Sobre la propuesta de Edwin Erminy: “Primer Concurso Nacional de ideas: estrategias para sobrevivir como docente”

Me pareció interesante compartir con Ustedes, un artículo de opinión, aparecido en el diario “Mundo: economía y negocios” con fecha 5 de abril de 2010 página 3, donde el Dramaturgo y Colega Universitario Profesor Edwin Erminy hace una invitación para participar en el “Primer Concurso Nacional de ideas: estrategias para sobrevivir como docente”.

El enlace del documento citado es: http://www.elmundo.com.ve/Default.aspx?id_portal=1&id_page=15&Id_Noticia=14589

Esta iniciativa trajo del recuerdo una realizada en nuestra Universidad de Carabobo, por el Profesor Gustavo Guevara Inciarte, con la creación de una Asociación de Profesores: ASOPELBO. No tuvimos éxito en la convocatoria por nuestras justas reivindicaciones de los ochenta, época en la cual nuestro ingreso sufrió más de 80 % de deterioro en el poder adquisitivo (recientemente publiqué en mi blog una hoja de cálculo con información sobre el empobrecimiento secular del profesor universitario http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva/?p=506). Esta Asociación no pretendió ser paralela a la APUC, sería un apéndice de ella, agrupando a los profesores no votantes y más limpios (depauperados).

La condición del docente universitario en Venezuela es muy particular, no es empleado público, tampoco trabajador de ninguna especie, nos las pasamos entre el limbo y el purgatorio sin tener a quien reclamar, y con pena ajena por no hacerlo. Algunos no dan clase, la quitan, otros dan vergüenza, pero en su mayoría son Docentes de verdad, verdad. La estructura de incentivos existente en nuestra alma mater es una incitación para que el profesor realice carrera política y no académica. Como ocurre en el país la mejor opción para un venezolano es ser político y si es del partido del gobierno mucho mejor, hay probabilidad de salvarse de los acosos que sufre el común de los venezolanos producto del Imperio, de Uribe Velez, de la Oposición en fin del calentamiento global.

Vivimos aplastados por la madre naturaleza, cuando nos estábamos acostumbrando al niño le dio por irse y ahora llueve sin saber que maldición global nos traerá, hasta ahora el Gobierno nos ha dado alguna tranquilidad pues la llovizna causó unos apagoncitos, nada más. Así mis colegas les remito la invitación del Profesor Edwin Erminy.

 

El texto de invitación es el siguiente:

“Abr 05, 2010, 05:27 PM |

Queridos colegas:

Este sábado, aprovechando que entregaron los Cesta Ticket (que son de las pocas alegrías que me quedan en la vida), fui a hacer mercado; así que lo que reporto tiene toda la fuerza de la actualidad: para que un profesor de nuestra universidad sobreviva tiene que trabajar al menos 2,5 veces un tiempo completo a dedicación exclusiva.

Comprobar este sencillo hecho aritmético me sirve para confirmar la sabiduría del siempre vilipendiado Carlos Marx cuando establecía la diferencia entre los proletarios, cuyos ingresos están calculados estrictamente para que puedan reproducir su fuerza de trabajo en beneficio del capital, y el lumpen, que está marginado del aparato productivo y, por lo tanto, no importa mucho si se muere de hambre. Hoy sábado 27 de abril a las 11:00 a.m., descubrí que oficialmente formo parte del Lumpen Profesariat. Que, con postgrado en el exterior, premios municipales y obra publicada, amén de una vida dedicada al servicio de la educación y la cultura, ya no me alcanza para comer.

Es bueno saber dónde está uno ubicado socialmente porque eso le permite a uno ajustar sus expectativas. Nunca tendré carro, ni casa propia; no debería tener hijos ni otras cargas familiares (o debería deshacerme de ellas a la brevedad posible); ni hablar de comprar libros, viajar o ir al cine, fantasías pequeño burguesas que sembró en nuestra psiquis el ancien regime. Teniendo esto claro, podemos diseñar estrategias para afrontar de manera diligente la realidad.

Aquí ofrezco algunas ideas, con la esperanza de que los que lean esto puedan sugerirme otras. La mejor sugerencia se ganará un Cesta Ticket que tengo encaletado en la cartera:

  • Asignarle a cada profesor un platico para que, al estilo de los monjes budistas, reciban al final de cada clase una propina si los estudiantes encontraron que la clase fue provechosa o, cuando menos, agradable. El plato debería ser más bien un cuenco para permitir que los estudiantes más generosos puedan además colocar alimentos líquidos o sólidos, mezclados con el dinero.
  • Aprovechar el peligroso paso peatonal frente a nuestra universidad para constituir equipos de a tres docentes (uno con franela roja, otro con amarilla y otro con verde), que entre clase y clase se conviertan en semáforos humanos que, por una módica suma que no enriquece ni empobrece, garanticen la vida de los transeúntes.
  • Colaborar con el ahorro energético ofreciendo el servicio de cargar estudiantes por las escaleras y así reducir el uso de ascensores.
  • Colocar filas de profesores frente a las ventanas para convertirlos en cortinas humanas inteligentes que oscurezcan los salones para que se puedan proyectar presentaciones de video en las aulas.
  • Asumir de una buena vez la carga horaria de 2,5 veces tiempo completo a dedicación exclusiva, que debe implicar algo así como 20 horas diarias de presencia en la institución. Al multiplicar de esa manera la productividad de cada docente, estaremos aportando a la masificación de la educación superior. Calculando media hora para el aseo personal y las necesidades fisiológicas, una hora para comer, dos horas optimistas perdidas en el tráfico (aumentan si hay que dar clases en dos núcleos), nos quedaría media hora completa para dormir, actividades de descanso y tiempo libre. ¿Será que creamos una comisión de deportes para usar ese tiempo provechosamente?

 

Por favor envíen sus ideas a erminy01@yahoo.com. Espero, literalmente con hambre, sus aportes. El tema salarial es apenas uno de los muchos desafíos que tenemos por delante los docentes para construir y defender la universidad que soñamos. Ojala no ignoremos el llamado a organizarnos e incorporarnos a la lucha por la defensa del Alma Mater en esta hora difícil.

Atentamente,

 

Edwin Erminy

 

Docente universitario Edwin Erminy”



Categorías:Sociología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: