Inflación y crecimiento en Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela: la buena y la mala política pública en números

andina4Entre los países vecinos de Venezuela, hay dos con los cuales se tiene una afinidad ideológica como lo son Bolivia y Ecuador, y otros con los cuales no existe esa relación. Los resultados son paradójicos, pareciera que guardan más relación con la calidad de la política pública que con factores ideológicos. Durante dieciséis años el problema de la inflación es historia en todos los países menos en Venezuela, en materia de inflación uno de esos países, Ecuador, tiene un sistema de ajuste de pagos internacionales dolarizado, Bolivia, Colombia y Perú poseen variantes de un sistema de cambios flexible, en cambio en Venezuela se mantiene un férreo sistema de administración de divisas y de control de cambios.

Con la excepción de Venezuela todos esos países han tenido durante el lapso 16 años ininterrumpidos de crecimiento económico, la diferencia en materia de política económica es que en ninguno de ellos existe un intervencionismo tan extremo como en Venezuela, es la llamada «asfixia regulatoria». La otra discordancia es que en todos esos países los poderes públicos gozan de mayor autonomía, independencia y legitimidad que en Venezuela.

bcepvinftab

col_ec_inf

 

bolperinf

 

veninf

 

bcepvcrec

bolcolcrec

ecpercrec

 

 

colvzlacrec

La paz colombiana y la tragedia venezolana (segunda parte)

Pocos vecinos en el mundo han tenido la oportunidad de estos dos pobres países. Juntos contienen unos de los más bellos parajes tropicales, una de las mayores masas demográficas de lengua española, un cúmulo de culturas compartidas, un mismo origen, una dotación envidiable de toda variedad de recursos naturales. Coloquialmente hablando, pareciera que, al momento de la creación, Dios en medio de su agotadora jornada, nos envió a nosotros colombianos y venezolanos, para compensar el error de habernos colocado casi a las puertas del Edén. En ambos países es necesario promover la confianza, el acuerdo, el empoderamiento y el restablecimiento de una institucionalidad desprovista de fragilidad. Es condición necesaria resolver el problema de la pobreza, desde el aseguramiento de las capacidades de los propios excluidos, para encontrar la solución de sus problemas a partir de la dignidad y no del maltrato de su conciencia.

col_vzla_data
Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Banco Mundial (http://www.http://datos.bancomundial.org/) y por el Centro de Estudios Latinoamericanos (CESLA), http://www.cesla.com

En Venezuela, donde expresar cualquier inocente comentario que no sea de apoyo al Gobierno, es motivo para el vilipendio, para el insulto, hasta para recibir acusaciones de “vende patria”, ese mismo Gobierno hace llamados a los demás pueblos para que haga en su suelo, lo que aquí condena y les niega a los suyos. Nuestro paradójico país, ve en todo acuerdo o negociación, una entrega, de lado de los defensores de la democracia, igual el desacuerdo se le descalifica con la ofensa. Al menos los colombianos demuestran su orgullo por García Márquez, cuando en Venezuela muchos no saben ni siquiera quien fue Don Andrés Bello.

De un lado lo que es la historia, pues el centro del mundo prácticamente ya no constituye el Atlántico, se ha desplazado al Pacífico: el futuro. Al igual que el Canadá, EEUU, Centroamérica, Colombia-Venezuela mostrarían juntas, historia y futuro, costas hacia al Atlántico y al Pacífico de equivalente extensión y con una posición privilegiada hacia el sur. Dos países con una frontera muy viva e interrelacionada por vínculos de sangre, no los de la guerra sino de gente que de lado y lado tiene lazos de consanguinidad. La gente de esa extensa frontera comparte lazos culturales más profundos que los de cada quien hacia su propio país. El Pacífico es, desde ya, el centro de gravedad mundial sobre el cual se asientan las regiones de mayor dinamismo cultural, tecnológico, económico y político: la costa oriental de China, Japón, la costa occidental de EEUU y la costa occidental de Canadá, El Pacífico nos espera. Allí se encuentra nuestro destino, en el cómo insertarse en esa conurbación que se creará más allá de los nacionalismos y soberanías.

En términos prospectivos, en el corto y mediano plazo, la dotación de energía fósil otorga ventaja a Venezuela, en el mediano y largo plazo. Con un mundo volcado al Pacífico, la ventaja es de Colombia. En un mundo diferente y mejor, aquí y ahora y, de ahora a siempre, colombianos y venezolanos podrían estar a las puertas de una verdadera gran nación, si lo económico se preciara tanto como lo político. Si estos países no fuesen la vitrina donde se enfrentan dos modelos políticos, con uno excluyente como el llamado “Socialismo del Siglo XXI”, los sueños de un mundo mejor para esos pueblos estarían en el camino de la felicidad. La fortaleza de Venezuela: la energía fósil, tiene su lado débil: más de 44 % de su PIB, proviene del petróleo y servicios.

inf_col_vzla
Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Banco Mundial (http://www.http://datos.bancomundial.org/)

Podemos ratificar la hipótesis de la fragilidad de la economía, sujeta a la dinámica de un producto de precio volátil como el petróleo. Durante más de un siglo de disfrute de la ventaja de tener una dotación privilegiada de una mercancía estratégica, Venezuela no ha logrado “sembrar” el excedente dentro de sus propias fronteras. La riqueza que debería retornar el negocio petrolero, transitoriamente entra bajo forma de poder de compra externa, que brevemente pasa por el país para regresar al resto del mundo, no se ha quedado en Venezuela. Como ave migratoria, los proventos del petróleo pasan una breve estación en nuestro país, y larga estación en el resto del mundo, donde se reproduce.

Para tener una idea más en detalle de estos países, nuevamente recurrimos a los datos proporcionados por el Banco mundial:

pib_col_vzla
Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Banco Mundial (http://www.http://datos.bancomundial.org/)

El crecimiento del PIB en ambos países, valida la hipótesis de la mayor inestabilidad de la economía venezolana, y también, el vínculo entre ambas economías, estos vecinos tienen condiciones estructurales de complementariedad, aun cuando no ha sido política de Estado, en las dos naciones, el potenciar las ventajas competitivas derivadas de una coordinación de sus políticas económicas. En algún momento, el peso de la historia descargará su veredicto sobre todos esos líderes que, conduciendo a sus países en nombre del pueblo, no supieron responder a la altura del encargo que les obligaba.

com_col_vzla
Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Banco Mundial (http://www.http://datos.bancomundial.org/) Unidad de medida: Millones de dólares FOB

La fragilidad inducida por la condición mono exportadora de Venezuela y por la debilidad institucional, no deja lugar a dudas de la enorme destrucción de valor, por los efectos combinados sobre la precaria capacidad para importar de Venezuela   bienes y servicios de consumo final y, por otra parte, de los insumos necesarios para su actividad agrícola y fabril.

capac_imp
Fuente: cuadro resumen elaborado a partir de datos proporcionados por el Banco Mundial (http://www.http://datos.bancomundial.org/)

El peso que ha tomado la economía petrolera en Venezuela es de tal magnitud que, en los últimos diez años, el saldo de la balanza comercial, entre ambas naciones, se ha hecho tremendamente deficitario en contra de Venezuela. El desequilibrio no es deseable para ambas naciones, por un lado, introduce una situación de dependencia agroalimentaria y fabril de aprovisionamiento para Venezuela y, por otra parte, coloca a Colombia, en una situación de volatilidad inducida de la economía venezolana, al constituir ese comercio más del 20 % de las exportaciones colombianas. Es por ello que consideramos una obligación moral, de los líderes de ambas naciones, el crear condiciones institucionales de largo plazo que subordinen los intereses políticos al bienestar de sus pueblos, asegurando estabilidad económica de largo plazo.

El peligro más allá de la diatriba política binacional, es económico, hay que encauzar, armonizar y coordinar la política económica de ambos países, el daño colateral económico y social a los pueblos, es mayor que cualquier otro beneficio ideológico o político circunstancial que tengan los que conducen cada país, más allá de sus supuestas buenas intenciones. El comercio puede caer estructuralmente, no tanto por razones políticas, sino por falta de acuerdos.

El comercio binacional, seguirá siendo importante, difícilmente una complementariedad económica, social, cultural y tecnológica pueda ser desplazada por cualquier otra relación, sea con el Caribe, Ecuador, Argentina o Brasil, quienes se suponen podrían llenar el vacío comercial de comercio entre Venezuela y Colombia. Hoy los países que se disputan la supremacía en el destino mundial inobjetablemente son China y EEUU, sin embargo, con modelos políticos, historia y cultura bien diferentes, están coordinando sus estrategias. Usted jamás verá una guerra de improperios en otros países para dirimir el disenso, esto sólo es propio del atraso cultural y cívico del liderazgo político latinoamericano, que monta sus shows para perpetuarse en el poder apostando a la ignorancia de sus pueblos.

Estas son las razones económicas que justifican la estabilidad institucional y el desarrollo de una cultura de diálogo, más allá del sentimiento de urgencia en hacer las cosas en ambos países.

Presentación: Venezuela, perspectivas económicas para 2015, desafíos y políticas públicas (Francisco J Contreras M)

DolarizaciónEXTRACTO

Luego de tres entregas sobre los aspectos cualitativos de las perspectivas económicas para el 2015, presentamos la percepción coyuntural de la economía en el mundo y en Venezuela en términos de variables resultado: Crecimiento del PIB, Déficit en cuenta corriente como % del PIB, Inflación, Déficit fiscal como % del PIB y Riesgo país. El panorama es comprometedor para Venezuela, por un lado en lo macroeconómico requiere un ajuste de la tasa de cambio y un retorno al equilibrio fiscal, por el lado microeconómico, someter las políticas económicas a normas de impacto regulatorio, y por último, en lo institucional, devolver la autonomía al Banco Central de Venezuela y restablecer la independencia de los poderes públicos. En síntesis iniciar una era de formulación de políticas públicas a través del mercado y no en su contra. Ni el control por decreto de variables resultado: inflación, costos, salarios, tasa de cambio, desempleo, como tampoco, de manera aislada, los constructos de la caja de herramientas del economista: equilibrio fiscal, eliminación de la emisión inorgánica de dinero, dolarización constituyen por si mismos una verdadera propuesta de país. Hace falta una aproximación integral de actuación a través del mercado en tres planos: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional

Lineamientos económicos para una propuesta de país (Francisco J Contreras M)

EXTRACTO

Ni el control por decreto de variables resultado: inflación, costos, salarios, tasa de cambio, desempleo, como tampoco, de manera aislada, los constructos de la caja de herramientas del economista: equilibrio fiscal, eliminación de la emisión inorgánica de dinero, dolarización constituyen por si mismos una verdadera propuesta de país. Hace falta una aproximación integral de actuación a través del mercado en tres planos: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional

Variables resultado y caja de herramientas económicas

En las calles y en los medios se ha asimilado como economía al comportamiento de la inflación, de las tasas de interés, del tipo de cambio, del desempleo, del Producto Interno Bruto (PIB), peor aun existe la creencia de que esas variables son la causa de los problemas que tiene el país. En economía esas son variables macroeconómicas denominadas “resultado” porque son el reflejo de una buena o mala gestión pública no el problema en si, es como el sobrepeso en el individuo, el exceso de peso es el resultado de una mala alimentación o de un problema genético, no es el problema en sí, es un resultado.

Otra falacia llena de popularidad es la creencia que existen pócimas mágicas en economía, no es así, hay herramientas como son las estrategias de contención fiscal, el sometimiento de la emisión inorgánica de dinero, el mercado libre de divisas, la dolarización, pero todas ellas solo dan resultados positivos en el marco de su consistencia, coherencia y evaluación de efectos colaterales microeconómicos cónsonos con una actuación a través del mercado, por último tiene que haber una infraestructura institucional con contrapesos de poder, que evite los males públicos del ejercicio de gobierno.

Ni el control de variables resultados, ni las medidas económicas aisladas constituyen verdaderas propuestas económicas para la solución de los problemas del país.

No hay piedras filosofales en economía

En Venezuela, la intensidad retórica, ideológica y política en el discurso sobre los temas económicos ha dado resultados poco claros en las propuestas de política económica. Vivimos en un estado de permanente emergencia donde a cada instante surge un evento o contrariedad, tanto o mas grave que los precedentes, donde se pierde la perspectiva de los criterios que deben guiar el análisis, dando lugar a prescripciones aisladas, muchas veces contradictorias entre sí, con efectos colaterales perversos. Cada grupo político, cada experto o aficionado a la economía, cada quien, cree tener en sus manos el “opus magnun”, su piedra filosofal que de una vez resuelve los graves problemas de Venezuela.

Para hacer la explicación mas simple, haciendo analogía con las ciencias de la salud, cuando se evalúa a un paciente, como mínimo se hace una evaluación clínica, se solicita un perfil de laboratorio, se realizan exámenes complementarios y al final se valida una hipótesis y se prescriben medicamentos, su posología, con la debida advertencia de los efectos colaterales indeseables y contraindicaciones. Como colofón se le indica al paciente que debe cambiar de modo de vida, que esto es la clave del éxito de su curación o de la mejora de su calidad de vida.

Ese trato exquisito que se tiene con la medicina no existe ni remotamente para la economía, se confunden los síntomas con la enfermedad, hay inflación entonces controlemos los precios, hay déficit fiscal propongamos su equilibrio, hay emisión inorgánica de dinero pongamos en práctica la dolarización, y así sucesivamente. La práctica de la formulación y ejecución de políticas económicas sujetas a criterios ideológicos y políticos, ensayando estar bien con todos, da lugar en nuestro país a mas problemas de los que se pretenden solucionar. En el campo de la salud a nadie se le ocurre, y tampoco el paciente cuerdo lo hará, administrarse indiscriminadamente toda suerte de fármacos, infusiones y terapias, todos contradictorios unos con otros.

Por supuesto, como todo en la vida, hay alternativas, hay alópatas, hay homeópatas, en ocasiones un enfoque conviene, a veces el otro, nadie mezcla una cosa con otra. Ambos enfoques coinciden en algo: el paciente debe aprender a vivir de otra manera, si no lo hace habrá recaídas cada vez mas graves.

Los desafíos prospectivos para Venezuela 2015

En nuestros escritos (1) hemos planteado que se requieren tres condiciones para el reencuentro del país con la prosperidad:

Nivel macroeconómico: el ajuste de la tasa de cambio para reducir la sobrevaloración del bolívar y el retorno al equilibrio fiscal. Es necesario establecer un mecanismo de estabilización económica y de crecimiento económico, no discrecional fundado en reglas que aseguren el sostenimiento de los equilibrios monetarios, fiscales y de pagos internacionales.

Nivel microeconómico: sometimiento de la política pública a la evaluación de impacto regulatorio, para evitar asimetrías de información creadas por el propio gobierno, a fin de reducir el riesgo moral y eliminar los incentivos perversos, por ejemplo, los que favorecen la pereza social y laboral. Es un modelo de actuación a través del mercado que nunca ha existido en el país.

Nivel institucional: devolver al Banco Central de Venezuela su autonomía e igualmente al resto de los poderes públicos. Un contexto de complejidad como el del desarrollo económico, social y político del país  requiere contrapesos de poder que eviten distorsiones económicas.

Conclusión

Ni la interdicción de emisión inorgánica de dinero, ni el equilibrio fiscal por si mismos, ni la dolarización constituyen soluciones a los problemas económicos, son simples instrumentos de la caja de herramientas utilizada por los economistas para la solución de las dificultades económicas. Las propuestas deben enfrentar los males en su origen, libres de atajos, de manera consistente, coherente y no contradictoria, en términos de los tres componentes estructurales de la infraestructura económica: el macroeconómico, el microeconómico y el institucional.

(1) http://prosprev.com/2014/11/01/aspectos-cuantitativos-de-las-perspectivas-economicas-para-el-2015-francisco-j-contreras-m/