Entrevista en el Foro Dominical en “El Carabobeño”: Con la hiperinflación perdemos todos

Con la hiperinflación perdemos todos

image

Foto Fernando Aguirre
Dhameliz Díaz
ddiaz@el-carabobeno.com

“El problema es más serio que ese”. El economista Francisco Contreras se deslinda. No es el asunto, acusar de dolarización de la economía porque está siendo autorizada una automotriz para vender vehículos en el signo monetario del “Imperio Norteamericano”. “Es inevitable. El acuerdo con la Ford no le está quitando un solo dólar a las reservas internacionales, sino las blinda, en un país que importa todo”.

Especialista en prospectiva, baraja estadísticas colocándolas en escenarios posibles despojadas del azar. Destapa: Hiperinflación, alerta en rojo la que estará definiendo el juego económico. ¿Las señales? “Los precios se duplican mes a mes. Disminuye entre 11 y 45% la capacidad de comprar en cantidades. Se busca eliminar saldos en bolívares, preferencia del pago de la deuda en dólares. Comprar aunque no se necesite, acumular, para proteger el patrimonio. Los precios referenciales son en dólares, porque los bienes cuestan diferente en cada lugar. Y la gente vive en una angustia por tener bolívares en el banco aunque sea poquitico, porque no será suficiente cuando lo necesita. Comienza a funcionar el trueque, síntoma de la fase pre-hiperinflacionaria”.

“Con la inflación un gobierno puede ganar, pero con la hiperinflación, pierde todo el mundo. Los impuestos que se recaudan hoy no alcanzarán ni para ejecutar las obras presupuestadas dos meses atrás. ¡Los gobiernos implosionan! La única manera de salir del paso es emitiendo dinero inorgánico, que agravará el problema”.

¿Aturdidos? Puede haber identificado estas señales en la economía personal, familiar o mostrándose ante sus ojos en la empresa donde trabaja. “En la historia económica del mundo se han registrado 56 casos de hiperinflación. El promedio de duración está entre 8 y 15 meses”. Silencio.

¿Entre 8 y 15 meses de agonía?, la pregunta quedada.

“Tienen que aplicarse medidas ahora. Es inevitable”. (Cálculo político. Relacione tiempo con las elecciones en puerta). “Frenar la emisión de dinero inorgánico y el déficit fiscal, el golpe que recibe la economía es equivalente a un electroshock. Inmediatamente se necesitará ayuda de financiamiento externo, condicionado a la eliminación de las regulaciones”.

“La dolarización de la economía busca corregir la irresponsabilidad de los gobiernos que imprimen dinero inorgánico, financian el déficit fiscal poniendo la maquinita del Banco Central a imprimir dinero; pero si se hace una dolarización, sin ajustes institucionales y eliminación de regulaciones perversas, los males se reproducirán en dólares”

¿Se puede esperar entre 8 y 15 meses más?

– Es el plazo que la historia económica dice que dura un estallido hiperinflacionario. Y no es mucho tiempo, tenemos 28 años con inflación de dos dígitos.

Alejado del pelotón de los economistas en el ruedo político, la academia es su principal escenario, aunque por estos días CNN lo trajo a la diatriba pública. ¿Controversial? ¿Polémico? “Tal vez… Es una tendencia humana, sostengo que no solo los gobiernos son culpables, hay una responsabilidad cívica de los venezolanos de los acontecimientos que suceden en el país”.

¿Qué somos responsables de la hiperinflación a la cual estamos en puerta? (Pregunta exacerbada)

-Bueno, bueno… se mueve con paciencia como atajando la emocionalidad engatillada. “Unos más otros menos. La abstención por ejemplo, es uno de los mayores enemigos cívicos para la alternabilidad en el poder.

O sea, un economista que se me pone hablar de política

-Los hechos de la vida son tan políticos, que la gente prefiere escuchar lo que quiere y no las verdades amargas de la realidad que no satisfacen. La hiperinflación es la respuesta terminal del mercado frente a la mala política pública, que existe debido a los patrones culturales de la sociedad. ¿Acaso Hitler llegó solo al poder en la república alemana? Creo que es hora que los líderes políticos enseñen a la gente que no se puede hacer un país sin trabajar, pidiéndole al Gobierno que le de la casa y le regale todo.

Dolarización, no… Por ahora

Permitir el financiamiento del componente importado de las ensambladores liberando en el país la venta de vehículos en dólares, “parece un exabrupto, pero yo te diría que se está ‘bolivarizando’ la economía, porque no salen de las reservas internacionales de Venezuela, sino de las posesiones en divisas de los particulares. Vamos a decirlo así: El vehículo llega al país, paga arancel de 45%; más 1% de tasa aduanera que hay que multiplicar por 12% que es el IVA, más 15% de impuesto al lujo. Cada vez que se trae un vehículo, el Estado se queda con una gran proporción de su valor. Aporta divisas, no las quema”.

Harina de otro costal. “¿Por qué unos venezolanos tienen más facilidades que otros para conseguir las cosas? ¿Ha sido gratis? me pregunto. Énfasis en ‘facilidades y conseguir’. No ahondaré mucho en el tema, la censura en Venezuela es grande”. Imagine pues. La carpeta para la nacionalización de la mercancía se movería veloz para la firma sobre dólares, conseguir el carro o le den la tarjeta del banco del Estado para viajar… “El costo de todas esas gestiones, de delegar aquellas actividades que inciden en su actividad, por ejemplo el precio por un puesto en la cola para adquirir la batería o los cauchos (tema de economía institucional) será en dólares. Entran en la economía los incentivos perversos, que no se convierte en producción de bienes y servicios… Es una de las patas del trípode de donde se mueve la economía. La micro economía y la macroeconomía, las otras dos. “Está prohibido, es verdad, pero al hacer el análisis costo beneficio, el gestor abultará la prima para cubrir las posibles consecuencias de ser sancionado. ¿Lo ves? Eso es micro economía”.

Una economía paralela, atino a decir

-Sí, eso es el mercado negro. Sobre el cual puede sustentarse este sistema político para someter a la población

-También puede ser…

(Desasosiego, me muevo incómoda en el confortable sofá. Aparecen los pensamientos. La inflación acorrala, la escasez somete, no hay revisión salarial que compense, peor aún, peligra el puesto de trabajo).

-Pero fíjate, la venta de vehículos en dólares puede destrozar un mercado negro donde el Estado está perdiendo porque no cobra impuestos.

¿El mercado negro en auge puede ser la pata de la microeconomía en el cual se monte este modelo político “autoritarismo competitivo” para mantenerse en el poder?

-Sí, pero con un enorme costo social que se está pagando en inflación, en escasez e inseguridad.

Anuncios


Categorías:Análisis de Entorno, Economía

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. Soy un inquieto buscador de la verdad mi QH Francisco…sigo empeñado en ello. Los temas que tocas son imperativos de tomar acción a la brevedad…sin embargo, esta sofocante actividad sugiere ideas heroicas que salven la vida de los más afectados, los Ciudadanos…hoy más que nunca es donde vemos los buenos” Pinos soportando recias nevadas”… La piedra angular será la que ha sido desechada cual es la opinión valida del Sector Gobierno asociados con el Sector privado para hacer surgir la solución, que tiene que ver con el desalojo de controles, reglas claras de inversión extranjera y quitar el drama ideológico que intoxica des considerablemente ..un fuerte abrazo.

Trackbacks

  1. Bitácora con artículos, entrevistas y presentaciones sobre el dilema entre hiperinflación o hiperestanflación | Prospectiva y Previsión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: