Canasta básica e hiperinflación: Venezuela ante las puertas de Hades (actualización junio 2016)

El paseo de Caronte.

En economía hacer predicciones a partir de series históricas es un atrevimiento, no hay manera de conocer de antemano el valor de ninguna variable resultado, pero si es importante hacer ejercicio de reflexión a partir del tratamiento estadístico de los datos del pasado.

La determinación de la inflación real tampoco es posible en nuestro país, pues existe un control de precios y de tasa de cambio, lo que significa que parte del impacto sobre los precios se diluye bajo forma de escasez, colas y aparición de mercados negros.

La canasta básica puede servir para evaluar el deterioro del poder adquisitivo de la gente, el aumento de la canasta básica acumulado durante los últimos doce meses en 574 % desde julio 2015 hasta junio 2016, nos muestra el descalabro del poder de compra del venezolano, imposible que algún trabajo o emprendimiento formal haya podido mejorar en esa proporción, hay que hacer énfasis en la palabra “formal”, pues si quienes están en el sector formal jamás pueden superar ese deterioro del poder adquisitivo, a algún lugar deben ir a parar los que unos pierden, ese lugar es la de la economía paralela, negra e informal donde no se agrega ningún valor a un bien o un servicio.

Quienes se benefician de la administración de la escasez, ofreciendo puestos en las colas, productos sin hacer búsqueda, ahorro del desgaste y penurias en tiempo perdido, no agregan ninguna transformación en los bienes y servicios transados, todo lo contrario muchas veces están vencidos, dañados por manipulación indebida e incluso adulterados. Estamos en un sistema perverso de incentivos derivados de la asfixia regulatoria que beneficia a unos pocos cuyos vínculos con los administradores de las regulaciones no puede ser negado.

Estamos bajo una variante de la  hiperinflación, cuya retroalimentación es diferente a la clásica, la cadena de transmisión del fenómeno, se recrea a través de:

  • Primero: la expansión secundaria de la oferta monetaria (velocidad con que cambia de dinero de manos en poder del público; y entre el público y el sistema bancario), no hay descanso, ni tregua para cambiar de inmediato el dinero por bienes y servicios, toda vez que se consiguen, haciendo cola o siendo víctima de esa otra economía infernal llamada “negra”.
  • Segundo: la existencia de una poderosa economía paralela -negra- que licúa, en su favor, el poder adquisitivo transfiriéndolo desde lo que resta de la renta petrolera y del sector formal, hacia quienes poseen poder político para administrar la asfixia regulatoria que se impone como política pública. En esa economía solo aparece visible la punta del “iceberg”, el llamado “bachaquerismo” que sirve de fachada a un sistema de perversión que se deriva del propio poder, esa actividad solo es posible con complicidades y corruptelas de una economía sometida a todo tipo de controles, imposibles de cumplir pero susceptibles de asegurar la apropiación indebida de renta. 

En la aproximación ortodoxa de la economía, se supone la existencia de hiperinflación cuando se superponen la emisión inorgánica de dinero con una secuencia de aumento de sueldos y salarios, que se alimentan a si mismos, y dan lugar, a aumentos sostenidos y continuos de tres años con más de 100% de inflación o un año con inflación sucesiva de 50% por mes.

Canasta básica de los últimos doce meses.

CB062016

 

Sometiendo esos datos al escrutinio econométrico, uno puede anticipar al cierre del 2016,  entre 657 % y 916 %, con un valor medio de 759 % de impacto inflacionario sobre la canasta básica, es conveniente preguntarse hoy:

  • ¿Cuántas familias con un grupo familiar promedio de cinco personas, pudieron alcanzar un ingreso mensual de Bs. 303.616  al mes de junio, para adquirir sus bienes y servicios, en mercados populares, Mercal o PDVAL?,
  • ¿Cuántas familias resultarán excluidas, si al fin del año esa canasta básica escala entre Bs 1.055.162 (mínimo), Bs. 1.197.294 (medio) y un máximo de Bs. 1.415.805?

La indagatoria no debe ser considerada como profecía, consulta ante el oráculo de Delfos, orientaciones de un consejo de sabios, es una realidad inminente, es un casi presente, estamos tocando las puertas de Hades.

La fuerza devastadora de esta poderosa y organizada economía negra tiene sus orígenes en el sometimiento de los poderes públicos a una ideología fundada sobre la desconfianza y la polarización, donde unos pocos poderosos han creado reglas, al mismo tiempo que son los encargados de administrarlas e interpretarlas conforme con sus propios intereses, estamos ante un drama que no admite más retrasos en la consecución de un Plan de Reformas Económicas e Institucionales.

Canasta básica proyectada en Bs (julio 2016 – diciembre 2016).

CB_2_062016

 

Canasta básica proyectada por mes en % (julio 2016 – diciembre 2016).

CB_3_062016

Canasta básica proyectada por mes en %  acumulados (julio 2016 – diciembre 2016).

CB_4_062016

 

 

 




Categorías:Análisis de Entorno, Economía

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: