La Resistencia Existencial Activa del Individuo y de las Organizaciones en un ambiente hostil

La economía de los contenidos en armonía con el medio ambiente y con la ecología del espíritu, como respuesta a la economía reactiva de las ayudas rápidas fundadas en los medios financieros y alejadas del sentido de propósito existencial.

“Como se siente y se piensa así se actúa”, sólo modificando el cómo se piensa la familia podrá enfrentar con éxito el futuro que se avecina y ya tenemos encima. El país requiere de manera inevitable y programa de reformas económicas institucionales, en sus perspectivas macroeconómicas, microeconómicas, institucionales y cívicas-culturales, pero más importante requiere a nivel de los individuos y de las familias el equivalente de esas reformas en su propia dimensión.

Vamos a efectuar una exploración en búsqueda de corolarios sobre el cómo enfrentar la situación de escasez, inflación y quiebra emocional, bien sea para los individuos o para las organizaciones. Nuestro sitio ofrece utilidades y propuestas, tanto en lo individual como en lo social. Los logros son modestos, se han orientado a la observación de lo que acontece, entre fracasos y casi nada, es poco lo que se ha podido lograr en términos de un consenso sobre el “qué hacer”. El problema tiene dos dimensiones, la primera, es la sociopolítica como desafío de la gente en la perspectiva de restablecimiento de la democracia y la segunda, la existencial para los individuos y para las organizaciones, en términos de sobreponerse a un entorno hostil de la mejor manera.

Con respecto al restablecimiento de la democracia, la situación es compleja, hay que superar la trampa del “bullying”, que se propaga desde las redes, entre las fuerzas democráticas. Es difícil sin consenso lograr una mínima base organizacional para el restablecimiento de la democracia, más aún en un contexto donde la relación de fuerzas es abismal entre la oposición con tan solo un poder público amordazado como lo es la Asamblea Nacional y con una “Mesa de la Unidad Democrática” (MUD) de precaria representatividad, frente a un Gobierno poseedor del resto de todos los poderes, con una base de apoyo popular débil pero monolítica y con el sostén de las fuerzas armadas y policiales. La inviabilidad del modelo económico hace inevitable la resolución de este problema político. La descapitalización del país extingue paulatinamente, la capacidad productiva del país y, también agota la generación de medios de pagos externos necesarios para importar, los componentes para producir o para satisfacer la demanda de bienes y servicios de consumo final.

En relación con la manera del cómo los individuos y las organizaciones subsisten a la descapitalización, desarrollaremos un enfoque a través de “ensayos y errores” para dar sentido a la existencia mediante la acción. Gran parte de los objetos, que nos apoyan en el buen vivir de hoy, se están desgastando, son de difícil y costoso mantenimiento y peor está excluida su reposición, estamos descapitalizados, vivimos parcialmente de cosas producidas en el pasado. Es inevitable la ruptura y la redefinición del modo de vida a través del desapego de las cosas materiales, de la ingeniosidad, de la reducción de la complejidad de los procesos, de la inclusión, de una cultura de mantenimiento productivo para la construcción de espacios armoniosos que se sostengan y mejoren a partir de las dificultades. Serán nuestras próximas conjeturas y refutaciones. En la familia y en las organizaciones es inaplazable el encuentro con los valores y las reglas de gobernanza, es imposible el éxito sin esas condiciones. Es conveniente promover la subsidiaridad, la tolerancia y la disidencia para la creación de un microambiente propicio para la innovación y creación de valor compartido al interior y al exterior de la unidad familiar y de la organización.

El rumbo de desarrollo del país debe cambiar y acoplarse con una realidad en la cual lo fastuoso, lo monumental y lo descomunal deben ceder ese lugar preponderante que ha ocupado en Venezuela por un modo simple, en armonía con el medio ambiente y frugal. Vendrá una transición retadora porque la infraestructura física del país es costosa en su mantenimiento, de allí la fragilidad de muchos de sus sistemas de producción de servicios públicos como la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, como la salud, la vivienda y la educación. Un ejemplo, para comprender mejor la idea, es la educación superior la cual debe flexibilizarse y mejorar su calidad y capacidad de respuesta con mínima infraestructura material, con acuerdos internacionales y abundantes recursos virtuales.

Sobre “tanteo” propuesto ya poseemos algunos trazos en un artículo que llamamos: “Supervivencia ante el desbarajuste”, en el enlace siguiente se puede revisar el escrito y los documentos de apoyo: https://prosprev.com/2016/01/01/supervivencia-frente-al-caos/

Las fuentes guardan relación con tres constructos: la economía conductual, la anti-fragilidad y la frugalidad.

Anuncios


Categorías:Análisis de Entorno, Prospectiva y Previsión

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: