¿Estallido inflacionario, hiperinflación o hiperestanflación?

La hiperinflación, la hiperestanflación y los teólogos de Bizancio

Mientras los teólogos de Bizancio debatían sobre el sexo de los ángeles, los turcos otomanos cruzaron el estrecho del Bósforo, toman la casi totalidad de los Balcanes y se establecen en Constantinopla. Mientras nos ponemos de acuerdo sobre la existencia de la hiperinflación, hay un estallido de precios, cae la producción industrial, se difumina la capacidad para conocer el precio de los bienes y servicios, se entroniza el trueque, muchos bienes y servicios no se expresan en moneda nacional sino en dólares, se anticipan compras sin necesidad de uso o de consumo, los bienes muestran precios diferentes a lo largo de la geografía del país, pululan las colas y campea la escasez.

Hiperinflación.

En economía siempre hace falta alguna validación empírica de lo que sostiene como teoría, es una regla olvidada que quien enuncia una hipótesis debe presentar por una parte, los criterios de demarcación que permiten validar o refutar el enunciado y por otra, la evidencia que documente, en tanto no existan pruebas refutatorias, la tesis presentada.

En Venezuela, la información oficial existente hace difícil el trabajo del investigador, pero no imposible. El criterio que la mayoría de los economistas asume para calificar un estallido inflacionario con características de hiperinflación es el de un contexto con tres años seguidos con mas de 100% de inflación o de 12 meses continuos con mas de 50% de inflación.

Desde octubre de 2014 los organismos oficiales no suministran información sobre el índice de escasez y desde diciembre 2014 tampoco de publica información sobre el índice de precios. Sin embargo, un organismo no oficial el Centro de Documentación y Análisis para los trabajadores (CENDA) hace estimaciones mensuales sobre la canasta básica de los sectores populares, esas estimaciones las hemos evaluado estadísticamente, comparando su comportamiento con el del Índice Nacional de Precios Nacional de Precios al Consumidor (INPC) y resulta que correlacionan entre si con 99,3% de coeficiente de determinación (R2), es decir que el origen de ambas estimaciones es prácticamente el mismo, de modo que reconstruimos el INPC a partir de diciembre de 2014, hasta mayo 2015, y también estimamos la canasta básica para lo que resta del año. Los resultados son los siguientes:INF_SUBY2

Fuente: Estimaciones propias efectuadas a partir de información del BCV y del CENDA

CB: Canasta Basica (CENDA). 2006-20014

INPC: Índice Nacional de Precios al Consumidor (BCV). 2006-2014

VAR CB: Variación del valor de la canasta básica

VAR INPC: Variación del INPC.

INF_SUB: Ínflación subyacente, es la inflación ajustada confoeme al índice de escasez.

Venezuela se encuentra inmersa en un sistema de control de precios, por lo que la inflación real debe ser ajustada por la escasez, si realizamos el ajuste encontramos que desde el 2013 tenemos un promedio anual superior a 100% de inflación, de modo que en nuestro caso ya nos podemos ocupar de los turcos pues hemos determinado el sexo de los ángeles.INF_SUBY1

Hiperestanflación

Si hablar en Venezuela de hiperinflación genera polémica, mas aun debe provocar la palabra hiperestanflación. Este término se utiliza cuando una explosión inflacionaria se acompaña con un ciclo recesivo. El marcador de un proceso con estancamiento es de difícil documentación en Venezuela, no existen cifras sobre la coyuntura económica referida al crecimiento económico y tampoco sobre la desocupación actualizada para el año 2015.

Si asumimos que existe una recesión cuando un país presenta dos trimestres consecutivos con decrecimiento del PIB, entonces nos encontramos en una situación recesiva, los datos mas recientes ofrecidos por el Banco Central de Venezuela son los siguientes:INF_SUBY3

Es una verdad de Perogrullo, porque un país de economía dependiente con un elevado componente importado, en sus procesos de manufactura, hace inevitable la caída de la actividad económica, en un ambiente de insuficiencia estructural de reservas internacionales.

El racionamiento en Venezuela puede ser observado con la evidencia que ofrece la presencia de colas y escasez en la mayoría de los centros de aprovisionamiento de bienes y servicios.

De modo que si aceptamos la existencia de hiperinflación, tendremos que aceptar la de la hiperestanflación: estancamiento con estallido inflacionario.

“We now have the worst of both worlds —not just inflation on the one side or stagnation on the other, but both of them together. We have a sort of stagflation situation”. 17 de noviembre de 1965.

(Iain Norman Macleod, 1913-1970)



Categorías:Análisis de Entorno, Economía

Etiquetas:, , , , , , ,

3 respuestas

  1. Una gran verdad Profesor aunque le va a doler a muchos ya que la verdad tiene mas enemigos que amigos un abrazo.

  2. Excelente muchas gracias

Trackbacks

  1. Bitácora con artículos, entrevistas y presentaciones sobre el dilema entre hiperinflación o hiperestanflación | Prospectiva y Previsión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: