Archivos de autor

A lo largo del quehacer de una persona se acumulan experiencias, que más allá del sentido y la visión que se tengan, son influidas por el contexto, hay un orden dentro del desorden y un desorden dentro del orden. Hay un guión que orienta y direcciona lo que cada quien espera en su horizonte temporal y existe un dispositivo de respuesta rápida que depende del contexto. Es así que se ha tratado de superponer dos ámbitos uno el ya presentado: el guión, y otro, con enlaces a veces estructurados y con secuencias lógicas, otras veces no. Con una aproximación de complejidad que persigue emular la sinapsis profesional de flexibilidad para la evaluación transversal de los temas sociales, económicos, organizacionales, políticos y filosóficos.

  • La importancia central de la ciencia económica en el discernimiento de la nueva manera de vivir que se nos impone

    Cada acción humana, por muy perfecta que sea, deja secuelas cuya absorción total de daños no es posible, cada acción da lugar a un desorden parcialmente superable, mientras más alarguemos la armonía con la naturaleza y con nuestra propia ecología humana mejor nos irá, es la fuerza inmanente de la democracia que vendrá desde la peor amenaza para la civilidad: el populismo-iliberal sea de izquierda o de derecha. Estamos en un mundo diferente al pasado y fuera del alcance de ideologías tal como las conocimos.

  • Plan de Reformas Económicas e Institucionales para Venezuela – Quinta parte

    En la agenda discursiva de Venezuela se tiene que superar el dilema de la espera de condiciones “objetivas” para iniciar la ejecución de propuestas integrales que allanen el camino hacia el bien común. La gravedad de la crisis no admite demoras en la consolidación de una forma de gobernanza por otra, es impostergable un consenso mínimo estratégico entre adversarios.

  • Plan de Reformas Económicas e Institucionales para Venezuela – Tercera parte

    En medio de la precariedad social, de la demolición de la infraestructura física, de la quiebra moral de la gente observamos:

    Primero, una sociedad sobrecargada de información en las redes, afanada por la toma indiscriminada de imágenes, por divulgarlo todo mediante una escritura parca, por comunicar constantemente, urgida de inmediatez y gratificación momentánea, ansiosa de lucro y materialidad, pero sumida en su mayoría en una extrema precariedad existencial.

    Segundo, unos administradores del estado con un inmenso apego por el poder y deseos de perpetuarse en su ejercicio que, luego de dilapidar las fuentes de renta de los recursos naturales, sin capacidad de endeudamiento externo ni posibilidad para continuar la emisión irresponsable de dinero solo les queda la alternativa de recurrir a los impuestos extrayendo los pocos recursos de quienes sobreviven y producen para calmar el hambre y la desocupación.

  • La presencia oculta de la economía institucional en el comportamiento de las tasas de canje entre bolívares y divisas

    Los desvaríos macroeconómicos, microeconómicos e institucionales en el mercado paralelo del dólar. Para elaborar nuestra explicación sobre el comportamiento reciente del mercado paralelo, vamos a recurrir a un viejo modelo denominado “Teoría cuantitativa del dinero”, cuyo principio fue formulado por… Leer más ›

  • ¿Por qué se pierden procesos supuestamente democratizadores en Argentina, Bolivia y Ecuador?

    Por carecer de una propuesta real con sentido de propósito que atienda las demandas insatisfechas, primero, de los más vulnerables haciéndoles libres del sometimiento populista de las dádivas a través de su empoderamiento, y segundo, de los emprendedores que esperan un ambiente de política económica libre de asfixia regulatoria y extracción de rentas donde el éxito guarda relación con su capacidad frugal, anti frágil e innovadora de búsqueda de espacios donde la rivalidad pierde sentido. En definitiva, por continuar siendo populistas creyendo que no lo son.

  • Sobre el declive de occidente y el ascenso de China: del resentimiento y la postración a la esperanza objetiva

    Un esfuerzo para arrojar luz al camino del silencio de quienes se crecen desde la adversidad con dignidad. Cada brisa que venga del norte, de sur, del este o del oeste, tibia o casi fría, del color de la vida que alivie la carga de los silentes, nosotros intentaremos extenderla como esperanza objetiva de quienes labran la tierra, aprietan tuercas, trasladan cosas para que hoy alguien acompañe su mañana con un bocado y no todos fenezcan en la postración.

  • Sobre el declive de occidente y el ascenso de China: En América del Sur quizás lo mejor está por venir

    Lo mejor está por venir, la confrontación entre China y EE. UU. ha renovado en interés en la región lo cual supone un valor de intercambio de más de 1.000 millardos de $USD por año, imposible que alguna sombra nos llegue. Todo depende del Sur y la voluntad de recrear una gobernanza inmune al populismo-iliberal.

  • Sobre el declive de occidente y el ascenso de China (criterios de demarcación)

    En las redes sociales de nuestro país existe una cultura de reflexión distractora de los sujetos fundamentales de los escritos que se comparten en estos medios, es por ello vamos ha realizar algunas precisiones sobre los criterios de demarcación sobre el tema que hemos llamado “El declive de occidente y el ascenso de China”.

  • Sobre el declive de occidente y el ascenso de China

    Este es un año decisivo entre la superación de la pandemia y un nuevo estilo probable en el enfrentamiento EE. UU.-China por el liderazgo mundial. Al margen de las razones que sean, la brecha civilizatoria entre ellos se ha reducido y nuestra tesis es que esperan tiempos de coexistencia de rivalidad desde la complementariedad. Esa brecha tendrá como factor crucial la confianza, esa confianza que la misma China tiene en el dólar USD y que solo se alcanza cuando la emisión de dinero es responsable, libre y autónoma bajo control de la institución que la administra, es difícil, pero no imposible que China replique una especie de FED (reserva federal de EE. UU.) que solo se logra bajo la democracia deliberativa e integral -¿un milagro?-.

  • La asfixia regulatoria y la vida económica

    Es el mecanismo anti frágil de gobernanza que recrea un contexto bajo el cual el sistema opera en las últimas, con un personal mal remunerado, con un limitado del ancho de banda, con fallos recurrentes y masivos de todos los servicios, hay un espacio donde convergen las necesidades de quien requiere un servicio con urgencia y el funcionario arruinado, lo demás se le deja al lector para que saque sus propias conclusiones.

  • Economía de la felicidad: amar con esperanza y vivir en la bondad

    La “esperanza objetiva” es la espera activa, paciente y perseverante fundada en la acción y la consciencia de una actuación benevolente hacia lo que uno encuentra a su alrededor. Las acciones corresponden al momento y a la consciencia de una visión positiva, retadora y posible de un futuro con sentido de propósito.

  • La “dolarización perversa” y las posibilidades de superación de la debacle socioecómica del país

    Igualmente ocurre con las posibilidades de mejorar el contexto monetario-cambiario de Venezuela, siempre está presente el argumento de que el costo político y social impide hacer algo mejor, por ejemplo, la tesis de que el estado venezolano “tendría que recortar brutalmente su gasto, lo que representaría una verdadera debacle política y social”, y uno se pregunta: ¿Será posible sostener o aumentar el gasto público manteniendo el esquema actual de emisión inorgánica e irresponsable de dinero? Es posible hacerlo nominalmente pero imposible en términos reales, en tanto no aumente la oferta de bienes y servicios (producción interna e importaciones) cualquier aumento del gasto público o su sostenimiento se diluye en inflación con efectos reales sobre la actividad económica del país.

  • La emisión irresponsable de dinero en dos tiempos: 1999-2012 y 2013-08/2021

    En ese periplo de desconfianza por asfixia regulatoria con la intencionalidad de perpetuarse en el poder, nos ofrece la certeza del como interactúa la emisión de dinero y el comportamiento del tipo de cambio. Si se allegara a una dolarización plena comenzando con la liberación bancaria para la intermediación financiera en divisas esa presión alcista espasmódica podría ceder.

  • La historia numérica de la inflación en Venezuela (1831-2020)

    Desde 1945 pocos gobiernos califican con una buena gestión, hasta 1974 se puede afirmar que hubo sensatez monetaria y fiscal, a partir de ese momento el desafuero fue cada vez mayor, tanto en el populismo democrático como en su variante socialista iliberal, hoy nos encontramos en una condición de colapso económico. Tanto tiempo con una mala práctica de la política monetaria ha dado lugar a una cultura en la cual el político en funciones de gobierno asume como algo sin consecuencias la emisión irresponsable de dinero, así conozca sus consecuencias, éste es el argumento más contundente en favor de la “dolarización” como único medio de control de esos desmanes.

  • La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: la actitud activa bajo la incertidumbre

    Hay que ejercer la libertad interior de juicio, para ser coherentes no se debe dar igual importancia a un suceso cualquiera como más probable que un evento cierto o menos probable que un evento imposible. Guardar la consistencia sobre la base de consideraciones subjetivas y cualitativas es posible bajo incertidumbre juzgando sobre las desigualdades entre los hechos y no sobre las probabilidades de algo que corresponde al futuro.

  • La episteme de la esperanza objetiva en países con fragilidad institucional: el marco referencial

    La cultura de destrucción de la esencia de la democracia alcanza sus propósitos cuando el individuo pierde la confianza en sí, en los demás y en las instituciones, es la quiebra moral cuya expresión es la postración y el desaliento social. Nuestro empeño ha sido siempre el de llegar al sufrido con un mensaje que le ofrezca la audacia serena de que es objetivamente posible recuperar y perseguir lo que se desea alcanzar. Ese hálito lo hemos llamado la esperanza objetiva.