El nuevo invento del BCV: “Apreciación de existencia de acaparamiento” es decir, el “Índice de Incompetencia Regulatoria”

food-line-in-venezuela-san-cristobal-2“El Índice de Incompetencia Regulatoria”

Al fin, luego de un año el Índice Nacional de Precios al Consumidor ha sido presentado hasta el mes de septiembre del 2015, por el Banco Central de Venezuela, junto con esa información  aparece algo nuevo, sin definición, sin marco lógico, ni evidencia empírica, a cita textual:

“El desabastecimiento de algunos productos es percibido por la población como uno de los principales problemas que aquejan al país, junto a la especulación y el acaparamiento. La apreciación de existencia de acaparamiento en el país se ubica en 87,0%.”

(mas detalles en: Resultados del Índice Nacional de Precios al Consumidor, Producto Interno Bruto y Balanza de Pagos)

“Argumento petitio principii“.

En el discurso político en Venezuela es esencialmente manipulador, en este sitio hemos presentado un escrito (ver: Sobre la manipulación del discurso político en Venezuela) con el propósito de ofrecer criterios de evaluación a quien examina la validez de los argumentos que les son presentados. En el caso de utilizar como nombre “acaparamiento” o “especulación” se está incurriendo en una falacia pues incluye lo que tiene que ser probado de manera explícita en el índice, cuando tiene que ser demostrado. Es una categorización ambigua pues se necesitan tantas pruebas de validez que el supuesto índice termina sin evaluación objetiva de un estado. Se parte de una supuesta apreciación de acaparamiento para demostrar el mismo acaparamiento, se presenta como resultado lo que se tiene que demostrar. No es solo que el argumento es falaz, es que cumple con gran parte de los once principios de Goebbels sobre la propaganda con el fin de manipular de manera sesgada la opinión pública.

Goebbels: Los once principios de la propaganda

Vale la pena retraer en nuestro discurso y recordar una de las formas de manipulación falaz en la historia del autoritarismo, son “Los once principios de la propaganda”.

“1. Principio de simplificación y del enemigo único.
Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2. Principio del método de contagio.
Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3. Principio de la transposición.
Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.

4. Principio de la exageración y desfiguración.
Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5. Principio de la vulgarización.
Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.

6. Principio de orquestación.
Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7. Principio de renovación.
Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8. Principio de la verosimilitud.
Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.

9. Principio del silencio.
Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contra programando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10. Principio de la transfusión.
Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11. Principio de la unanimidad.
Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.”

(Bramsted, Ernest K (1965). Goebbels and National Socialist Propaganda, 1925–1945 (en inglés). East Lansing: Michigan State University Press. OCLC 405602.)

La sombra de Goebbels en la connotación de “especulación y acaparamiento”

La noción “acaparamiento” al contrario de la “escasez” tiene a todas vistas las características de la manipulación del lenguaje, su uso no es lo que se espera de un organismo que está en la obligación de presentar información libre de etiquetas. Toda información estadística institucional pública debe seguir un protocolo, el esencial es presentar datos estadísticos cuya categorización no conduzca por si misma a conclusiones falaces, todo lo contrario deben guardar la debida imparcialidad para poder servir de argumentos.

 ¿Cuáles son los argumentos para transmutar un índice de escasez en uno de acaparamiento?, es fácil responder a la cuestión:

  1. Crea en el público la percepción de que el origen del problema es la existencia de unos supuestos “acaparadores” (Principio 1) permitiendo individualizar a un enemigo en lugar de buscar las causas de la escasez;
  2. Al enlazar el acaparamiento con unos supuestos adversarios sin presentación de pruebas, asocia todos los males con otros y no con la responsabilidad del propio gobierno a través de sus políticas económicas, de modo que los culpables son quienes piensan diferente: la “derecha, la burguesía” (principio 2);
  3. Crea distracción por la vía del control de los medios desviando la atención de la mala política pública hacia los adversarios políticos con todo tipo de insulto a la persona pero sin argumentos, ni hechos. No es un problema de gobierno, es de una imaginaria “guerra económica” (principio 3);
  4. Se banaliza el razonamiento científico, académico o jurídico utilizando una jerga popular que hace centrar la atención del incauto en los síntomas y no en la enfermedad, “esos bachaqueros son unos traidores” (principio 4);
  5. Se abusa de las cadenas y del control sobre los medios para repetir y “encadenar” hasta el cansancio lo referido en los otros principios (principio 5);
  6. Hay que repetir y repetir lo mismo, se tiene una agenda y se solicita una proposición y se habla de otro evento cargado de ofensas que no tiene que ver con un punto de cuenta, por ejemplo, cuando en la reciente instalación de la Asamblea Nacional un diputado que debía proponer un candidato, hablaba profusamente de algo que estaba fuera de lugar (principio 6);
  7. Incansablemente lanzan una frase tras otra, cada una con mayor carga emocional, hoy es el “acaparamiento”, mañana “los bachaqueros”, luego “la especulación”, más tarde “el imperio”, así sucesivamente, se impide el uso de la disquisición probatoria (principio 7);
  8. Se hacen movilizaciones contra supuestos acaparadores, contra supuestos especuladores, se muestra al público a través de los medios, hechos individuales que de ninguna manera suman suficientes decomisos en volumen y valor que muestren de manera terminante la existencia de un masivo acaparamiento nacional (principio 8);
  9. Se disimulan hechos cuyo origen se encuentra en la política pública, en el poder discrecional, en la incompetencia: ¿Cuántas empresas expropiadas operan realmente suministrando bienes y servicios? (principio 9);
  10. No existe un llamado a la unión del país, un esfuerzo de dialogo sincero, todo lo que sea diferente de la ideología gubernamental es descalificado utilizando un lenguaje que abunda el la lucha de clases en el odio social, … (principio 10);
  11. Se crea un sentimiento mediático donde se hace aparecer a la mayoría del país como adepta al pensamiento político de los gobernantes así estuvieran en el error: “como lo dice el líder de la revolución son especuladores” (principio 11).

Conclusión.

Hay que exigirle a las instituciones responsables de presentar datos estadísticos que lo hagan de manera clara y objetiva con uso de categorías neutras que no impliquen un juicio por si mismas sobre algo que debe ser probado. El Banco Central de Venezuela debe presentar el índice correcto: El “Índice de Escasez” y los responsables de política económica deben ofrecer y ejecutar estrategias, que a través del mercado ofrezcan solución a los problemas, libres de asimetrías de información, de incentivos perversos e inmunes al abuso del poder discrecional.



Categorías:Prospectiva y Previsión

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: