La emisión irresponsable de dinero y el mercado de divisas en Venezuela durante el lapso de abril 2021 y septiembre 2021

Desde enero de 2020, hemos venido observando un cambio en la política monetaria del gobierno con la reducción de la emisión de dinero y su consiguiente impacto de desaceleración del proceso inflacionario. Durante el lapso 1999-2021 nunca se había hecho presente una disminución de la emisión de dinero como la del mes de agosto 2021, es la principal causa de la amortiguación del crecimiento de la tasa de cambio. Para el mes de septiembre no se mantuvo esa determinación de controlar la creación de dinero (10% de aumento) y de inmediato se materializó el impacto sobre la tasa de cambio (23% de alza).

El problema para una estabilización real de la economía lo constituye la asfixia regulatoria. En tanto no desaparezca el ejercicio de poder discrecional arbitrario y las regulaciones contradictorias entre sí y de difícil interpretación, se mantendrán todos los alicientes perversos  favorables para quienes extraen rentas desde los sectores productivos. En este contexto ese mal de la asfixia regulatoria puede dar lugar a una intensificación de la depresión económica, a una caída de la producción y del empleo formal sin una auténtica reducción de la inflación.

Durante los 22 años de desorden económico nunca las autoridades monetarias han reducido el crecimiento de la emisión de dinero de manera consecutiva como hemos observado durante estos últimos meses.

A lo largo de los meses de la experiencia de la corrección del cono monetario del año 2008 se observó una emisión irresponsable promedio de dinero mensual de 4,07%, la tasa de cambio de esos meses se redujo en 0,32% con el resultado de una aceleración de la inflación galopante de 3,06%. Para año de 2018 tuvo lugar la segunda experiencia de corrección de la unidad monetaria, la emisión irresponsable mensual promedió 75% por mes, el deterioro cambiario fue de 87% y la hiperinflación promedió 171% mensual.

Las historias no se repiten, pero enseñan. Para la segunda semana de octubre 2021, si las autoridades monetarias mantienen el control de la emisión irresponsable de dinero, es de esperar que en tiempo real se reduzca la tasa de cambio. Es el rebote de la incertidumbre “inducida”, a la que dio origen la expectativa alcista compartida por el público, como profecía auto-cumplida de la economía. Existe el sentimiento, entre muchos “influencers”, de que la tasa de cambio alcanzará el nivel de Bs 12 Bs $USD al cierre del año. El análisis de las series temporales bajo la premisa de que la emisión de dinero se mantenga en el rango de 14% anticipa una tasa de cambio en los alrededores de Bs 7 por USD$. Todo depende de lo que haga el gobierno con la creación de dinero.



Categorías:Análisis de Entorno, Venezuela

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: