperidad de la empresa — y luego alinear sus intereses con los de la organización y viceversa —. Por ejemplo, a nivel de talento humano, es necesario el logro de acuerdos con gente buena, bien capacitada, que prosperaran en el trabajo, cuando las personas están realmente felices en sus empleos, proporcionan mejores resultados.

2. Reconocer lo que se espera de las partes interesadas.

Es necesario pensar en lo que la organización espera de cada actor. Por ejemplo, las ventas y el crecimiento de la facturación provendrán de clientes satisfechos, la productividad y la innovación de empleados, igualmente satisfechos y los bienes de calidad y buen servicio a precios razonables de proveedores, igualmente satisfechos. Se requiere diseñar los objetivos y metas claras, desde cada grupo de partes interesadas, antes de desarrollar una estrategia inteligente para cada grupo de partes interesadas.

3. Identificar las preferencias de las partes interesadas de la organización.

Hay que articular lo que las partes interesadas esperan de la organización con lo que la organización espera de ellas. La identificación de esas pocas cosas que deben sobresalir en la relación con las partes interesadas son factores clave de éxito.

La evaluación del impacto regulatorio en las empresas al interior de la cadena de valor.

La evaluación del impacto regulatorio podemos desarrollarla a partir del análisis desde cada grupo de partes interesadas, sean: Trabajadores, empleados, familiares, accionistas, junta directiva o consejo directivo, proveedores y clientes. En otra entrega analizaremos el impacto regulatorio de entes gubernamentales.

Etapas en la medición de impactos de origen interno [7].

Primera etapa. Relación de problemas entre el dispositivo estratégico de la organización y las partes interesadas

1.1. Identificación de los problemas: Se debe señalar cuál es el fallo organizacional o de la norma, procedimiento o regla cuyos efectos nocivos se pretenden corregir y cuál es su relación con el propósito de la norma.

1.2. Desarrollo de las principales opciones normativas: Hay que crear una biblioteca de opciones incluyendo la de “no hacer nada” cuando de manera espontánea las actividades cotidianas encuentren soluciones en la medida que se presenten dificultades.

1.3. Definición precisa de los propósitos del marco normativo: Es importante que las opciones consideradas tengan una relación clara con los propósitos.

Segunda etapa. Análisis del impacto de las diferentes alternativas

2.1. Análisis de los impactos: Se deben identificar y medir los efectos posibles. Es importante considerar los efectos indirectos y tratar de anticipar posibles efectos no deseados. Además, se debe analizar si hay medidas que se solapen entre ellas o medidas cuyos efectos se extiendan a otros ámbitos.

2.2. Comparación de las opciones consideradas en función de su impacto neto: El análisis de impacto debe presentar las opciones con su análisis, de forma que se pueda jerarquizar en acuerdos a criterios previos y efecto neto.

Tercera etapa. Consulta estratégica

3.1. Consulta a nivel de dirección estratégica de las propuestas: Todos los métodos enfatizan la importancia de que la propuesta seleccionada sea por consenso con los agentes afectados. Las respuestas recibidas se deben analizar y es deseable que se publique si la propuesta se ha modificado como consecuencia de la consulta o si no lo ha hecho, explicando en este caso las razones.

Cuarta etapa: Seguimiento posterior

4.1. Revisión de la efectividad de la norma: Ya se ha comentado que no se incluye esta etapa pero que es deseable que se realice una revisión de los resultados conseguidos por el método.

4.2. Transitoriedad: La norma tendrá carácter experimental durante un lapso de 6 meses a un año. En cualquier momento si se detectara algún fallo por asimetría de información, ejercicio perverso del poder discrecional o presencia de comportamientos extractores de renta, la norma se suspenderá hasta tanto se corrijan esas desviaciones de su propósito.

Secuencia gráfica de evaluación de impacto

Eval_normaAudio del artículo.

Ir a descargar


Notas

[1] El impacto puede ser actual o futuro, único o permanente, económico, social, ambiental, positivo o negativo, distribuido o concentrado.

[2] Los costos y los gastos privados son las erogaciones que a nivel de unidad económica de consumo o producción individual ocasiona la regulación. Los costos y gastos sociales es lo que la sociedad paga como resultado de la regulación. El beneficio social se refiere al valor de los bienes públicos creados y a los beneficios no económicos cuantificables o no, derivados de una corrección de un fallo de mercado.

[3] Los fallos de mercado se manifiestan por la existencia de poder de monopolio, de precios que no reflejan todos los costos o los ingresos, o por la existencia de asimetrías de información entre los actores económicos.

[4] En este enlace se puede encontrar todo un marco de referencia sobre el impacto regulatorio una historia que comienza en los años setenta y que culmina con normas formales de análisis de políticas públicas en los países desarrollados http://www.oecd.org/regreform/

[5] Distorsiones como la reasignación ineficiente de recursos, reducción del espíritu emprendedor a favor de comportamientos rentísticos, descapitalización, destrucción del talento humano, transferencias o traslado de costos hacia terceros.

[6] https://hbr.org/2014/11/a-list-of-goals-is-not-a-strategy/

[7] http://www.google.co.ve/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0CB4QFjAA&url=http%3A%2F%2Fwww.revistasice.com%2FCachePDF%2FICE_836_51-74__4C87239AA53B2CBD000086DA94C1A386.pdf&ei=BkJyVMjBOYergwSinYSACA&usg=AFQjCNGpnuwEXiDgJvYm1EhoO4NE0v61KA&sig2=7G6TSXVK9yNZ6iCteskIHg