El desenfreno populista en América Latina

La evaluación de la gobernanza colombiana es paradójica, con los puntos positivos de una política de recepción bastante benévola para los emigrantes de nuestro atribulado país, que ha sido una excepción en relación con las reacciones bastante hostiles de otros países de la región y con una respuesta a la pandemia que se juzgó favorablemente a pesar de un dramático número de víctimas humanas; en Colombia, al igual que Perú y Chile, que han sido los países de Sudamérica con los mayores logros económicos y de innovación desde hace dos decenios, los electores se han inclinado por opciones claramente populistas.
Así como existe un retroceso político en países con éxito económico, en otros en condiciones de precariedad económica y social también se manifiesta entre los factores democráticos, al punto de que cualquier atisbo de recuperación económica es visto mediáticamente como propaganda política.

 

El éxito económico no ha permeado hacia la clase media en Latinoamérica, pues para adquirir una vivienda tendría sucesivamente que acumular la totalidad de sus ingresos promedios, en el sector formal, durante 21 años en Chile, 15 años en Ecuador, 22 años en Colombia, 25 años en Perú y 26 años en Venezuela. Si se trata de un vehículo en Chile habría que esperar 2 años, en Ecuador 4 años, 5 años en Colombia, 4 años en Perú y 15 años en Venezuela. Son unas de las tantas fuentes de la indignación de la gente que se siente excluida del progreso económico en esos países.

Uno de los orígenes de la indignación de las clases populares y medias del sector formal se encuentra en la incapacidad de acceder con sus ingresos a un nivel de bienestar que se encuentra muy por debajo de sus expectativas, al compararlas con la visibilidad mediática de quienes disfrutan más del progreso económico de sus países o de quienes guardan una relación privilegiada con el poder cuando se trata de países en condiciones de precariedad económica y social.

En Colombia, la derecha se acercó a las elecciones en una posición débil. Una fuerte impopularidad del presidente saliente que cambió en gran medida el panorama, en comparación con las elecciones anteriores. Por lo tanto, es el candidato de izquierda, Gustavo Petro, el principal líder de la oposición, quien se ha beneficiado de ese rechazo del gobierno y aparece levemente favorito, en la segunda vuelta, para las elecciones presidenciales.

El populismo del candidato Petro luce más estructurado que el de Hernández, en Venezuela como tendencia, la expresión de esa variante evoluciona hacia un estado comunal con economía de mercado o a un capitalismo comunal por conveniencia. Es lo que uno observa en el campo, en las pymes y en entre los pequeños comerciantes informales de zonas agrícolas y en las periferias urbanas.

Es el drama latinoamericano del cual no escapa nuestra nación: una profunda cultura populista, tanto de los factores democráticos como del autoritarismo, sin propuesta con sentido de propósito frente a la pobreza y la desigualdad. Mientras se siga la afanosa y destructiva canibalización entre opositores, buscando un mesías o el azar casuístico, no habrá un camino fácil.

En nuestra Venezuela, la modernidad democrática como proceso de reformas firmes y graduales no superó el breve decenio de evolución entre febrero de 1936 y octubre de 1945. Luego entre la aspiración de una gobernanza democrática “llave en mano” en la cual, de la noche al día, todas las aspiraciones sociales serían alcanzadas, se fue tejiendo lentamente y sin pausa, un populismo bien intencionado que fue derivando en una cultura de apropiación de la renta petrolera mediante la adscripción interesada a la política como emprendimiento.

El “sálvese quien pueda” está dejando fuera del juego al liderazgo opositor, estamos en presencia de un descarrío de la democracia. Hay que acercarse a la gente de la periferia urbana y rural para ver, sin cuentos de intermediarios mediáticos, que ellos sí están enterados de la retórica del gobierno y de nada sobre la oposición. Es difícil que una oposición de redes sociales pueda convencer con tan solo nombres de candidatos sin un mensaje alentador, factible, convincente para esos electores.

Son las razones por las cuales se perpetúa el autoritarismo donde existe y resurge sin aparente explicación en Colombia, Chile, México, Perú, … Son realidades de nuestros pueblos. Es la muestra del abandono de los electores, más allá de las ciudades de las redes mediáticas, como convidados de piedra en su pobreza. Gente que, en medio de adversidades, cuando algún éxito alcanza por su propio esfuerzo es también despreciada gratuitamente, además de sufrir las penalidades de un mal gobierno.

Mientras el destino nos alcanza, en esos lugares de la periferia hay una oposición emergiendo con su propia narrativa, visión compartida y enormes ganas de realización, más allá de la diatriba política e ideológica. Esta visión se evidencia entre quienes se plantean desafíos en sus espacios de transformación y creación de valor, como el de los agricultores cuando se fijan metas de aumento de la producción de arroz desde 240.000 TN (2021) a 400.000 TN este año y de la producción de maíz desde 850.000 TN a 1.000.000 TN para este año.

@fjcontre35

Etiquetas: Autoritarismo; Desigualdad; Exclusión social; Indignación social; Inmovilidad social; Populismo.

Hélices, anclajes y desfragmentación en la gobernanza local

Lo inevitable

El futuro del país, a pesar de la privilegiada dotación de recursos naturales, de una cultura “centralista” y del control estatal sobre las fuentes de recursos con ventajas comparativas, su desarrollo va a descansar más en las posibilidades de movilizar cada localidad y cada región desde su propio lugar para la resolución de sus problemas.

La exacerbación de la crisis económica y sociopolítica que vive el país no impidió que durante el año 2019 se observaran signos de leve recuperación, diferentes a la tradicional extracción de rentas, entre pequeñas, medianas empresas y emprendedores informales que, con base en la creación de valor, decidieron realizarse desde la adversidad. En nuestro marco lógico no era un evento tipo burbuja como se ha expresado en las redes sociales, de manera poco critica, calificando cualquier atisbo de éxito como una economía de “bodegones”. La intensidad de nuestro trabajo coyunturalmente se redujo con el surgimiento de la pandemia del COVID-19.

Nuestra tesis es que ni las más extremas circunstancias impiden que surjan iniciativas exitosas desde lo local. Lo que vendrá luego de que estas contingencias pasen dependerá en gran medida del impulso de la movilización de los recursos regionales y locales.

Un entorno extremo

Venezuela es un país que se desenvuelve en un entorno extremo con más de seis años de extrema crisis depresiva, de un estado de inestabilidad económica entre inflación galopante e hiperinflación, de una secuela de muchos años de destrucción institucional, y ahora, frente una pandemia de brutal virulencia, muy a pesar de esos eventos que incitan todo un potente imaginario especulativo en la gente, algo hay que hacer y ese algo es el que hemos colocado en la mesa de lo regional y lo local sobre la base de las oportunidades que se nos ofrezcan y con lo que está al alcance de nuestras posibilidades, es el enfoque de las “hélices y anclajes” como aproximación para un despliegue desde la misma localidad del bienestar.

Una regularidad se observa en todas las experiencias iberoamericanas a pesar de sus diversidades y contextualización en entornos diferentes que hacen de cada una de ellas casos únicos: las pequeñas y medianas empresas son las que mejor soportan las crisis y se fortalecen desde la adversidad.

No son las grandes empresas que acumulan la fuerza de la resiliencia para mantener sus espacios y reestablecer las condiciones previas sino la flexibilidad y capacidad de respuesta de las pequeñas y medianas empresas para sobreponerse, acrecentarse y contribuir con el bienestar desde la propia crisis: es la anti fragilidad y la innovación frugal; ellas producen más, lo hacen mejor con menos recursos desde la contrariedad.

Cuando se logra una fuerza de unión en la propia localidad entre los políticos, universidades, asociaciones, gremios y comunidades se ancla a la gente en su lar y las empresas en su territorio. Esa unión de criterios y sentido de propósito son las hélices que permitan un reequilibrio ante el gobierno central y sus regiones.

Es el mundo de oportunidades que se abre a los pueblos en medio de la disrupción tecnológica, de la crisis de la democracia, de la pandemia y del fin de las ideologías. El mundo estará ante el dilema de la superación de los nacionalismos, del enclaustramiento para promover una gobernanza mundial en la cual cada uno de las naciones pueda someter al escrutinio y evaluación las consecuencias inevitables globales de sus actos individuales.

Las oportunidades

En nuestra región hemos observado, durante los últimos 21 años, de manera intensa el cierre de empresas, la reducción de la capacidad de producción en promedio de 10% a 15% de las que aun sobreviven, la fuga de talento y de recursos, en cada lugar y momento teniendo como trasfondo fundamental las malas prácticas de política económica, la devastación de la infraestructura física y eléctrica del país y la crisis de la democracia, y en menor incidencia, la mundialización, la disrupción tecnológica, el agotamiento de los recursos productivos.

Hemos considerado que el anclaje de los emprendimientos en el espacio local es crucial para el logro del bien común, son las pequeñas y medianas empresas los núcleos de anti frágiles que mejor se sobreponen a la adversidad y se fortalecen desde ella misma. Metafóricamente, las hélices del desarrollo local muestran como evidencia, a lo largo de países como el nuestro, que el éxito territorial local guarda relación con un sentido de propósito común entre empresarios, políticos, universidades y sociedad civil, de manera que se aseguren los lazos del anclaje territorial del desarrollo con base en la fidelidad territorial (emprendedores), la lealtad al lugar (políticos), el empoderamiento (sociedad civil) y el compromiso (universidades).

En los estados Carabobo y Yaracuy hemos constatado evidencia sobre las capacidades de las pequeñas y medianas empresas para crearse espacios y fortalecerse desde un ambiente extremo de quiebra de la cohesión social. Hemos compartido nuestras experiencias en el apoyo a esas pequeñas organizaciones de sectores agro-pastoriles, alimentos, logística y salud privada.

En el seguimiento de los temas de gobernanza local pudimos constatar, antes de la pandemia, que hay lugares en el mundo en los cuales la relación entre emprendedores, políticos, sociedad civil y universidades ha sido la norma, en tanto que en nuestro medio las universidades autónomas claves en procesos de desarrollo local con base en “Hélices y Anclajes”  se encuentran bajo asfixia presupuestaria, en extinción y prácticamente ausentes en los procesos de desarrollo local.

Enlace para descarga del documento:

Hélices y anclajes

2015: el optimismo económico en el mundo, la incertidumbre y la mala praxis económica en Venezuela (Francisco J Contreras M)

Extracto

Los signos para el mundo son esperanzadores, primero, se espera que sea un buen año para las potencia económicas y un poco menos para los países emergentes, segundo, que esa recuperación mundial será discordante para ambos grupos, la brecha entre la floreciente economía de EEUU y el estancamiento secular de Europa y Japón se amplía, e igualmente la que existe entre los países emergentes asiáticos y el resto. En todo este concierto de eventos solo tres países en el mundo tiene un panorama difícil y complejo: Argelia, Irán, Rusia y Venezuela, tercero, el mundo viene de un mejoramiento de la alimentación, la educación, las libertades y la salud sin precedentes, en términos relativos Venezuela muestra una situación de estancamiento y deterioro, cuarto, Venezuela no es una isla aparte del mundo, sus problemas no proceden de la escasez sino del anacronismo de sus políticas económicas, todavía le restan unos 10 años de talento humano, en consecuencia, el futuro de los venezolanos está en sus manos, será su decisión.

El optimismo económico mundial

Ya era evidente desde comienzos de año lo que marcaría el año 2014 y los que vienen: la contra-revolución petrolera[1], este evento significa un resurgimiento de la economía mundial y un cambio geopolítico importante, el petróleo dejó de ser objeto de estrategia política para ser, realmente, un bien “commoditie” cuyo precio es mas dependiente de las condiciones de la oferta y demanda energética. Ahora como es el mercado quien marca la pauta de los precios, casi todos los países asumen como decisión estratégica mantener su posicionamiento en el mercado, antes que la búsqueda del sostenimiento de los precios del petróleo, regulando el volumen de producción.

Dos países son los principales favorecidos, EEUU donde tiene origen el cambio y China, en ambos la tasas de crecimiento, revisadas por el FMI, del PIB es de 3% para EEUU y 6 % para China.

Para los países emergentes el panorama luce con una recuperación menos importante que la de las potencias económicas, pero igual, el replanteamiento petrolero los hace también beneficiarios.

Se espera un mejor año con un mundo que crezca desde 3% en el 2014 a 3,8% en el 2015.

La brechas entre las zonas económicas

En la zona de los países ricos la recuperación es discordante, es decir se amplía la brecha existente entre EEUU, con una poderosa recuperación, y por otra parte, la Comunidad Europea y Japón con un leve mejoramiento, de bajo crecimiento económico (1%) con amenaza de deflación, mejor conocido como estancamiento secular.

En la zona de los países conocidos como emergentes, la brecha de la recuperación es mayor, el bloque asiático mostrando madurez económica, con un sector privado pujante e innovador, una clase media emprendedora en crecimiento, un mercado interior que se agranda y una política económica a través del mercado y no para su control.

Hay quienes se preocupan por la reducción del impulso económico de China, al respecto dos cosas, primero, es una decisión de política gubernamental, de búsqueda de un estándar de vida de país rico, es decir reducir su importancia como fábrica mundial y dejar que otros asuman ese rol, segundo, es un país con suficientes reservas financieras y el gran beneficiario de la recomposición del mercado energético.

En los países con mayor éxito económico prevalece una concepción de la economía donde lo ideológico no prevalece sobre el conocimiento. La política pública se la entiende como sujeto de conocimiento económico y no condicionada por la ideología o la retórica política.

Los pocos perdedores: Argelia, Rusia, Irán y Venezuela

Los grandes perdedores en esta recuperación económica mundial son: Argelia, Irán, Rusia y Venezuela, qué signos son comunes en estos países, son tres, primero, la ausencia de contrapoderes públicos y la inexistencia de alternabilidad en el ejercicio del poder, lo único que preservan de democracia y libertad es el mantenimiento de elecciones periódicas con ventajismo oficial, segundo, la sujeción de la política económica a criterios esencialmente ideológicos con fuertes regulaciones económicas y una praxis en contra del mercado, tercero, total ausencia de análisis de impacto regulatorios para evaluar los efectos secundarios de las regulaciones económicas.

Estos países tienen riesgos sociales importantes que enfrentar este año 2015.

El mejoramiento mundial en alimentación, educación, libertades y salud

Los avances sociales durante medio siglo, en algunos caos, en otros en menos tiempo: 20 años, han sido bien importantes. Nunca antes la gente en el mundo ha estado mejor cuidada en el mundo que ahora: en medio siglo la mortalidad infantil se redujo tres veces y la esperanza de vida aumentó en 20%, la desigualdad entre países disminuye año a año, desde 1990, el hambre en el mundo se redujo a la mitad y prácticamente desapareció en Etiopía, la tasa de escolarización en el mundo pasó de 84% a 89 %, la pobreza extrema se redujo a la mitad durante estos últimos 20 años. Desde 1950 al presente la democracia se multiplicó tres veces. Es decir nunca antes la población mundial ha estado mejor cuidada, alimentada, formada y libre.

Conclusión para Venezuela

Tenemos en Venezuela todo un cúmulo de razones para no tener una buena expectativa para el año 2015, sin embargo, debemos moderar la percepción por varias razones, primero, no constituimos una isla separada del mundo, formamos parte del mismo, existe en consecuencia, una homeóstasis o mecanismo auto regulador en el contexto mundial por lo que algo de esa recuperación económica y social nos impactará de una u otra forma de manera positiva, segundo, es un país con abundancia de recursos estratégicos muy por encima de sus necesidades internas, los problemas no proceden de la escasez material y financiera, tercero, bajo el supuesto de que no exista mantenimiento ni renovación del talento humano, el país todavía posee todavía unos 10 años de talento humano por agotar, cuarto, la mayoría de los problemas que confronta el país tienen su origen en prácticas de gobierno anacrónicas, esas dificultades desde hace mucho tiempo en el campo de la gobernanza han sido superados por la ciencia económica.

El salir o no de la crisis está en las manos de los propios venezolanos, y de una visión de los problemas económicos, como materia de políticas públicas, sujetas a evaluación de impacto regulatorio. También, por la posibilidad de creación y recuperación de instituciones verdaderamente democráticas con contra poderes compensadores.

[1] En junio de 2014 escribimos sobre el derrumbe de los precios del petróleo como algo estructural, no como una coyuntura económica especulativa de carácter transitorio, desde hacía tiempo en los medios académicos se venía investigando sobre el tema. http://prosprev.com/2014/07/31/sera-el-fin-de-los-precios-altos-del-petroleo-y-de-otras-energias-fosiles/

Venezuela una gestión pública a espaldas del mundo (Francisco J Contreras M)

Extracto.                                      

Hay señales de recuperación económica mundial, durante los últimos 15 años la brecha entre BRICS y los países de la OECD se redujo. La pobreza ha retrocedido pero no las desigualdades, las cuales ahora son mayores en países emergentes. La procupación en los países con éxito económico se centra en lograr un mayor rendimiento del capital necesario para la difusión del progreso técnico y de las innovaciones, de la gestión del financiamiento y la deuda y de una lucha contra la pobreza mejorando en bienestar, sin afectar el clima de negocios. Todo lo contrario de Venezuela cuyo debate interno no va mas allá de lo coyuntural, donde prevalece el mal público del déficit fiscal, de los controles de variables resultados, de la creación de dinero inorgánico, y para colmo de los males, con expropiaciones y regulaciones laborales que reducen la productividad del capital y del trabajo.

Venezuela a espaldas de la realidad económica del mundo

Tres lustros impulsados por los BRICS

Durante 15 años unos cinco países se constituyeron en el motor de la economía mundial: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, mejor conocidos bajo el acrónimo de “BRICS”, de este modo China con el 1 % del comercio internacional durante los años 80 alcanzó 11% para el 2013. A lo largo de tres lustros desde el 2000 al 2013, los BRICS promediaron tasas de crecimiento anual entre 3,7% y 10,8%.BRICS_1

Fuente: http://data.worldbank.org/

Dos crisis recientes

Dos momentos importantes ha vivido la economía mundial, el primero la crisis de la burbuja inmobiliaria, un ciclo corto, pero violento en sus efectos, y otro momento, mas largo y recesivo relacionado con el sobre endeudamiento en casi todos los países del mundo.

Al final de todo ese tránsito, hay indicios de una recuperación de la economía mundial. La reducción de la brecha económica entre los BRICS y los países de la OECD se redujo, pero no con las características que tuvo la reconstrucción de Europa, la pobreza ha disminuido pero la desigualdad ha aumentado, el mundo desarrollado acumula un 50% del producto mundial con tan solo el 15% de la población.

La heterogeneidad delos BRICS

Los BRICS se muestran una gran heterogeneidad, la caída del crecimiento reciente es voluntaria en China y es involuntaria e indeseada en el resto de los BRICS. China está en reajuste de su modelo económico desde la consolidación del poder, en términos de su comercio externo, hacia el crecimiento interno. China no desea ser la fábrica del mundo, quiere participar mas en la captura de excedente en la cadena de valor mundial, su preocupación no es el desequilibrio externo, sus preocupaciones se centran en la baja o casi nula rentabilidad del capital y el financiamiento de la deuda interna.

La fragilidad de algunos BRICS, ahora BIITS

Para el resto de los BRICS, Brasil, India, Rusia y Sudáfrica, el problema es otro, enfrentan las tensiones internas como China, con una desigualdad superior entre una clase que lleva una vida con el estándar de país desarrollado y una inmensa mayoría sumida en la pobreza, pero se agregan las tensiones externas generadas por los flujos especulativos de capital y pérdida de competitividad. A estos países se agregan Indonesia y Turquía, todos con problemas de inestabilidad económica interna y con problemas de flujos volátiles de capital.

África sub sahariana es vista como una posible zona de relanzamiento pero muy moderada por su peso en la economía mundial.

América del Norte como ave fénix, Europa en crecimiento desacelerado

En todo este concierto de eventos América del Norte (EEUU, Canadá y México) mejoran sus componentes de costos energéticos y su productividad del capital, cosa que no aparecía en los escenarios de hace cinco años, ahora EEUU tiene capacidad exportadora de energía fósil. Quizás estemos a las puertas de un estancamiento secular o una desaceleración del ritmo fabril del desarrollo económico con un énfasis en lo intangible y en la armonía con el medio ambiente. Europa, mas específicamente Alemania, locomotora económica de la región, envejece, reduce el uso de fuentes riesgosas de energía, mejora tanto la productividad del capital como del trabajo.

Venezuela a espaldas del nuevo paradigma de la economía mundial

Los acontecimientos no dejan duda: los conductores de la economía venezolana están a espaldas del nuevo paradigma económico fundado en la creación de oportunidades para el mejoramiento del rendimiento del capital, de la reducción real de las desigualdades económicas y de la creación de un clima favorable a las innovaciones. Venezuela con el despilfarro de su enorme renta petrolera vive en una retórica donde ya solo produce en condiciones de competitividad: petróleo.

El modelo venezolano del impulso económico con emisión inorgánica de dinero

La inflación en retrospectiva

Indetenible este mal público, ya desaparecido para el resto del mundo. El Gobierno de Venezuela no ha podido manejar el problema inflacionario, como lo referimos en el escrito de la semana anterior, los niveles reales son mayores pues deberíamos sumar el índice de escasez y el costo de búsqueda y espera en colas. El límite de este caos se desconoce, cada vez se piensa que se ha tocado fondo y quedan unos escalones mas, hay pueblos que han soportado situaciones mas extremas, Cuba lleva 55 años, nosotros apenas 15.BRICS_2

La inflación en proyección

La predicción estadística también es desolador, los niveles esperados hacia delante de 28% antes de febrero de 2013 se sitúan en 64% para la serie que va desde agosto de 2014 a septiembre de 2015.BRICS_3

Venezuela un modelo perverso

La clave de esta perversión económica, hace insostenible el mantenimiento del esquema actual de ajuste de los pagos internacionales, del déficit fiscal y de la creación de dinero inorgánico. En febrero de 2013, al inicio del Gobierno del Sr. Nicolás Maduro, la relación entre la liquidez monetaria y las reservas internacionales netas era de 25,7 bolívares por cada dólar, a la segunda semana del mes de septiembre esa relación es de 73,7 bolívares por cada dólar en reservas.

La emisión de dinero inorgánico y el efecto multiplicador inducido por las veces que el dinero cambia de manos, son los síntomas de un proceso inflacionario en curso. El dinero cambia mas de manos pues el número de transacciones crece por la frecuencia de compras y por los desajustes por compras anticipadas. Todo control de precios se acompaña de mercados negros y escasez, y también es inevitable, la compra anticipada, pues se desconoce cuánto tiempo dura la disponibilidad de un bien en los centros de abastecimiento.BRICS_4

Fuente: http://www.bcv.org.ve/c2/indicadores.asp y cálculos propiosBRICS_5

 

FC2carabobeño

 

 

 

 

Francisco J Contreras M

Economista UC 1972

Doctor de Tercer Ciclo en Técnicas Económicas Modernas, Prospectiva y Previsión

Universidad de París 1979

Docente de la Universidad de Carabobo

Consultor en Prospectiva Empresarial